Sobre un exoplaneta detectado hace casi un siglo y Osiris, un planeta que no pudo ser

El pasado 13 de abril (2016) fuimos advertidos por una noticia del periódico La Tercera de Chile, del hallazgo de evidencias de un planeta extrasolar en una placa fotográfica obtenida en 1917.

La noticia proviene del artículo publicado el día anterior en la web de la Carnegie Science: “1917 Astronomical plate has first-ever evidence of exoplanetary system”, en el que se señala que en oportunidad de un estudio sobre enanas blancas, pudo verificarse la existencia de señales de un planeta en torno a la estrella de van Maanen, en un espectro logrado fotográficamente el 24 de octubre de 1917.

Espectro publicado de la placa fotográfica de la estrella de van Maanen tomada en 1917, existente en el archivo de la Carnegie Observatories. En el recuadro se muestran las líneas intensas del Calcio. Los espectros iguales e intensos por encima y por debajo son utilizados para calibrar la longitud de onda (Carnegie Institution for Science).

Este descubrimiento viene a confirmar la gran potencialidad para la producción científica, que tienen las placas existentes en los archivos de diversos observatorios, acumuladas en gran cantidad a lo largo de casi un siglo de observaciones fotográficas. Este material puede ser aprovechado en especial por los astrónomos aficionados, tal como Edgardo Minniti señaló en la publicación efectuada este blog en 2014, “Un planeta por allá”, en el que anticipó un procedimiento similar al empleado en el trabajo efectuado por los autores del artículo mencionado[1].

Este evento nos recuerda que mucho antes de la primera verificación de la existencia de un planeta fuera del Sistema Solar, ocurrida a principios de la década de 1990, en varias oportunidades se anunció el supuesto descubrimiento de un exoplaneta.

El primer anuncio de este tipo de hallazgos fue el de Dirk Reuyl y Erik Holmberg del McCormick Observatory[2], publicado en un artículo firmado en octubre de 1942 (Reuyl y Holmberg 1943). Estos astrónomos, efectuaron precisas mediciones astrométricas en un centenar de placas fotográficas tomadas de la estrella 70 Ophiuci, obtenidas a lo largo de una década, y detectaron oscilaciones en la trayectoria que seguía la estrella en el cielo, a partir de las cuales dedujeron la probable existencia de un planeta con 10 veces la masa de Júpiter.

En forma casi simultánea, un mes más tarde, el danés Kaj Aage Strand comunica el descubrimiento de un planeta en el sistema doble 61 Cygni (Strand 1943), el que trasciende a la prensa a nivel mundial, tal como lo demuestra el artículo aparecido en el periódico cordobés Los Principios el 14 de enero de 1943.

f2

Los Principios 14/1/1943

En la noticia se indicaba que se trataba del:

“… primer planeta que jamás se haya identificado perteneciente a un sol que no es el nuestro.”

y que su descubridor le había dado el nombre de “Osiris”.

Strand, que trabajaba en el Sproul Observatory, empleó placas logradas en su observatorio y en los de Potsman y Lick, que abarcaban un período de 28 años. Siguiendo también los “bamboleos” detectados en la trayectoria de la estrella, con un período de casi 5 años, dedujo que el exoplaneta tendría unas 16 masas jovianas.

A pesar de la confianza de los descubridores, las medidas realizadas con posterioridad desde otros observatorios,  no pudieron confirmar la presencia de los planetas, por lo que su existencia no fue aceptada.

Poco después de estos anuncios, en 1944, el director del Sproul Observatory, el holandés Piet van de Kamp, detectó un objeto de 60 masas de júpiter en torno a la estrella de Barnard, famosa por ser hasta el momento la de mayor movimiento propio. Van de Kamp continuó refinando sus estudios a lo largo de muchos años. En 1963 señala que la masa del planeta debía ser 1,6 veces mayor que la de Júpiter y dos años más tarde indica que se trataba no de un planeta, sino de dos objetos con 0,8 y 1,1 masas jovianas. A lo largo de los años diversos estudios refutaron estas afirmaciones, mientras que otros las apoyaron, quedando aún hoy sin una resolución definitiva[2].

El Sproul Observatory (media4.obspm.fr/exoplanets/pages_histoire/tentatives-astrometriques.html), Kaj Aage Strand (ad.usno.navy.mil/wds/history/strand.html) y Piet van de Kamp (ciencia-bizarra.blogspot.com.ar/2015/02/la-historia-de-van-de-kamp-y-la.html)

Santiago Paolantonio

Abril 2016

Referencias

  • Strand K. Aa. (1943). 61 Cygni as a Triple System. Publications of the Astronomical Society of the Pacific, 55, 322, 29-32 (febrero 1943).
  • Reuyl D. y Holmberg E. (1943). On the Existence of a Third Component in the System 70 Ophiuchi. Astrophysical Journal, 97, 41-45.

Notas

[1] ↑ También puede mencionarse el trabajo realizado con la Córdoba Durchmusterung (que no es fotográfico) para la búsqueda de cometas, llevado a cabo por E. Minniti y Raúl Melia. Sobre el tema puede consultarse “Los cometas “escondidos” en la Córdoba Durchmusterung” también disponible en este blog.

[2] ↑ Observatorio de París, “Exoplanets”, disponible en http://media4.obspm.fr/exoplanets/.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: