constelaciones, Historia de la Astronomía

El cielo estrellado de los Capuchinos

La ciudad de Córdoba, fundada en 1573, cuna de la ciencia argentina, ediliciamente se caracteriza por la profusión de iglesias. Una de las más notables es la del Sagrado Corazón de Jesús, conocida por los vecinos como la “de los Capuchinos”. El templo se caracteriza por la profusión de esculturas y pinturas, tanto en su parte externa como en la interna. Entre las pinturas, llamó la atención del autor las del techo, que muestran un cielo celeste plagado de estrellas doradas. Extrañamente, esta notable obra no es mencionada en las numerosas descripciones existentes, salvo honrosas excepciones.

Leer texto completo

Historia de la Astronomía

Ficción astronómica en la historia reciente

En esta historia, sus protagonistas generalmente no hacen astronomía, pero la promueven, la divulgan. Hay excepciones notables entre ellos como Donald Menzel, Carl Sagan, Fred Hoyle y otros, que la practicaran al más alto nivel y también se permitieron esa suerte de juego extraño que tratamos de comprender.

Hemos hablado de Astronomía y Arte en una nota reciente, destacando el íntimo vínculo existente entre ambas actividades humanas. Dado que, en verdad, la influencia de la ficción astronómica sobre las personas de la astronomía – no considerada – es mayor de lo que generalmente nos disponemos aceptar, el autor se permite generar esta nota, tratando de volcar en ella la poca experiencia recogida, tanto histórica como literaria. Lo dijimos, no nos hagamos los distraídos, Tennyson el Astrónomo Real de Isabel, era poeta; el gran astrónomo y matemático de la Persia, Omar Khayyam, también lo era. ¿Quién olvida su Rubayyat?; así como los Herschell y otros muchos.

Ver texto completo (pdf,  607 kB) (versión mayo 2010)

Astrónomos, Historia de la Astronomía

La astronomía y el arte

Breves consideraciones sobre la historia de una realidad y un prejuicio

Ese hombre, esa mujer, ese niño que en Laetoli dejaron sus huellas impresas en el barro que los tiempos convirtieran en roca, jamás imaginaron que su esfuerzo desembocaría en nosotros. Estamos ligados a ellos. Nos hallamos vinculados al pasado por ineludible urdimbre genética y fáctica. Nadie de nosotros puede decir que no tiene padre, excepto que sea un hijo de… madre sospechosa.

La madre de las ciencias, la astronomía, cobijó en su seno, a todas las musas racionales. Digamos que se acostó con todas ellas y tuvo sus frutos. También lo hizo con el arte en diversas ocasiones y de distintas maneras. Ya con figuras constelacionales en cartas exóticas, como en adorno instrumental en los primeros tiempos. Después fuimos destilando el acontecer, haciéndolo más puro a la vez que nos volvíamos más prejuiciosos, tanto los unos, como los otros de éste o aquel lado.

Nebula – Óleo de Nydia  Del Barco (Colecc. Part.- Santiago de Chile)

Ver texto completo (pdf,  401 kB)