El ojo de la Tierra

por Santiago Paolantonio

La Organización Europea para la investigación Astronómica en el Hemisferio Austral ha emprendido la concreción de un telescopio de nueva generación, con un objetivo de diámetro extremadamente grande – del orden de los 40 metros –, al que denominó E-ELT (European Extremely Large Telescope).

ELT_vlt

Concepción artística del E-ELT (ESO)

Los modernos observatorios con telescopios tecnológicamente muy avanzados, demandan una considerable inversión, tanto para su montaje como para su funcionamiento. Requieren ubicarse en sitios con cielo de calidad óptima, que aseguren el mayor número de días despejados posible. Son muy pocos los lugares del planeta que cumplen con estas exigencias, en un mundo con creciente contaminación lumínica y polución atmosférica. Se suman a estos requerimientos astronómicos, cuestiones relacionadas con la facilidad de acceso e infraestructura necesaria.

Los estudios para caracterizar astronómicamente el sitio argentino están siendo llevados adelante por el Instituto de Astronomía Teórica y Experimental (IATE), del Observatorio Astronómico  de Córdoba (UNC-CONICET), en cooperación con el Observatorio Europeo Austral (ESO), en el cordón Macón, a pocos kilómetros del pequeño poblado de Tolar Grande, departamento Los Andes, en la provincia de Salta.

maconall-normal

El Cordón Macón y el sitio en que se están realizando los estudios. (Foto IATE)

Los resultados preliminares sugieren que el Cordón Macón (Ver Imágenes de Tolar Grande por Ernesto Azúa) posee condiciones óptimas para este instrumento, alentando las esperanzas de que sea finalmente el lugar elegido por el ESO para ello, el próximo año (2010). Se espera que el telescopio entre en funcionamiento en el 2018.

Los eventuales beneficios para la comunidad astronómica argentina en caso de instalarse en nuestro país el E-ELT son innumerables, constituyendo hito sin igual para el desarrollo local de la astronomía.

basecientifca

Torre con el instrumento mediante el cual se realizan los estudios (Foto IATE)

Para permitir una mejor ilustración sobre el tema, incluimos el excelente video “El ojo de la Tierra. Un lugar para observar el universo”, que describe inmejorablemente los estudios que se llevan adelante en Salta. Nota exclusiva obtenida gracias a la gentileza de Yamila Abud, Diego Julio Ludueña y Eliana Piemonte, de la Universidad Nacional de Córdoba, quienes lo produjeron y realizaron, así como del IATE, que brindó el beneplácito para ello.

Mayor información sobre el E-ELT puede encontrase en el sitio del ESO, mientras que respecto de los primeros resultados obtenidos puede consultarse la publicación: Recabarren, P.; Muriel, H.; García Lambas, D.; Vrech, R.; Renzi, V.; Stasyszyn, F. 2006, Resultados de la caracterización del sitio Macon-Tolar Grande, Boletín de la Asociación Argentina de Astronomía, vol.49, pp. 370-373.

Parte 1 (Duración:  5 min 31 s)

Parte 2 (Duración:  8 min 50 s)

Parte 3 (Duración:  8 min 31 s)

Este documento, texto e imágenes, está protegido por la propiedad intelectual de los autores. Puede hacerse libre uso del mismo siempre que se cite adecuadamente la fuente: Paolantonio, S.  (2009). El ojo de la Tierra. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/el-ojo-de-la-tierra/. Recuperado el … (indicar la fecha). No se autoriza el uso de la presente obra para fines comerciales y/o publicitarios. Ante cualquier duda dirigirse a: paolantoniosantiago@gmail.com.

Anuncios

5 Responses to El ojo de la Tierra

  1. Ramiro Piedras Silva dice:

    Exelente el trabajo y también la película.
    FELICITACIONES!.

  2. historiadelaastronomia dice:

    Se transcribe comentarios de Ernesto Azúa

    Amigo Santiago…

    … el destino me dio la posibilidad de estar 2 días en Tolar Grande, fue en la época que yo estudiaba astronomía de posición a “ojo pelado” junto al maestro Capolongo y le puedo asegurar que en Rosario o zonas aledañas personalmente podía “leer” el cielo con gran desenvoltura, pues bien cuando se hizo la noche en la localidad de referencia, salimos presurosos a ver el cielo, era tal la cantidad de estrellas “nuevas” que me dio la impresión de ser un ignorante en cuestiones estelares. Como siempre que viajo llevo un prismático 10×25 cuando lo dirigí a la zona mas densa de la vía láctea (quizás hacia Mesier 7) la sensación fue sobrecogedora, de inmediato pensé: que se vería en esa zona con un telescopio de gran tamaño!!! Ferroviarios del lugar nos contaban que jamás llueve, no hay nubes, hay viento pero la sal húmeda del salar impide que haya polvo y en la estación ferroviaria poseían entre otras cosas un higrómetro y nos decían que la humedad nunca supera el 10 % …

    … una mañana colgué en una soga varios pañuelos, retorné al recinto para lavar otras prendas no habré tardado más de 10´ cuando volví a la soga, el primer pañuelo estaba seco!!!! Debido a la altura casi 4000 m. el agua hierve aprox. a menos de 90° de manera que todo tarda en cocinarse, conocimos una persona que aunque parezca increíble excepto lloviznas nunca había visto llover!!!! Porque incluso las veces que bajó a Salta nunca tuvo la “suerte” de ver llover mientras duró su estadía, pero si recordaba nevadas de 4 m. ¡!!! Donde incluso las poderosas vaporeras Skodas de 140 tn con el saca nieves adelante quedaban atascadas. Es tal la inmensidad y grandiosidad del paisaje, todo es tan extenso y desértico que uno pierde el sentido de referencia o de comparación, fenómeno que al principio produce en nuestro plano conciente una extraña sensación imposible de explicar. Una noche el heroico maestro de la única escuela nos invito a comer, pregunté donde estaba la heladera para traer no recuerdo que, cuando abrí la puerta estaba llena de libros perfectamente acomodados el anfitrión se echó a reír y me señaló la puerta de calle, afuera contra la pared había una caja con tapa que oficiaba de heladera era el mes de octubre y en el exterior de la vivienda hacía 3°. Cuando retornábamos a nuestra casa a media noche que estaba a no más de 400 m. era tal la oscuridad que sumada a la hipoxia por la altura, y reconozco, a una alcoholemia seguramente elevada NOS PERDIMOS !!! el jefe de la estación que estaba entre los comensales sospechó lo que ocurría y con una poderosa linterna nos rescató. Por supuesto que al otro día fuimos el hazme reír de todos. La luz al pequeño poblado la daba un grupo electrógeno del ferrocarril que se detenía a las 22 hs después todo era velas y querosén. Esos servicios que brindaba el ferrocarril incluso a argentinos no ferroviarios (la mayoría) para ciertos ministros de economía eran contabilizadas como pérdida. Perdón por la digresión respecto al repetido latiguillo de que los ferrocarriles daban pérdidas pero a mi edad más allá de los hechos ingratos y escondidos de nuestra historia a algunos los he estudiado pero a muchos los he vivido.

    Con afecto Ernesto

  3. Rodolfo Ferraiuolo dice:

    Excelente!
    Ya estoy cruzando los dedos…

    Un abrazo.
    Rodolfo.

  4. LEONARDO dice:

    EXELENTE ESPEREMOS QUE EL E-ELT SE CONSTRUYA EN LA ARGENTINA EN EL ESPECTACULAR Y PRISTINO CERRO MACON DE SALTA.

  5. vicente dice:

    Tolar Grande gran atractivo salteño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: