Juan (John) M. Thome

Director del Observatorio Nacional Argentino. Segunda Parte

S. Paolantonio

Leer texto completo en PDF (3,49 MB) (incluye partes 1 y 2)

Juan (John) M. Thome. Un ingeniero devenido en astrónomo. Primera Parte

 

El Dr. “Juan” Thome se constituyó en el continuador de los trabajos de su maestro Benjamin Gould, con el que mantuvo contacto a lo largo de los años. Le consultó en más de una oportunidad para tomar decisiones importantes en relación a las tareas que se llevaron adelante. Gould ayudó desde EE.UU. en distintas cuestiones, por ejemplo contratando personal, a la vez que continuó los trabajos de las Fotografías Cordobesas. Su influencia se sintió fuertemente en el Observatorio Nacional hasta su fallecimiento.

Siguiendo lo planificado por Gould antes de su partida, Thome se propuso como prioridades publicar las numerosas observaciones realizadas hasta ese momento, continuar los trabajos de catalogación estelar con el Círculo Meridiano e iniciar las tareas del postergado durchmusterung del sur.

La “Uranometría Argentina” se había constituido en la continuación de la “Uranometria Nova” del astrónomo alemán Friedrich Argelander, maestro del Dr. Gould. Como se siguieron los mismos lineamientos, al publicarse todo el cielo se encontró observado a simple vista de manera uniforme. De similar modo, el durchmusterung del sur sería la extensión austral del “Bonner Durchmusterung” realizado por el mismo astrónomo alemán y sus ayudantes[9]. Gould lo había previsto al adquirir un refractor de 12,5 cm de abertura para este fin, similar al utilizado en el norte, pero por distintas razones no pudo concretar el trabajo durante su gestión.

La intención del durchmusterung era contar con un catálogo en el que se incluyeran sin omisión todas las estrellas hasta una determinada magnitud, que facilitara la posterior determinación de sus coordenadas exactas con Círculo Meridiano. Estas mediciones fueron organizadas por la Astronomische Gesellschaft[10] a partir de 1867. Estando avanzada la “Córdoba Durchmusterung”, en 1891 se comenzaron las observaciones para contribuir al catálogo de la asociación astronómica alemana. Estas tareas también fueron planeadas desde un inicio, lo demuestra el hecho que Gould siendo director del observatorio argentino, en 1883 concurrió a una de las reuniones organizada por la Astronomische Gesellschaft.

En síntesis, en lo que se refiere a los trabajos astrométricos de las primeras épocas del Observatorio Nacional, se siguieron los lineamientos propuestos por Argelander: la Uranometría Argentina complementó la Uranometría Nova, la Córdoba Durchmusterung la Bonner Durchmusterung, y a continuación, se trabajó para completar el catálogo estelar de la  Astronomische Gesellschaft.

La familia Thome

A fines de 1885 Thome se casa con Frances Wall, quien en marzo del año siguiente renunció a su puesto en la Escuela Normal, como le imponía su contrato que no permitían que las maestras fueran casadas, debían ser “señoritas”. A su casamiento concurrieron además de los empleados del observatorio, el director de la Oficina Meteorológica, Walter Davis, la directora de la escuela Frances Armstrong y Jennie Howard, maestra reemplazante de Wall. Gould se entera de este acontecimiento por terceros:

Mrs M. C. [Criadle] me contó que usted se casó, y que la visitó una semana con su esposa. Curiosamente ella omitió indicarme quién era su esposa, pero asumo que es la señorita Wall. Si es así, por favor, dele mis mejores recuerdos y deseos.” (Gould a Thome, 10/2/1886, Archivo Museo Astronómico OAC).

El matrimonio tuvo dos hijos, Margaret Lorna en 1887 (luego casada con Cecil Hill) y John Paul Bennet en 1893[11] .

Fotografía tomada en oportunidad del casamiento del Dr. Thome, en diciembre de 1885. Sentados de izquierda a derecha: John M. Thome, Frances A. Wall y Walter G. Davis (Director de la Oficina Meteorológica). De pie, en igual sentido: M. Jefferson y Frances Armstrong (directora de la Escuela Normal). La otra mujer es la maestra Jennie Howard, reemplazante de Wall, a su lado Richard Tucker (el más alto) y Gaspar Haines (probable). Las otras dos personas paradas son Francisco P. De Béze y Samuel W. Thome (no identificados) (Corpus Argentinae, F. Kurtz. Museo de Botánica, Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales UNC, interpretación e identificación S. Paolantonio y E. Minniti).

Personal

Al alejarse Gould del Observatorio el personal se limitaba a solo dos ayudantes. El 1ero abril de 1885 el Dr. Thome logra incorporar como primer astrónomo a Richard H. Tucker, que tendrá un papel muy importante como su asistente, a Gaspar Wister Haines como astrónomo de 2da y a Francisco P. De Bezé como Ayudante. Los tres se unieron a Marcos S. Jefferson y Samuel W. Thome[12] . Ese año el Gobierno Nacional autorizó al Teniente de Marina Juan Picasso a prestar servicios en el Observatorio, por lo que se sumó al plantel.

Haines renunció por enfermedad al año y medio de estar empleado, el 30 de noviembre de 1886, y Jefferson se alejó el 1ero de marzo del año siguiente, poco antes de cumplir los dos años de contrato, de modo que para mediados de 1887 Thome contaba con solo 3 ayudantes (Picasso ya no encontraba[13]). La falta de personal fue una constante durante su gestión, lo que limitó seriamente el desarrollo de los trabajos realizados. En este contexto desfavorable, la instruida esposa de Thome se convirtió en un gran apoyo y frecuentemente le ayudó en su quehacer astronómico.

6/12/1885 El Eco de Córdoba

Intervenciones edilicias

A lo largo de los primeros meses de la dirección, Thome encara la reparación del edificio que se encontraba muy deteriorado, dado que hasta ese momento los fondos se habían destinado casi con exclusividad a las tareas de investigación. Para este fin, el director logró que se destinaran 2.000 pesos. Años más tarde, a finales de 1902,  se ampliaron las salas destinadas a las mediciones meridianas. De esta forma, los escasos 3,7 metros con que contaban las salas primitivas se multiplicaron por cuatro. Así se pudo incluir en la sala este (la única ocupada) todos los elementos necesarios para el trabajo: colimadores, reloj, cronógrafo y demás accesorios del instrumental. El cuarto ubicado al oeste se convirtió en oficinas.

Thome y la Facultad de Ciencias Físico y Matemáticas

Al año siguiente de asumir la dirección del observatorio, y consiente que sus responsabilidades no le permitían cumplir con las relacionadas a la Facultad de Ciencias Físico y Matemáticas de la Universidad de Córdoba, elevó su renuncia como Académico Titular. Sin embargo, en la sesión del 31 agosto de 1886 el Decano Interino Luis Brackebusch propuso no aceptarla, moción que fue apoyada por el Dr. Pablo Cottenot. Estaban presentes entre otros, los académicos Oscar Doering, Guillermo Bodenbender y Federico Kurtz. Como consecuencia, Thome continuó como miembro de la Facultad y en 1898 se lo identifica formando parte de la Comisión de Biblioteca (Libro de Sesiones, Archivo Histórico Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, UNC; 1-2).

Detalle del acta de 31/8/1886, en que se trató la renuncia de J. Thome a su cargo de Académico Titular en la Facultad de Ciencias Físico y Matemáticas de la Universidad de Córdoba, la cual fue rechazada (Libro de Sesiones, Archivo Histórico Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, UNC; página 2, dig. S. P.).

Determinaciones de posiciones geográficas

En este período se continuaron con las tareas destinadas a las determinaciones geográficas, en 1886 le toca a San Juan. También se colabora con el Gobierno de la provincia de Córdoba en la fijación de sus límites. Para estas actividades se compró un telescopio portátil de tránsito y cenital combinado de 75 mm de abertura, fabricado por Fauth. Si bien llega a fines del siglo XIX, no se tiene referencia de su uso hasta la década de 1930.

El Observatorio Astronómico de La Plata

El Observatorio Astronómico de La Plata (Hussey W. J., Delavan P. T. y Dawson B. H. (1914) Descripción general del Observatorio, su posición geográfica, y observaciones de cometas y de estrellas dobles. Publicaciones del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de La Plata; Tomo 1, La Plata).

En la década de 1880 se termina la exclusividad del Observatorio Nacional como única institución astronómica argentina, al inaugurarse el Observatorio Astronómico de La Plata en noviembre de 1883. El nuevo establecimiento dependiente de la provincia de Buenos Aires, tuvo como director fundador al oficial de marina francés François Beuf y el esquema con que se pensó fue el francés.

Gould tuvo varias diferencias con Beuf y con el director del Observatorio de París, el Almirante Ernest Mouchez, quien colaboró fuertemente en la formación inicial de la institución platense. Producto de estos desacuerdos, relacionados con cuestiones personales y profesionales (así como algunas de índole nacionalistas) (Paolantonio 2011b), la colaboración entre ambos observatorio fue muy escasa, situación que se prolongó en gran medida durante la gestión de Thome.

Rechazo de la invitación para participar en el proyecto de la Carte du Ciel.

Cuando en 1887 el Observatorio de París propone la realización de un catálogo astrográfico y un atlas fotográfico, proyecto conocido como “Carte du Ciel”, Córdoba fue invitada a participar. Thome consultó a Gould sobre el tema, quien le recomendó no aceptar la propuesta. La razón de esta decisión parece haber estado vinculada con la competencia entre franceses y norteamericanos por ser reconocidos como pioneros en los trabajos fotográficos astronómicos (Paolantonio 2011b, Informe al Ministro, marzo de 1887). Por su parte, el Observatorio Astronómico de La Plata entró al proyecto inmediatamente comprando al observatorio de París el astrográfico necesario.

Carta de B. Gould a J. Thome del 28/10/1886 en la que comenta el entredicho con el director del Observatorio Astronómico de París (Museo Astronómico OAC, dig. e interp. S. Paolantonio).

Ese mismo año Thome gestiona fondos para adquirir una montura para instalar en forma permanente el objetivo fotográfico con el que contaba el observatorio para el Gran Ecuatorial (utilizado en las Fotografías Cordobesas). En 1888 logra su propósito (Thome a Posse, 24/02/1888, Copiador C, 247) y al año siguiente encarga una montura completa a la firma Warner & Swasey de Cleveland, EE.UU.. Llegó a Córdoba a principios de 1890 y en marzo de 1891 se puso en funciones.

También se adquirió una astrocámara de gran campo al óptico John A. Brashear, con montura de George  Saegmüller, con un objetivo de 12,5 cm de diámetro y una distancia focal de solo 63 cm. Se destinaría a la confección de un mapa fotográfico de la Vía Láctea austral (trabajo también proyectado por el Observatorio de París para la zona norte). En 1893 se logran las primeras fotografías, pero se encuentra que las imágenes no eran satisfactorias, por lo que finalmente no se llevaron adelante las tareas.

Sin dudas, la compra de estos instrumentos fue en respuesta directa al proyecto de la “Carte du Ciel” y seguramente la presencia del recién formado observatorio en la ciudad de La Plata y su participación en ese programa (Paolantonio 2011b).

Izquierda, montura comprada a Warner & Swasey en 1888 que se destinó al objetivo fotográfico existente en el Observatorio Nacional. Derecha, astrocámara Saegmüller – Brashear adquirida en la misma época (Archivo OAC, dig. e indent. S. Paolantonio).

El durchmusterung austral. Siguiendo los lineamientos de la astrometría alemana.

El trabajo más emblemático de la gestión de Thome fue el durchmusterung austral o Zonas de Exploración como se lo denominó en Córdoba.

En este emprendimiento se trató de seguir en todo lo posible los lineamientos generales de la Bonner Durchmusterung. Sin embargo, dado que se disponía de un telescopio de 125 mm de diámetro, algo mayor que el empleado en el norte, se resolvió registrar objetos de hasta la 10ma magnitud en lugar de la 9na. Esta decisión tuvo como consecuencia un enorme incremento del número de observaciones, lo que puede fácilmente apreciarse al comparar la cantidad de estrellas registradas en la Bonner: 457.847, en una zona de cielo de 113º; con la de Córdoba: 613.953 estrellas en solo 69º. Para completar el estudio desde el polo norte a la declinación -1º; 91 grados en total, Argelander junto a sus dos ayudantes empleó 8 años. Schönfeld, quién observó solo, con un límite de brillo un poco menor, le demandó 5 años para observar una faja de 22 grados. Igual tiempo se empleó en Córdoba para cubrir un área similar, pero con un número de estrellas muy superior. A ese ritmo, se proyectaba terminar todo el trabajo en 15 años. Sin embargo, al poco tiempo de comenzar las tareas el director se quedó sin ayudantes y el número de noches adecuadas comenzó a disminuir, por lo que finalmente debieron emplearse 23 años para finalizar el 94% de la obra. La prolongación de las observaciones llevó a que la durchmusterung no pudiera ser terminada por Thome, quien fallece antes de concretarla, debiéndose esperar al nuevo director Charles D. Perrine para su conclusión, ¡23 años más tarde!

Durante la primera etapa que demandó algo más de cinco años de arduo trabajo, entre septiembre  de  1885 y  febrero  de  1891,  se  realizaron 1.108.600 observaciones de 340.380 estrellas, entre las declinaciones de -22º y -42º. Los datos correspondientes a las primeras 179.800 estrellas, fueron publicados en el volumen XVI de los Resultados del Observatorio Nacional en 1892.  En este volumen, además de las tablas con las posiciones y magnitudes de las estrellas, se realizaron detalladas descripciones de la distribución de las mismas por posición y magnitud, así como una lista de cientos de posibles variables. Se agregaron comentarios sobre objetos nebulosos y algunas características de las estrellas, muchos de los cuales fueron de gran importancia para la época, tal como el relacionado con el color de éstas.

Telescopio refractor portátil con montura ecuatorial y objetivo de 12,5 centímetros (5 pulgadas) de diámetro, fabricado por Alvan Clark & Sons de Nueva York, EE.UU., con el que Thome realizó la Córdoba Durchmusterung. Fue adquirido en 1870 (Archivo OAC, dig. S. Paolantonio).

El refractor se instaló en la cúpula situada sobre la entrada norte del edificio. Por su reducido tamaño, solamente se podía ubicar el observador, el ayudante estaba en un nivel inferior separado por un piso de tablas de madera. En el esquema se aprecia la posición del telescopio, el observador y el ayudante. La entrada principal al edificio daba a la parte inferior de la torre (a la izquierda en el esquema) (S. Paolantonio).

El atlas que acompaña al catálogo constan de 12 mapas, cada uno de los cuales, con un tamaño de 50 por 70 centímetro, cubre 2 horas en ascensión recta y 20 grados en declinación. Esos primeros mapas fueron dibujados por el ayudante De Bezé, ingeniero de origen francés.

El volumen XVII de los Resultados, segundo volumen de la serie, apareció en el año de 1894 con el resto de las estrellas observadas en esta primera etapa.

El éxito fue inmediato, Edward B. Knobel, director del Observatorio Real de Edimburgo, le envió al Dr. Thome una carta con calurosas felicitaciones y alabanzas por la tarea realizada (Standard del 10/12/1894).

En febrero de 1890 el trabajo estaba completo hasta la declinación -42°, el número total de observaciones ya superaba el millón. En 1900 se publicó lo realizado entre 1894 y 1897. Esta tercera entrega contiene 149.447 estrellas pertenecientes a la faja de cielo entre -42 º y -52º.

En esa época comienzan a deteriorarse las magníficas condiciones astronómicas regionales que tiempo atrás elogiara Gould:

“Desde la creación del gran lago de San Roque sobre el río Primero, y la extensa zona regada por las aguas de dicho lago, en la que queda comprendido el Observatorio, resulta que nuestra atmósfera está cargada de humedad, lo que con la llegada de las brisas frescas de la noche, se condensa en nubecillas vaporosas que perjudica mucho  la  exactitud  de  las observaciones,  obligando a muchas repeticiones y correcciones y a veces llegan a perderlas por completo. Esto hacía necesario la iluminación del retículo.” (Thome, 1900)

Fracción de la carta correspondiente al polo Sur del Atlas de la Córdoba Durchmusterung y portada de la primera entrega de 1892.

Detalles sobre todo lo realizado en la Córdoba Durchmusterung puede consultarse: La Córdoba Durchmusterung (https://historiadelaastronomia.files.wordpress.com/2008/12/cordobadurchmusterung2004.pdf); Córdoba Estelar, Capítulo 15 (http://www.cordobaestelar.oac.uncor.edu/Capitulo15.pdf) y La Córdoba Durchmusterung en imágenes (https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/durch/).

Thome en Estados Unidos

Entre el 1 de junio de 1893 y el 1 de enero de 1894, el Dr. Thome realiza la segunda salida del país. Viaja a EE.UU. junto a su esposa e hijos, Margaret y el recién nacido John Paul Bennet. Aparentemente lo hace debido a que su madre se encontraba mal de salud[14]. La dirección del Observatorio quedó a cargo del primer astrónomo Carl Ljungstedt.

El matrimonio llega al puerto de Nueva York. Visitan a sus parientes (luego de una década de ausencia, Frances Wall regresa a su hogar de Michigan) y concurren a la  “Columbian Exposition” en Chicago, que se llevó a cabo entre el primero de mayo y el tres de octubre de 1893, en conmemoración del cuarto centenario de la llegada de Colón a América.

Thome participa entre el 22 y 26 de agosto del Congreso de Matemática, Astronomía y Astrofísica realizado en el marco de la exposición, como representante de la República Argentina. Se organizó en dos secciones, una de Matemática  y  otra  de  Astronomía  y  Astrofísica, a la cual concurrió el Director. Thome fue elegido presidente honorario, distinción que aceptó agradecido, procediendo a delegar la dirección activa del evento al Prof. George W. Hough, director del Dearborn Observatory. Concurrieron numerosos astrónomos de EE.UU., Canadá y Europa, de Sudamérica solo se encontraba Thome. Entre los investigadores más destacados que concurrieron estaban George  Hale, William  H.  Pickering,  así como  W.  W.  Campbell  y  James  Keller del  Lick Observatory, con quienes  años  más  tarde trabajaría Charles D. Perrine, futuro director del observatorio de Córdoba. También se encontraban en el congreso los ópticos John Brashear, al cual se le había adquirido la antes mencionada astrocámara y Alvan G. Clark, fabricante del telescopio empleado para el durchmusterung.

El Director pudo dialogar con Worcester P. Warner, fabricante de la montura del refractor gigante Yerkes de 1 metro de diámetro, gran atracción de la exposición. Su empresa había suministrado la nueva montura para el Gran Ecuatorial, y con posterioridad en el siglo XX produciría la del telescopio de Bosque Alegre.

Foto de grupo del Congreso de Matemática, Astronomía y Astrofísica, señalado y en el detalle J. M. Thome. 1. J. Brashear; 2 A. G. Clark; (Base Photographic Archive, University of Chicago, Special Collections Research Center University of Chicago Library, identificación S. Paolantonio)

El refractor de 1 m de diámetro para el Observatorio Yerkes expuesto en Chicago (Archivo OAC, dig. S. Paolantonio).

Estando J. Thome en EE.UU. en la revista Nature se anuncia la publicación de la primera parte de la Córdoba Durchmusterung (Nature, Vol. 48, Nº 1243, 24/8/1893, p. 401).

En la Exposición de Chicago se otorgó al Observatorio Nacional Argentino un diploma por los Resultados del Observatorio Nacional de Argentina en Córdoba, 1879-1892, “por ser uno de los más importantes trabajos astronómicos realizados en Sudamérica, por las exactas prácticas observacionales aplicadas a las estrellas del hemisferio sur y también por sus méritos científicos” (Museo Astronómico OAC, dig. S. Paolantonio).

El viernes 25 Thome presentó la ponencia “Recientes investigaciones en el Observatorio de Córdoba” sobre los trabajos realizados en el Observatorio desde su inauguración.

Crisis económica

A fines del siglo XIX se desató en el país una crisis económica que provocó un agudo proceso inflacionario, lo que llevó a que la disponibilidad de recursos del observatorio se viera reducida enormemente. Esto obligó a posponer la publicación de los trabajos de la segunda etapa del durchmusterung y generó un atraso en las tareas que se estaban realizando.

Thome, con la intención de revertir la situación, trató de interesar a los poderes de la Nación, y para ello elaboró un folleto que incluía la trascripción de múltiples cartas remitidas al observatorio por las más importantes personalidades en esta ciencia de la época, que elogiaban y apoyaban las actividades de la institución. Entre otras, se encontraban misivas de Maurice Loewy del observatorio de París, de David Gill del observatorio del Cabo, de Arthur Auwers de Alemania, de Lewis Boss, director del Dudley Observatory, Albany, Estados Unidos y de E. C. Pickering, director del Harvard College Observatory. La lectura de las mismas no dejan dudas que en aquel momento, el Observatorio Nacional Argentino ocupaba un sitial de jerarquía y que su trabajo interesaba a la comunidad astronómica mundial.

Thome señala sobre la debacle económica:

“En el momento en que me aboqué a la Dirección el valor del dólar oro estaba en 0,82 centavos; desde entonces hasta 1889 el valor medio era 0,72; de 1889 a 1897 éste fue de 0,34 y una vez llegó tan bajo como 0,22, promediando solo 0,28 de 1891 a 1895. ¡Para el periodo entero desde marzo de 1885 a 1900 el promedio fue 0,41, y está ahora fijo en 0,44! ¡A nosotros siempre nos han pagado en papel!”(Thome, 1904)

En el folleto, publicado en 1906, comparó los capitales de distintos observatorios con el de Córdoba, que estimó en 35.000 pesos oro. Más allá de la exactitud o no de estos valores, mostraba lo que posteriormente se haría cada vez más notable en cuanto a las inversiones que en ciencias efectuarían los distintos países:

“…Observatorio de Harvard, 200.000 pesos oro, el Nacional de EE.UU., 600.000, el Lick, 900.000 y el Yerkes, 1.500.000; Observatorio de Greenwich, 600.000; Cabo de Buena Esperanza, 400.000, el de Edimburgo, 250.000 y el mexicano Tucubaya, 200.000…”.

Los reclamos dieron sus resultados, para el año siguiente las condiciones financieras de la institución comenzaron a mejorar.

Astronomische Gesellschaft

Como se indicó, en 1891 el Dr. Thome consideró que había llegado la hora de emprender las tareas para el catálogo de la Astronomische Gesellschaft, AGK por sus siglas. La institución se comprometió a observar la región comprendida entre los 22° y 42° de declinación sur. De este modo existiría una superposición de un grado con lo realizado en el hemisferio norte, permitiendo compatibilizar ambos catálogos, siguiendo igual criterio que el asumido con la uranometría y con la durchmusterung. A partir del límite sur de la región de Córdoba, las observaciones las llevaría adelante el Observatorio del Cabo. Se trataba de una tarea gigantesca teniendo en cuenta que se cubrirían 20° de declinación, contra los 5° o 10° a que se habían comprometido las demás instituciones. Únicamente el Observatorio de Berlín se le acercó con una zona medida de 15°.

John (Juan) M. Thome en su oficina (Caras y Caretas, 1909, año 1, Nº 13).

Para este emprendimiento se utilizó el entonces veterano círculo meridiano Repsold de 125 mm de abertura, suficiente para llegar a la magnitud 9 requerida. Cada estrella fue observada al menos dos veces, empleándose entre 5 y 8 hilos del micrómetro. Por su exactitud, ocupó un lugar intermedio entre la durchmusterung y los catálogos generales realizados en el observatorio argentino.

Las observaciones de los primeros 15° demandaron la década de 1891 a 1900. Participaron L. C. Taylor, C. Ljungstedt, A. Chiarini, Schoerbeck, E. G. Sarmiento, G. O. Wiggin, F. Stevens, C. W. Hawkins y J. Renton. Thome no intervino como observador pues estaba dedicado exclusivamente a completar las zonas faltantes de la durchmusterung. En la primera faja (-22° a -27°) se midieron 15.975 estrellas, en la siguiente (- 27° a -32°) 15.200 estrellas y en la tercera (-32º a -37º) 12.757 estrellas. El número de estrellas observadas fue considerablemente mayor que los correspondientes del hemisferio norte, en gran medida por incluir muchas más débiles que la magnitud 9. El trabajo realizado en Córdoba superó con creces a lo realizado para los anteriores 22° australes, llevados adelante por ¡cinco observatorios!, un hecho realmente destacable.

Círculo Meridiano Repsold & Söhne (Resultados del Observatorio Nacional Argentino Vol. 35)

Luego de décadas de intensa labor, el viejo círculo meridiano Repsold adquirido en 1870, comenzó a presentar desgastes y su objetivo, que al momento de su fabricación, podía considerarse más que aceptable, se mostró insuficiente para los nuevos trabajos emprendidos. Por esta razón, a comienzos del siglo XX Thome inicia las gestiones para la adquisición de un instrumento nuevo más poderoso. En 1907 el Gobierno Nacional autorizó la compra del nuevo círculo meridiano a la prestigiosa empresa A. Repsold & Söhne de Hamburgo. El Dr. Thome no logra ver este aparato instalado dado que fallece antes de su llegada a Córdoba.

Mayores detalles sobre la participación argentina en el Catálogo de la Astronomische Gesellschaft en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/agesellschaft/.

Ingreso al proyecto de la Carte du Ciel

A fines del siglo XIX, a más de una década de iniciado el proyecto de Carte du Ciel, por diferentes razones, ninguno de los observatorios sudamericanos había iniciado los trabajos que les correspondían.

El Observatorio Astronómico de La Plata no había avanzado en las tareas debido a que la provincia de Buenos Aires estaba en una situación económica pésima, con serias dificultades políticas derivadas del desentendimiento entre el poder ejecutivo y el congreso. A esta difícil situación se agregó que el director se encontraba muy enfermo, lo que derivó en su fallecimiento en 1899. El astrográfico, listo en su refugio desde principios de la década de 1890, no podía ser utilizado debido a que su objetivo se había dañado accidentalmente.

Ante esta situación que dejaba gran parte del hemisferio sur celeste sin observatorios a cargo, el presidente del proyecto Maurice Loewy (director del Observatorio de París) pone al tanto al director del observatorio de Córdoba sobre el problema. Luego de una serie de averiguaciones y gestiones con el Gobierno Nacional, Thome recibe la autorización para ingresar al proyecto.

El Director concurre al Congreso de 1900 que sesionó en París entre el 19 y 21 de julio, al mismo tiempo que se celebraba la Exposición Universal en torno a la flamante torre Eiffel. Thome sale de Córdoba con su esposa el 6 de junio y llega al puerto de Southampton, Inglaterra, el 28 de ese mismo mes. El primero de julio se encuentra en Londres. En París el matrimonio Thome es recibido por el Dr. Loewy y señora.

En la reunión, Loewy presenta a Thome como “un astrónomo universalmente apreciado, por sus contribuciones científicas y su infatigable energía”.

John (Juan) M. Thome en Córdoba (circa 1900) (Lick Observatory Records Digital Archive).

En su discurso, Thome señaló:

Considerado los retrasos que demoraron la realización de ciertas partes de este trabajo, mi Gobierno me permitió aceptar nuevamente la responsabilidad de una región incompleta; me proporcionó todos los medios, pecuniario y todo otro necesario a la adquisición de un telescopio del modelo de aquél prescrito en las reuniones anteriores de la Convención, así como de todo otro requisito o instrumento útil a la ejecución del deseo de mi Gobierno de contribuir eficazmente y de la mejor manera posible a la realización de este gran trabajo internacional” (Carte Photographique du Ciel, 1900)

Thome plateó que dada la disputa limítrofe entre la República Argentina y Chile (que en un momento casi había provocado un conflicto armado) la zona que tomaría a cargo el Observatorio Nacional Argentino sería la dejada por La Plata, correspondiente a la región 24° a 31° de declinación sur, un 6,2 % del total de la tarea, uno de los mayores porcentajes para una institución individual[15] .

Los congresales aceptaron inmediatamente la propuesta, de este modo, trece años más tarde del comienzo del proyecto, el Observatorio Nacional entraba en él, dando continuidad a la tradición iniciada 25 años atrás con las Fotografías Cordobesas.

Thome encomienda a Gautier el telescopio correspondiente y otros elementos necesarios. No se utilizó el astrográfico de La Plata debido a que resultaba más costoso el comprar el objetivo, desmontar, trasladar y volver a armar el aparato, y construir un refugio. El nuevo instrumento fue ligeramente modificado para poder montarlo en una de las cúpulas del observatorio existentes, lo que disminuyó notablemente la inversión inicial (Paolantonio 2011d). El astrográfico estuvo listo para iniciar sus tareas en 1902.

Desde ese momento y hasta el fallecimiento del Dr. Thome, se realizaron unas 600 placas para el Catálogo Astrográfico y se iniciaron las mediciones de las estrellas correspondientes.

Izquierda, el Astrográfico montado en la cúpula grande ubicada en el ala oeste de la antigua sede del Observatorio Nacional Argentino, 1902. Derecha, Astrográfico en la nueva cúpula circa 1914 (Archivo OAC).

Sobre los trabajos realizados para el proyecto de la Carte du Ciel puede consultarse los capítulos 16 disponible en http://www.cordobaestelar.oac.uncor.edu/Capitulo16.pdf y el 19 disponible en http://www.cordobaestelar.oac.uncor.edu/Capitulo19.pdf) del libro Córdoba Estelar; y sobre los Astrográficos el artículo “El telescopio astrográfico del Observatorio de Córdoba” disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/astrografico3/.

El Dr. Juan M. Thome se desempeñó como vicecónsul de EE.UU. en Córdoba por algunos años.

Alrededor de 1889, Thome adquirió la estancia “El Carmen”, de algo más de 9.600 hectáreas, comprada alrededor de 1889. Poco después, en 1891, la suerte se dividió en tres partes iguales de unas 3.200 hectáreas, correspondiéndole a Thome la norte, que pasó a llamarse “La Margarita” en honor a su hija[16].

Fallecimiento del Dr. John (Juan) Thome

Luego de una muy corta enfermedad, de apenas una semana, el Dr. Juan M. Thome fallece en Córdoba el 27 de septiembre de 1908, a la edad de 65 años. Habían transcurrido 38 años de su llegada a la Argentina. Fue sepultado al día siguiente en el Cementerio “de los Disidentes”, hoy del Salvador. Su tumba se ubica a corta distancia de la entrada, a la derecha se destaca por un monolito de granito gris construido en su memoria por su esposa. El sepelio estuvo a cargo de la firma Agustín Despostin y los gastos correspondientes a los servicios fueron pagados por el Ministerio de Justicia e Instrucción Pública de la Nación. El Ministro mandó izar las banderas a media asta en las escuelas. A pesar de estos reconocimientos oficiales, el deceso tuvo poco eco en la prensa local. En el periódico La Nación de Buenos Aires, Julio Lederer escribió un obituario dos días después del fallecimiento,

Thome era un trabajador infatigable y concienzudo. Oyó sele decir muchas veces que le daría vergüenza que se le viera en un teatro en una noche clara y solía festejar su cumpleaños las noches de plenilunio, porque en ellas la luz de la Luna le impedía trabajar. … Era un hombre sencillo y modesto, admirador de nuestro país y convencido de su brillante porvenir. Modesto y honrado, concienzudo en su tarea científica, recto siempre, ha vivido al lado del Observatorio, querido y respetado en Córdoba como en ésta.” (La Nación, 29/09/1908)

Varios fueron los obituarios en su memoria aparecidos en las revistas especializadas de todo el mundo, y otros editados especialmente, tal como el de su amigo, el uruguayo Enrique Legrand y el del director del Observatorio de Santiago de Chile, F. W. Ristenpart. El publicado en la revista de la Royal Astronomical Society se señala:

Su lealtad, confiabilidad y capacidad han superado todas las expectativas.” (Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, Vol. 69, p.255).

La muerte sorprendió a Thome antes que se publicaran los resultados de la zona, -52º a -62º, la cual estaba básicamente terminada (con 89.140 estrellas). El trabajo, luego de 23 años, con un avance de más del noventa por ciento quedaba inconcluso[17].

Monolito que señala la tumba del Dr. John (Juan) M. Thome (S. Paolantonio).

Este imprevisto acontecimiento dejó al observatorio en una difícil situación en relación a su sucesión. En ese momento no existía un sucesor natural para este puesto. Ante estas circunstancias el Ministro de Justicia e Instrucción Pública, Dr. Rómulo S. Naón, recurre a Walter Gould Davis para aconsejarlo, el que tenía un íntimo conocimiento del Observatorio, por haber sido uno de los primeros astrónomos del mismo. De este modo se inicia el camino que finalmente llevó a la designación de  Charles D. Perrine, último de los directores nacidos en EE.UU. (Paolantonio 2011c).

Perrine se encargó de continuar los trabajos emprendidos en esta etapa, finalizando la Córdoba Durchmusterung, el Katalog der Astronomische Gesellschaft y la Carte du Ciel.

Dr. John  (Juan) M. Thome (Archivo OAC).

Si bien no se tienen registros de que haya adquirido la nacionalidad, Thome vivió desde joven y desarrolló toda su carrera en Argentina, falleciendo en estas tierras. Un verdadero inmigrante en un país de inmigrantes. Parece justo señalarlo como el primer astrónomo profesional argentino.

Notas

[10] ↑ La Astronomische Gesellschaft es una asociación alemana de astrónomos y amigos de la astronomía, fundada en Heidelberg en 1863 y dedicada a promocionar el avance de esta ciencia.

[11] ↑ Tanto el casamiento de Thome como los bautismos de sus hijos están registrados en los libros de la iglesia anglicana de Córdoba (información gentilmente suministrada por Juan Delius, al cual los autores agradecen muy especialmente).

[12] ↑ Muy posiblemente pariente del director.

[13] ↑ Juan Picasso realizó tareas con el Círculo Meridiano y con el Gran Ecuatorial. No se conoce hasta cuando se quedó en el Observatorio, pero a mediado de 1887 ya no se encontraba. Falleció a la temprana edad de 30 años en 1888.

[14] ↑ La madre de Thome fallece poco tiempo después de su llegada a EE.UU. Esta información se encuentra consignada en un escrito anónimo existente en el Museo Astronómico del Observatorio, cuyo posible autor es G. M. Iannini (1971).

[15] ↑ El condicionamiento fue consecuencia de las históricas discusiones entre Argentina y Chile por la delimitación de la amplísima frontera, las que comenzaron a zanjarse con el tratado de 1881. Sin embargo, ni éste, ni los convenios suplementarios de 1888 y 1895 o el protocolo aclaratorio de 1893, lograron terminar con las tensiones argentino-chilenas. Las dificultades principalmente se centraron en la interpretación de un punto del tratado, con una frase ambigua, que establecía el criterio divisorio: “las cumbres más elevadas de dichas Cordilleras que dividan las aguas“. Adicionalmente, en la década de 1890 surgió un nuevo conflicto por el control de la Puna de Atacama, que incrementó notablemente las tensiones. Se celebró entonces una conferencia internacional en marzo de 1899, siendo mediador el ministro estadounidense William Buchanan. Finalmente se recurrió a un fallo arbitral de la Corona Británica en 1902, que cerró este capítulo. El Congreso de París tuvo lugar en pleno proceso arbitral.

[16] ↑ Información brindada gentilmente por Dr. Juan Delius (2003), actualmente radicado en Alemania y oriundo de la zona.

[17] ↑ Luego del fallecimiento de Thome, ocurre un acontecimiento poco conocido. F. Wall se contacta con el director del Observatorio de Santiago de Chile, el alemán Friedrich Wilhelm Ristenpart, con la intención de ver la posibilidad de finalizar el trabajo del durchmusterung austral en esa institución. Ristenpart acoge la propuesta como posible e inicia algunas gestiones en ese sentido. Sin embargo, la iniciativa se trunca ante la llegada del Dr. Perrine nuevo titular del Observatorio de Córdoba. Cuando Perrine asume su puesto se encuentra que el objetivo del telescopio utilizado para este trabajo estaba dañado (Minniti y Paolantonio 2009). 

Referencias y Bibliografía

  • Anónimo (1908). John M. Thome (Obituario). Nature, 2037, 79. 12 de noviembre, 43-44.
  • Houston Luiggi A. (1959). Sesenta y Cinco Valientes, Sarmiento y las Maestras Norteamericanas, Talleres Gráf. Torfano, Buenos Aires.
  • Hodge J. E. (1971). Juan M. Thome, Argentine Astronomer from the Quaker state. Journal of Inter-American Studies and World Affairs XIII, 215-229.
  • Iannini, G. M. (1971?). John Thome y el Observatorio Nacional Argentino. Conferencia Sarmiento – Gould. Archivo Museo Astronómico OAC.
  • Legrand, E. (1909). Breves apuntes sobre los trabajos de Juan M. Thome.
  • Minniti, E. y Paolantonio, S. (2009). Córdoba Estelar. Historia del Observatorio Nacional Argentino. Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba: Editorial de la Universidad.
  • Paolantonio, S. y Minniti, E. (2001). Uranometría Argentina 2001. Historia del Observatorio Nacional Argentino. SECyT-OAC. Córdoba.
  • Paolantonio, S. (2006). Grandes Atlas y Catálogos estelares Argentinos. XI° Convención Internacional de Astronomía de la LIADA, Buenos Aires. Disponible en https://historiadelaastronomia.files.wordpress.com/2008/12/grandesatlascatalogosestelaresargentinos.pdf.
  • Paolantonio, S. (2011a). Estudios sobre cometas realizados desde Argentina. Disponible en: https://historiadelaastronomia.wordpress.com/2011/03/17/estudios-sobre-cometas-realizados-desde-argentina/ .
  • Paolantonio, S.  (2011b). El telescopio astrográfico del Observatorio de Córdoba. II. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/ astrografico2/.
  • Paolantonio, S. (2011c). Charles D. Perrine, desde el Lick Observatory al Observatorio Nacional Argentino. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/astronomos-argentinos/perrine_designacion/.
  • Paolantonio, S.  (2011d). El telescopio astrográfico del Observatorio de Córdoba. III. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/ astrografico3/.
  • Ristenpart, F. W. (1909). Juan M. Thome. Leipzig.
  • Thome J. M. (1891). Observaciones del año 1880, bajo la dirección de Benjamin A. Gould, Catálogo con casi 11.000 estrellas. Resultados del Observatorio Nacional Argentino, Volumen XIII. Imprenta de Pablo Emile Coni: Buenos Aires.
  • Thome J. M. (1900). Zonas de Exploración, Brillantez y posición de todas las estrellas fijas hasta la décima magnitud comprendidas en la faja del cielo entre 42 y 52 grados de declinación sud. Resultados del Observatorio Nacional Argentino, Vol. XVIII, Imprenta de Pablo Emile Coni, Calle Perú 680, Bs. As.
  • Thome J. M. (1904). Argentine National Observatory, report on the work of the.
    Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, 64, 807.
  • Sellack, S. C. (1873). Discurso Inaugural de la Aula de Física de la Academia de Ciencias en Córdoba, pronunciado el 12 de agosto de 1873, Imprenta “El Independiente”, Córdoba.
  • Wilde E. (1886). Memoria presentada al Congreso Nacional en 1885 por el Ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública. Taller Tipográfico de la Penitenciaría: Buenos Aires.

Este documento, texto e imágenes, está protegido por la propiedad intelectual del autor. Puede hacerse libre uso del mismo siempre que se cite adecuadamente la fuente:

Paolantonio, S. (2018). Juan (John) M. Thome. Director del Observatorio Nacional Argentino. Segunda parte. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/astronomos-argentinos/thome2/. Recuperado el … (indicar la fecha).

No se autoriza el uso de la presente obra para fines comerciales y/o publicitarios. Ante cualquier duda dirigirse a: paolantoniosantiago@gmail.com.

Anuncios