Astrónomos, Astrofísica, Astronomía Latinoamericana, Historia de la Astronomía, Observatorios

Bernardo Starischka

El detonante de la explosión astronómica en Chile

Mucho tiempo demandó al autor su trabajo “Quienes en la Astronomía Chilena”.  En el mismo expresó: “No se puede dejar de reconocer que no están todos los que participaron de esa aventura; faltan muchos; pero alguna vez debemos comenzar a rescatar, ordenar y brindar los datos necesarios en un intento de evitar que ese trascendente esfuerzo humano se pierda en los pliegues del pasado que, inexorablemente, lo va devorando.” Bueno, ello fue así evidentemente. A poco de su edición, Joyce Pullén, con muy buen criterio, gentilmente le hizo conocer un trabajo de Jorge Ossandón Gaete sobre la biografía de Bernardo Starischka, un sacerdote de la Congregación Católica del Verbo Divino, peculiar y activa en la formación de un sector de la dirigencia de ese país hermano. De él tomamos la mayor parte de la información volcada, con la sorpresa del descubrimiento de un personaje notable por su participación en la apertura actual explosiva de su astronomía en ese país. Sí, de los datos recogidos surge con elocuencia que fue esa persona quien ayudó a la radicación del ESO en Chile, por sus vinculaciones con la dirigencia de la entidad.

Leer texto completo en PDF  (698 kB)

Anuncios
Astrónomos, Cometas

A un siglo del paso del cometa Halley (actualización)

Se ha actualizado la entrada “A un siglo del paso del cometa Halley“, se sugiere a quienes descargaron el artículo en PDF hacerlo nuevamente.

Al final del artículo “A un siglo del paso del cometa Halley”, se detallan los trabajos en los que se emplearon las observaciones del Halley realizadas en el Observatorio Nacional Argentino durante su paso de 1910, a los que debe agregarse la importante labor llevada adelante en la década de 1980 por Zenón Pereyra, a quien el autor agradece especialmente por la información facilitada y comentarios realizados.

Otras entradas en las que se incluye información sobre el  cometa Halley:

 


Años antes del retorno del Halley ocurrido en 1986, Zenón Pereyra del Observatorio Astronómico de Córdoba, midió nuevamente  las placas fotográficas realizadas en ese observatorio en 1910. El trabajo se llevó adelante en 1984, en la sede del European Southern Observatory (ESO) en Garching, Alemania. Las placas se digitalizaron empleando la máquina Optronic [1] y las imágenes fueron posteriormente analizadas con los elaborados sistemas de procesamiento diseñados en el ESO.

De las aproximadamente 100 placas medidas, se seleccionaron una veintena. Las posiciones determinadas fueron utilizadas junto a las de otros observatorios para la determinación de la órbita de intercepción de la sonda Giotto,  lanzada con éxito por la Agencia Espacial Europea y que logró imágenes cercanas del núcleo del cometa.

Las posiciones obtenidas a partir de las fotografías cordobesas, resultaron con residuos sumamente pequeños respecto a la órbita adoptada, en palabras de Z. Pereyra “impensados para la época en que fueron obtenidas las placas”, que lo considera un:

Mérito de la gente que tomó las placas, en las que era posible discernir – para las seleccionadas – perfectamente dentro de la coma la zona nuclear del cometa, sin ningún tipo de corrimiento (trail); de una atmósfera del centro de Córdoba del año 1910 sumamente transparente y además muy bien guiadas, con un instrumento que poseía una antigua relojería de pesas.” (Pereyra 2010).

El trabajo realizado con las placas de 1910 fue noticia (La Voz del Interior, 17/11/1985)

Zenón Pereyra, un experimentado observador de cometas – tiene en su haber un cometa descubierto y 7 cometas periódicos recuperados -, en 1985 fotografío el Halley desde La Silla (Chile), luego de su paso por detrás del Sol. La observación fue sumamente difícil, dado que debía realizarse a muy baja altura y a plena luz del crepúsculo, con sólo unos pocos minutos entre la salida del cometa sobre la cordillera y el momento en que la luz impidiera obtener la placa fotográfica. Luego de analizar y probar los telescopios disponibles, pudo comprobar que el único que podía apuntarse tan cerca del horizonte y que no tenía obstáculos que impidiera la observación, era el astrográfico doble de 40 cm de abertura (denominado GPO). El 19 de julio, gracias a que el astrónomo que tenía asignado el uso del instrumento (H. J. Tucholke) sedió parte de su tiempo, Pereyra logró calar con presición y realizar la exposición, en la única oportunidad disponible. R. M. West comunicó la observación que fue publicada en la CIAU N° 4090. Este trabajo permitió alertar a la comunidad astronómica sobre la apariencia del cometa y su próxima observabilidad (Pereyra 2010) (West 1985).

Astrográfico doble 40 cm GPO (The Messenger N°60, p.26)

Nota:

[1] ← Este dispositivo es un prototipo destinado a la digitalización de placas fotográficas. Cuenta con una gran mesa de granito suspendida sobre un colchón de aire, lo que asegura la uniformidad del movimiento en dos coordenadas y que permite digitalizar en forma precisa las placas.

Referencias:

  • Pereyra, Z. (2010) Comunicación personal.
  • West, R. (1985). Comet Halley Observed at La Silla. The Messenger. N°41, pp. 1-2.

Para aquellos lectores interesado en los cometas ver:

“4to. Simposio Iberoamericano de Cometas de la LIADA

Sábado 9 de Octubre de 2010. Salón Nicolás Copérnico del Complejo Astronómico Municipal de Rosario “Galileo Galilei”. Parque Urquiza de la ciudad de Rosario, Argentina. Jornada Completa de 8:00 a 13:00 y de 15:00 a 20:00 horas.