Contribuciones

f1Historia del Complejo Astronómico El Leoncito

por Cristian Willemoës

La presente nota fue realizada en base a la entrevista, investigación histórica y posterior video documental realizado al Licenciado Luis Martorelli en 1986. Imágenes durante el transporte, realizadas por el autor de la nota con motivo de la documentación del evento. En América del Sur existen distintos lugares que por sus ideales condiciones
climáticas y meteorológicas son excelentes para la observación astronómica. Varios de esos sitios se encuentran en nuestro territorio nacional, en la República Argentina,
en uno de estos lugares esta ubicado el Complejo Astronómico El Leoncito, al sur oeste de la provincia de San Juan…

Leer texto completo (PDF) 1,17 MB

Cristian Willemoës. Arquitecto. Egresado de la Universidad Nacional de La Plata en 1984. Ingresó en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas en el año 1982 realizando numerosos documentales científicos entre los que se encuentra la  Construcción del Complejo Astronómico El Leoncito (CASLEO) entre otros. En la actualidad ocupa el cargo de Profesional Principal del CONICET a cargo de la Infraestructura Científica del área La Plata. Entre sus obras más destacadas se encuentra el Planetario Ciudad de La Plata, el Complejo AGGO Observatorio Geodésico Argentino–Alemán y los edificios para el Instituto de Física La Plata, Centro de Investigaciones Geológicas, Centro de Química Inorgánica, Instituto de Limnología Raúl Ringuelet, Centro de Parasitología y Vectores así como numerosos edificios de temática científica y de carácter privado en todo el país. Docente Universitario en la UNLP y la UCALP entre 1982 a 2006.
Aficionado a la astronomía desde 1997 ha realizado junto a Raúl Melia y Carlos Colazo numerosas contribuciones sobre confirmación de asteroides y cometas desde la Estación Astrofísica de Bosque Alegre. Ha realizado junto a Jesús Calderón, Ivan Bustos Fierro y Raúl Melia la digitalización de colecciones de placas fotográficas del Observatorio de Córdoba entre las que se encuentran la Carte du Ciel, Registro Newtoniano, Catálogo de J. L. Sérsic, Cometa Halley entre otras. Mantiene una periódica vocación por la observación y fotografía del cielo mediante la utilización de sus diferentes instrumentos desde su ciudad así como en provincias del interior del país.

———————————————————————————————————————————————————————————

La fundación de la Universidad de Córdoba

por Prudencio Bustos Argañarás

En 1916 el P. José María Liqueno, editó un libro titulado Fray Hernando de Trejo y Sanabria, fundador de la Universidad, lo que provocó una larga controversia acerca de quién merecía el título de Fundador de la casa de estudios más antigua de nuestro país, El debate se prolongó por espacio de muchos años y en él intervinieron conspicuos investigadores, tales como el Dr. Juan M. Garro, el obispo fray Zenón Bustos y Ferreyra, los PP. Joaquín Gracia y Avelino Gómez Ferreyra, y el Dr. Enrique Martínez Paz. A juicio de quien esto escribe, fue el P. Gracia con su libro Los jesuitas en Córdoba, aparecido en 1940, quien puso fin a la discusión, proporcionando incuestionables documentos que prueban que es a los padres de la Compañía de Jesús a quienes les cabe dicho mérito.
Por razones que no viene al caso analizar, en 2012 las autoridades de la Universidad decidieron adelantar en diez años y cuatrocientos días la celebración del cuarto centenario de esa benemérita y prestigiosa institución, tan cara a los cordobeses. Un breve relato de su génesis ayudará a comprender por qué sostengo que se trató de un error.

Leer texto completo en PDF (271 kB)

 

———————————————————————————————————————————————————————————

A 45 años de la inauguración del Observatorio Astronómico Municipal de Rosario (Argentina) OAMR

por Luis Alberto Mansilla

Las presentes imágenes nos recuerdan ese instante en la vida institucional de esta entidad astronómica rosarina dedicada desde aquellos tiempos a la divulgación, enseñanza e investigación de la ciencia astronómica. Hoy es parte fundamental del actual Complejo Astronómico Rosario. Inaugurado el 18 de Junio de 1970 en el Programa de actos por la Semana de la Bandera organizados por el Municipio local. Concurrieron al acto en horas cercanas al mediodía el entonces Sr. Intendente de Rosario Dr. Luis Beltramo, el Secretario de Gobierno y Cultura Dr. Andrés M. Vietti; los Sres. Secretarios: de Obras Públicas Ing. Lorenzo A. Loughlin, de Servicios Públicos Agr. Carlos Loughlin, el Secretario Privado del Intendente: Sr. Rubén Mascetti, el Sr. Subsecretario de Obras Públicas Ing. Carlos Macoc; el Sr. Director General de la Secretaría de Gobierno don Juan Plano y Directores y Jefes de Reparticiones Municipales.

Leer texto completo

Luis Alberto Mansilla Enero de 1970 a Enero de 1977, observador Astronómico y miembro fundador del Observatorio Astronómico Municipal de Rosario. Discípulo del Prof. Victorio Capolongo e integrante de su equipo de investigación y divulgación astronómica. Co-responsable en el programa de atención al público e instituciones. Encargado del Laboratorio Fotográfico 17 /7/1973 – 31/7/1977. Egresado de la Escuela de Astronomía del OAMR con el título de “Técnico Auxiliar en Astronomía”. Observador independiente entre 1977 y 1990. Actuando como Divulgador Astronómico, en innumerables charlas audiovisuales. Miembro Activo del Observatorio Astronómico del Colegio Cristo Rey de Rosario 1991-2008. Observador astronómico y Técnico en Astrofotografía. Instructor de Observación Astronómica de alumnos de 1er y 2do año y egresados de los cursos de la Asociación Amigos del Planetario y Observatorio Astronómico Municipal de Rosario. De 1994 a 1996. Co-Autor del Proyecto del Curso de Astronomía para Docentes de la EGB. Coordinador e instructor del Curso de Perfeccionamiento Docente de la EGB 1-2 de 60 h aprobado por Disposición Nº0395 y dictando 3 cursos en el Observatorio Cristo Rey durante 1998-99. Miembro fundador y Secretario General de la Asociación Santafesina de Astronomía. Año 2000-2006. Docente de los Talleres de Astronomía de la Asociación Amigos del Observatorio Astronómico y Planetario Municipal de Rosario 2009-2010. Conferencista y Talleres de Capacitación. Cargos en la LIADA: Coordinador General de la Sección Cometaria (27/4/2004 y continúa) [cometas.liada@gmail.com; Miembro de la Junta Directiva como Vocal Titular 2do. (2008-2013); Coordinador General de la Sección Asteroides (28/12/2013 y continúa); Ex-Coordinador Adjunto de la Sección Asteroides (2011 – 28/12/2013) asteroides.liada@gmail.com; Presidente (17/2/2014 y continúa) presidencia.liada@gmail.com; Coordinador General de la Sección Eclipses, Tránsitos y Ocultaciones (SETO) (18/2/2014 y continúa) seto.liada@gmail.com; Organizador de 8 Simposios para las Secciones: Cometa y Asteroides. (2006-2014); Profesor de los Cursos a Distancia en los temas: Cometas, Asteroides y Ocultaciones. Vive en Rosario, Argentina.

———————————————————————————————————————————————————————————

De Astronomía y fotografía:
un inventor arequipeño y sus aparatos de medición en
la estación Boyden: Carmen Alto, Arequipa, 1893-1921

por Andrés Garay Albújar y Jorge Villacorta Chávez

CONTRIBUCIÓN sobre JUAN ENRIQUE MUÑIZ
Como consecuencia de nuestra nota sobre el astrónomo peruano Juan Enrique Muñiz, recibimos una inesperada comunicación de los investigadores de esa nacionalidad, señores Jorge Villacorta y Andrés Garay Albújar (*), destacando el contenido de la misma. Paralelamente, nos hacían conocer un interesante trabajo propio sobre el tema, que publicaran recientemente en la revista revista CDI, No. 1, Revista del Centro de la Imagen, julio 2010, Lima, pp. 82 – 97.
Dada la importancia de la información mostrada en esa monografía, que ayuda a llenar un vacío en la historia de la astronomía latinoamericana, destacado en aquel trabajo nuestro, les pedimos autorización para compartirla con ustedes, entendiendo que de este modo ayudamos a avanzar en el conocimiento de la disciplina en esta parte del continente.
Así, con el beneplácito expreso de sus autores, brindamos en carácter de Contribución a nuestro sitio, tan destacado trabajo del pasado científico arequipeño. Vaya el mismo con nuestro sincero agradecimiento a los autores, por tan generoso y desinteresado gesto.

Leer texto completo (PDF) 435 kB

Jorge Villacorta Chávez, de Alta Tecnología Andina (ATA), y Andrés Garay Albújar, catedrático e investigador de la Universidad de Piura, unieron esfuerzos como investigadores a fines del año 2002, al descubrir que compartían un vivo interés en el desarrollo histórico y estético de la fotografía del sur andino peruano entre 1880 y 1950.
Juntos han publicado los resultados de sus investigaciones en artículos sobre la fotografía de Emilio Díaz, Max T. Vargas, los hermanos Carlos y Miguel Vargas, el Observatorio Astronómico de Carmen Alto y Martín Chambi en revistas como La Ciudad (Arequipa), Humboldt (Alemania), CDI (Lima), diario El Comercio (Lima), Actas del Congreso de la Sociedad Iberoamericana de Historia de la Fotografía (Buenos Aires), Fotograma (Montevideo). En el año 2005 fueron los curadores de la exposición “Max T. Vargas y Emilio Díaz, dos figuras fundacionales de la fotografía en el sur andino peruano (1896 – 1926)”, que reunió más de 250 fotografías originales de época en la galería Germán Krüger del Instituto Cultural Peruano Norteamericano de Lima. El libro-catálogo de esta exposición vio la luz dos años después, en 2007.

———————————————————————————————————————————————————————————

Fallecimiento del Dr. Gualberto Mario Iannini

por Dr. Luis A. Milone

Profesor Emérito, Universidad Nacional de Córdoba

Con sincera tristeza les hago saber, que el pasado viernes 27 de enero [2012] falleció el Dr. Gualberto Mario Iannini. A la edad de 94 años. Él fue astrónomo y profesor en esta casa, desde los comienzos de los 60 hasta bien avanzados los  80; su especialidad fue la astrometría. A fines de los años 30, Iannini estudió astronomía en la Escuela Superior de Ciencias Astronómicas y Conexas (Universidad Nacional de La Plata), y aunque un poco menor, fue compañero de Carlos Ulrico Cesco y Jorge Sahade…

Leer texto completo

———————————————————————————————————————————————————————————

Las voces del público: Cartas al director del Observatorio Astronómico Nacional de México (1927-1947)

por Susana Biro

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

Gracias a las cartas que recibió Joaquín Gallo del público mientras fue director del Observatorio de México, podemos conocer algo acerca del lugar de la astronomía en la cultura mexicana en ese periodo. Esta mirada hacia el exterior del Observatorio complementa lo que conocemos acerca de la astronomía en la sociedad a través del tiempo.

Leer texto completo

———————————————————————————————————————————————————————————

La fundación del Observatorio Astronómico Nacional en México

por Susana Biro

Aunque hubo varios intentos de fundar un observatorio astronómico en México desde mediados del siglo XIX, no fue sino hasta 1878 que se logró este objetivo. El éxito de dicha empresa se debió a la combinación de factores, entre los cuales destaca la participación de México en un importante proyecto internacional del momento: la observación del tránsito de Venus. Resulta interesante revisar el modo en que se combinaron factores muy diversos para dar lugar a este suceso.

Leer texto completo

Susana Biro. Licenciada en física de la Facultad de Ciencias de la UNAM, y doctora en astronomía de la Universidad de Manchester (Reino Unido). Trabaja como divulgadora de la ciencia desde 1996 en la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM. Hace divulgación escrita en diversas revistas y por medio de conferencias. En particular se  interesa en la divulgación de historia de la ciencia, y la historia de la divulgación de la ciencia. Su blog, http://queridogalileo.blogspot.com/

3 respuestas a Contribuciones

  1. Osvaldo Santoro dice:

    COMO UN PÁJARO HACIA LA LUZ

    El 29 de octubre de 2005, Marte y nuestro planeta se encontraron a una distancia geocéntrica de 69.422.386 kilómetros.
    En Buenos Aires era una noche serena apenas fresca y si bien la luna brillaba con intensidad, paradójicamente, no alcanzaba a opacar la extraña pero agradable sensación de hormigueo en mi estómago.
    La imagen en mi Meade Catadioptrico de 90 mm era impecable y si bien mis ojos estaban intentando captar algo más que un pequeño disco rosado, mi espíritu, mágicamente, comenzaba a deambular por las imágenes y los recuerdos que este cercano planeta había provocado desde chico en mi corazón.
    Recordaba a Ray Bradbury y sus “Crónicas Marcianas”, especialmente cuando se refería a Fobos y Deimos plateando el suelo rojo. O a Olaff Stapledon y su “ Hacedor de Estrellas”, en ese viaje interespacial de la mente. También venían a mi memoria las tragedias de Esquilo, Sófocles y más cerca del mismísimo Shakespeare para el cual el Dios de la guerra Marte era siempre una especie de testigo cruel en su obra.
    Mientras la noche avanzaba y la temperatura descendía, creía ver, desde mi letargo trasnochado, los casquetes polares e incluso alguna tormenta de polvo alterando el brillo del albedo. Sabía que mi telescopio no tenía el suficiente alcance para eso, pero la imaginación lo puede todo.
    Allí instalado surgió una pregunta que sin respuesta me acompañó toda la observación.
    Consistía en saber el verdadero motivo que me mantenía cerca del telescopio hora tras hora mientras mi familia comenzaba con el ritual nocturno del descanso y la temperatura descendía, aunque no lo suficiente como para enfriar mi pasión.
    Allí estaba el planeta rojo, atravesando la constelación de Aries, con todo su misterio a cuestas y aquí estaba yo con la pregunta que cada vez se hacía más acuciante.
    Ya cerca de las tres de la mañana, Casi vencido por el sueño, luego de repetir una especie de rito nocturno, viendo como siempre aunque sea por pocos minutos al M42, me instalé en la luna. Parecía flotar en el espacio. Casi con el mismo ingenuo e infantil propósito imaginé que a lo mejor, casualmente, iba a ser testigo de la caída de un meteorito de gran tamaño en el Mar de la Serenidad. Y esperé solo en la noche, acompañado por los ladridos de algunos perros trasnochados y los maullidos de algunos gatos entregados al amor.
    De pronto de este a oeste un pequeño pajarito a una altura incalculable cruzó la luna. Parecía nadar en un mar de luz. La imagen era francamente cinematográfica. Imaginé una golondrina en tiempo de emigrar, ya que su aleteo me resultaba familiar. Cuando la pequeña imagen negra cruzando la mágica bola blanca desapareció, una suave calma se apoderó de mi corazón.
    Sentía que si bien la pregunta no estaba del todo contestada y a lo mejor no lo estaría nunca, una pequeña respuesta había aparecido.
    No solamente el afán científico y el rescate de todos aquellos conocimientos que sirvieron al hombre para seguir creciendo eran los motivos por los cuales yo había permanecido exactamente 5 horas frente el ocular. Esa pequeña ave había operado en mi espíritu abriendo una pequeña ventana a la poesía.
    Esa noche cerré lentamente el telescopio, y me fui a dormir con una notable alegría en el corazón.
    Mientras los ojos comenzaban a pesarme por el sueño, un último pensamiento cruzó por mi cabeza. Anaxágoras, Galileo, Kepler y hasta el mismo Hubble habrían estado mirando el cielo, cada cual a su tiempo, y en lo profundo de sus corazones, seguramente, se resolvía la preciada respuesta: Nos mueve una inconmensurable curiosidad, pero solo la poesía y el misterio por la creación, son los motores necesarios para emprender el vuelo tan difícil hacia el conocimiento. Y tal vez esto sea lo que nos permita aprender, de una vez por todas, el arte de vivir en este planeta tan complejo.

  2. Historia de la Astronomía dice:

    Estimado Osvaldo:
    Te invitamos a releer las notas: “La Astronomía y el Arte” y “Astronomía y Ficción Astronómica”. Destacamos que la mariposa del espíritu humano levanta vuelos plenos con sus dos alas: el análisis integrador de la ciencia y la síntesis intuitiva del arte. Sin una de ellas…
    Gracias por compartir tu experiencia personal.

  3. Es un verdadero gusto haber descubierto esta página indispensable.
    Soy astronomo aficionado asociado a la Asociación Santafecina de Astronomia. En los tiempos que me deja mi labor como actor y docente disfruto enormemente de esta pasión que me acompaña desde mi adolescencia.
    Agradezco el trabajo que realizan.Estoy a disposición de Uds, cuando me lo requieran. Por supuesto voy a leer los artículos que me recomiendan.
    Tengo un pequeño lugar en “Villa Cañada del Sauce, Córdoba”. Desde esa provincia me parece el cielo más cercano.
    Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: