Vicente López y Planes

25 mayo 2016

206º Aniversario de la Revolución de Mayo  (1810 – 25 de mayo – 2016)

Gran aficionado a la Astronomía y autor de la letra del Himno Nacional Argentino

Vicente López y Planes nació en Buenos Aires, Virreinato del Río de La Plata, el 3 de mayo de 1784. Participó en el Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810 y apoyó la formación de la Primera Junta de Gobierno. Fue miembro de la Asamblea del Año XIII y a su pedido escribió la letra de lo que terminó siendo el Himno Nacional Argentino, cuya música compuso el catalán Blas Parera. Este destacado patriota argentino, tuvo una desconocida actividad científica. Se desempeñó como redactor y colaborador de la revista “La Abeja Argentina”, la primera científico – cultural argentina. Como interesado en la astronomía, observó el cometa Nicollet-Pons en 1821, después de su paso por el perihelio y un eclipse de Luna al año siguiente, en ambos casos desde Buenos Aires…

Leer texto completo en PDF (618 kB)

 


Antón Stuxberg

19 mayo 2016

A la sombra de “los mármoles” que nombramos en nuestros trabajos como el de “Un Pilar Argentino” desarrollaron sus actividades diversas, múltiples científicos que – lamentablemente – ya han pasado al olvido. Tratamos de rescatar esas sombras por constituir un cabal ejemplo para las nuevas generaciones de sapiencia, voluntad y sacrificio en pos de altos objetivos. En este caso, nos llama la atención un joven sueco que con solo 22 años en 1909 ingresó a la Oficina Meteorológica Nacional y participó activamente en las duras campañas geo-astronómicas en el Atlántico Sur, más precisamente en las islas Orcadas del Sur; lugar de asiento de un observatorio permanente desde su instalación por la expedición…

Leer texto completo en PDF (1,18 MB)


Congresos y reuniones de astrónomos en Argentina (II)

11 mayo 2016

f1Pequeño Congreso de Astronomía y Física

En esta entrada, la segunda parte de “Congresos y reuniones de astrónomos en Argentina”, se aborda la intervención de astrónomos argentinos en el “Segundo Congreso Científico Panamericano” realizado en 1916 en Washington, EE.UU., y en particular, en el “Pequeño Congreso de Astronomía y Física” de 1942. Este último evento, se desarrolló con motivo de la inauguración de la Estación Astrofísica de Bosque Alegre del Observatorio Nacional Argentino. Fue el primero organizado por la comunidad astronómica nacional, y tuvo gran importancia, dado que desencadenó una numerosa serie de reuniones de astrónomos y físicos, la creación de la Asociación Física Argentina y la posterior fundación de la Asociación Argentina de Astronomía.

.
Leer texto completo

Primera parte en “Congreso y reuniones de astrónomos en Argentina I


Victorino Trellés Esturla

3 mayo 2016

f1Breve historia de un argentino que llegó a Director del Observatorio de la Habana

Victorino Trellés Esturla nació en Buenos Aires el 8 de Noviembre de 1870, en el seno de una familia de noble raigambre española. Sería sobrino nieto de Manuel Ricardo Trelles, merecedor por sus trabajos de una medalla de oro entregada por Sarmiento en la Gran Exposición Nacional realizada en Córdoba durante 1871. Siendo muy joven su familia se trasladó a Cuba, para residir en La Habana donde fue educado. A la edad de quince años ingresó en el Instituto de la Habana, donde en 1888 se graduó como Perito Mercantil y al año siguiente como Profesor Mercantil;…

Leer texto completo en PDF (762 kB)


La fundación de la Universidad de Córdoba

30 abril 2016

Contribución

En 1916 el P. José María Liqueno, editó un libro titulado Fray Hernando de Trejo y Sanabria, fundador de la Universidad, lo que provocó una larga controversia acerca de quién merecía el título de Fundador de la casa de estudios más antigua de nuestro país, El debate se prolongó por espacio de muchos años y en él intervinieron conspicuos investigadores, tales como el Dr. Juan M. Garro, el obispo fray Zenón Bustos y Ferreyra, los PP. Joaquín Gracia y Avelino Gómez Ferreyra, y el Dr. Enrique Martínez Paz. A juicio de quien esto escribe, fue el P. Gracia con su libro Los jesuitas en Córdoba, aparecido en 1940, quien puso fin a la discusión, proporcionando incuestionables documentos que prueban que es a los padres de la Compañía de Jesús a quienes les cabe dicho mérito.
Por razones que no viene al caso analizar, en 2012 las autoridades de la Universidad decidieron adelantar en diez años y cuatrocientos días la celebración del cuarto centenario de esa benemérita y prestigiosa institución, tan cara a los cordobeses. Un breve relato de su génesis ayudará a comprender por qué sostengo que se trató de un error…

Leer texto completo en PDF (271 kB)


Sobre un exoplaneta detectado hace casi un siglo y Osiris, un planeta que no pudo ser

23 abril 2016

El pasado 13 de abril (2016) fuimos advertidos por una noticia del periódico La Tercera de Chile, del hallazgo de evidencias de un planeta extrasolar en una placa fotográfica obtenida en 1917.

La noticia proviene del artículo publicado el día anterior en la web de la Carnegie Science: “1917 Astronomical plate has first-ever evidence of exoplanetary system”, en el que se señala que en oportunidad de un estudio sobre enanas blancas, pudo verificarse la existencia de señales de un planeta en torno a la estrella de van Maanen, en un espectro logrado fotográficamente el 24 de octubre de 1917.

Espectro publicado de la placa fotográfica de la estrella de van Maanen tomada en 1917, existente en el archivo de la Carnegie Observatories. En el recuadro se muestran las líneas intensas del Calcio. Los espectros iguales e intensos por encima y por debajo son utilizados para calibrar la longitud de onda (Carnegie Institution for Science).

Este descubrimiento viene a confirmar la gran potencialidad para la producción científica, que tienen las placas existentes en los archivos de diversos observatorios, acumuladas en gran cantidad a lo largo de casi un siglo de observaciones fotográficas. Este material puede ser aprovechado en especial por los astrónomos aficionados, tal como Edgardo Minniti señaló en la publicación efectuada este blog en 2014, “Un planeta por allá”, en el que anticipó un procedimiento similar al empleado en el trabajo efectuado por los autores del artículo mencionado[1].

Este evento nos recuerda que mucho antes de la primera verificación de la existencia de un planeta fuera del Sistema Solar, ocurrida a principios de la década de 1990, en varias oportunidades se anunció el supuesto descubrimiento de un exoplaneta.

El primer anuncio de este tipo de hallazgos fue el de Dirk Reuyl y Erik Holmberg del McCormick Observatory[2], publicado en un artículo firmado en octubre de 1942 (Reuyl y Holmberg 1943). Estos astrónomos, efectuaron precisas mediciones astrométricas en un centenar de placas fotográficas tomadas de la estrella 70 Ophiuci, obtenidas a lo largo de una década, y detectaron oscilaciones en la trayectoria que seguía la estrella en el cielo, a partir de las cuales dedujeron la probable existencia de un planeta con 10 veces la masa de Júpiter.

En forma casi simultánea, un mes más tarde, el danés Kaj Aage Strand comunica el descubrimiento de un planeta en el sistema doble 61 Cygni (Strand 1943), el que trasciende a la prensa a nivel mundial, tal como lo demuestra el artículo aparecido en el periódico cordobés Los Principios el 14 de enero de 1943.

f2

Los Principios 14/1/1943

En la noticia se indicaba que se trataba del:

“… primer planeta que jamás se haya identificado perteneciente a un sol que no es el nuestro.”

y que su descubridor le había dado el nombre de “Osiris”.

Strand, que trabajaba en el Sproul Observatory, empleó placas logradas en su observatorio y en los de Potsman y Lick, que abarcaban un período de 28 años. Siguiendo también los “bamboleos” detectados en la trayectoria de la estrella, con un período de casi 5 años, dedujo que el exoplaneta tendría unas 16 masas jovianas.

A pesar de la confianza de los descubridores, las medidas realizadas con posterioridad desde otros observatorios,  no pudieron confirmar la presencia de los planetas, por lo que su existencia no fue aceptada.

Poco después de estos anuncios, en 1944, el director del Sproul Observatory, el holandés Piet van de Kamp, detectó un objeto de 60 masas de júpiter en torno a la estrella de Barnard, famosa por ser hasta el momento la de mayor movimiento propio. Van de Kamp continuó refinando sus estudios a lo largo de muchos años. En 1963 señala que la masa del planeta debía ser 1,6 veces mayor que la de Júpiter y dos años más tarde indica que se trataba no de un planeta, sino de dos objetos con 0,8 y 1,1 masas jovianas. A lo largo de los años diversos estudios refutaron estas afirmaciones, mientras que otros las apoyaron, quedando aún hoy sin una resolución definitiva[2].

El Sproul Observatory (media4.obspm.fr/exoplanets/pages_histoire/tentatives-astrometriques.html), Kaj Aage Strand (ad.usno.navy.mil/wds/history/strand.html) y Piet van de Kamp (ciencia-bizarra.blogspot.com.ar/2015/02/la-historia-de-van-de-kamp-y-la.html)

Santiago Paolantonio

Abril 2016

Referencias

  • Strand K. Aa. (1943). 61 Cygni as a Triple System. Publications of the Astronomical Society of the Pacific, 55, 322, 29-32 (febrero 1943).
  • Reuyl D. y Holmberg E. (1943). On the Existence of a Third Component in the System 70 Ophiuchi. Astrophysical Journal, 97, 41-45.

Notas

[1] ↑ También puede mencionarse el trabajo realizado con la Córdoba Durchmusterung (que no es fotográfico) para la búsqueda de cometas, llevado a cabo por E. Minniti y Raúl Melia. Sobre el tema puede consultarse “Los cometas “escondidos” en la Córdoba Durchmusterung” también disponible en este blog.

[2] ↑ Observatorio de París, “Exoplanets”, disponible en http://media4.obspm.fr/exoplanets/.


Luigi Carnera

14 abril 2016

Una respuesta internacional a la Argentina

A fines del siglo XIX Argentina pisaba fuerte en el mundo, astronómicamente hablando. Lo hemos dicho en repetidas oportunidades. En Estados Unidos con la Uranometría Argentina; en Francia con la Carte du Ciel y en Alemania con la Córdoba Durchmusterung. Sin desconocer – por supuesto – la repercusión de otros trascendentes trabajos como el Catálogo General Argentino, las Fotografías Cordobesas, etc, en esos y los restantes sitios de la geografía terrestre, por su magnitud e implicancias. Así, Argentina pasó a  ser alguien de nota en la disciplina. Un interlocutor válido y de peso. Ello ayudó significativamente a que  Luigi Carnera recalara en una ignota localidad de la llanura cordobesa, como consecuencia de una empresa internacional trascendente hoy ignorada. Nadie juega sus cartas principales en tapetes inciertos.

Leer texto completo en PDF (1,53 MB)


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 858 seguidores