Visita al Observatorio Astronómico Félix Aguilar y su Museo

Santiago Paolantonio

En 2019, en oportunidad del viaje a San Juan para asistir al Tercer Workshop de difusión y enseñanza de la Astronomía y realizar la observación del eclipse total de Sol que ocurrió el 2 de julio, tuvimos la posibilidad de visitar la sede central del célebre Observatorio Astronómico Félix Aguilar (OAFA) y su Museo “Reinaldo Augusto Carestia”. A continuación, compartimos algunas de las fotografías obtenidas por el autor en aquel inolvidable viaje.

El observatorio, inaugurado el 28 de septiembre de 1953, forma parte de la Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Su sede central se encuentra en un predio de unas 5 hectáreas ubicado en la avenida Nazario Benavidez 8175 Oeste, Chimbas, en la ciudad de San Juan. La institución cuenta también con la Estación de Altura “Dr. Carlos U. Cesco”, localizada en el paraje El Leoncito, a 2.348 metros sobre el nivel del mar y a unos 35 kilómetros de la localidad de Barreal en el Departamento de Calingasta.

Sobre la historia del Observatorio Astronómico Félix Aguilar, tercera institución de investigación en astronomía fundada en Argentina, puede consultarse:

En la sede central se encuentra el museo astronómico “Reinaldo Augusto Carestia”, sobre el que hemos tenido el gusto de compartir la contribución de su curador y encargado, Prof. Luis Marmolejo:

En el predio de la ciudad de San Juan, el observatorio cuenta con diversas construcciones, además del edificio principal habilitado el día de la inauguración, también se ubican refugios para diversos instrumentos, un taller mecánico y un centro de interpretación.

Ubicación de la sede del Observatorio Astronómico Félix Aguilar en la ciudad de San Juan. 1: edifico central, 2: pabellón “B. Gould” con un Círculo Meridiano Repsold, 3: centro de interpretación (Google Earth).

El edificio principal del Observatorio Astronómico Félix Aguilar, habilitado el día de la inauguración de la institución, está dominado por una torre con una cúpula que refugia a uno de los primeros instrumentos con que contó el observatorio, el telescopio refractor ecuatorial C. A. Steinheil Sohne.

Edificio principal del Observatorio Astronómico Félix Aguilar. En primer plano torre y cúpula del telescopio refractor ecuatorial C. A. Steinheil Sohne (Observatorio Astronómico Félix Aguilar).

El instrumental inicial del observatorio consistió en el telescopio C. A. Steinheil de Munich, de 17,5 cm de abertura y 350 cm de distancia focal, un anteojo de paso Karl Bamberg de Berlín, de 9 cm de diámetro de objetivo y 94 cm de distancia focal, un teodolito también fabricado por Bamberg y un reloj de péndulo de precisión marca Riefler, que habían pertenecido al astrónomo aficionado Juan A. Carullo de la ciudad de Mendoza. Todos elaborados por fabricantes muy reconocidos en la época.

Dos vistas del telescopio refractor ecuatorial Steinheil de 17,5 cm de diámetro de objetivo y 350 cm de distancia focal. Arriba, sobre el tubo del telescopio a la derecha se aprecia un pequeño telescopio buscador, el que permite apuntar el instrumento al objeto deseado. Abajo, Sobre la columna de soporte se ve el sistema de relojería y la pesa que lo hace funcionar, cuyo detalle se aprecia en la imagen siguiente.
El telescopio refractor ecuatorial Steinheil posee una montura tipo alemana. 1: eje polar; 2: eje de declinación con la pesa que contrarresta el peso del tubo; 3: sistema de relojería que genera el giro de 24 horas del eje polar para contrarrestar el movimiento de la esfera celeste; 4: pesas que impulsan el sistema de relojería; 5: oculares.
1: porta-ocular con un sistema que permite intercambiar rápidamente tres oculares de distintas distancias focales; 2: telescopio buscador; 3: sistemas ópticos que permiten leer los discos graduados de ascensión recta y declinación; 4: movimiento fino y freno en declinación; y 5: movimiento fino y engrane de la relojería en ascensión recta
1: eje polar del telescopio, 2: eje de declinación, 3: sistema de relojería, 4: barra de transmisión del movimiento de la relojería a la corona (engranaje) a través de un tornillo sin fin, 5: corona.
Base de la columna de soporte del telescopio.
Placa del fabricante del telescopio ubicada sobre la columna de soporte.
Dos vistas del anteojo de paso fabricado por la casa Karl Bamberg de Friedenau (Berlín, Alemania), es otro de los instrumentos originales del observatorio. Abajo: a la derecha, encargado del Museo Reinaldo Carestia, Prof. Luis Marmolejo, a la izquierda, Coordinador del Museo del Observatorio Astronómico de Córdoba, Dr. David Merlo.
El anteojo de paso Karl Bamberg tiene un diámetro de objetivo de 9 cm y 94 cm de distancia focal[1].  Este tipo de instrumento, está destinado a las determinaciones de posiciones estelares, posiciones geográficas y del tiempo. 1: objetivo, 2: en el interior de esta pieza la luz proveniente del objetivo se desvía para pasar por el eje horizontal (3) hasta el micrómetro por donde se observa (4). 5: sistema inversor, permite girar el telescopio 180º, para anular algunos errores instrumentales.
Fotografía de la década de 1970, del anteojo instalado en su refugio, en la que se puede ver la forma en que se lo utilizaba (OAFA 1973).

En oportunidad del convenio entre la Universidad Nacional de Córdoba y la de Cuyo, por el cual se trasladó a San Juan el Círculo Meridiano Repsold de 190 mm del Observatorio Astronómico, también se dispuso de un cronógrafo H. Wetzer de fabricación alemana, necesario para trabajar con el mismo (OAFA 1973).

Este instrumento se utilizaba para el registro del tiempo y del momento de las observaciones. Sincronizado con un reloj patrón (se disponía de relojes de cristal de cuarzo “Rohde & Schwarz”, OAFA 1973), el observador enviaba una señal en el momento de la observación (del paso de la estrella por el meridiano) mediante un pulsador, lo que quedaba impreso, junto a las señales de tiempo del reloj, en una cinta de papel.

El cronógrafo Wetzer también se utilizó con el Astrolabio y el anteojo de paso Bamberg (Museo R. A. Carestia 2019).

En el archivo del Museo del Observatorio Astronómico de Córdoba, se ha encontrado correspondencia sobre la llegada al país de un cronógrafo Wetzer, similar al existente en el Museo “Reinaldo Augusto Carestia”, comprado por la Universidad cordobesa, fechadas en 1962, contemporáneas al préstamo del Círculo Meridiano. En estas cartas, se indica que el cronógrafo solicitado contaba con una velocidad de la cinta de 20 mm por segundo y “tres plumas” inscriptoras eléctricas adaptadas para el registro con tinta sobre papel blanco o con púas de acero sobre papel encerado. Se pidieron también varios rollos de papel, frascos de tinta, una “llave de contacto” (el pulsador que utilizaba el observador para registrar el evento) y un aparato especial para la lectura de la cinta (Jorge Landi Dessy a Secretario de Industria y Minería 31/7/1962 y Hebe Perinetta a Mario Tappa 19/9/1962, MOA).

Teniendo en cuenta que el cronógrafo expuesto estaba disponible en San Juan para la época, y dado que en Córdoba no se encuentra ningún dispositivo de este tipo, resulta factible que el instrumento mencionado en la documentación se corresponda con el expuesto en el Museo.

Cronógrafo H. Wetzer del Observatorio Astronómico Félix Aguilar.  Se identifican la cinta de papel (1) y las “plumas registradoras” (2). En la fotografía de abajo se pueden apreciar, a la izquierda, los motores que mueven la cinta y el registrador, así como, al medio, los electroimanes que accionan las “plumas”.

Un singular instrumento existente en el Museo, es un antiguo Astrolabio de Prisma. Un aparato idéntico fue donado en 1935 por Monseñor Fortunato Devoto (entonces director del Consejo Nacional de Observatorios) al Observatorio de Física Cósmica de San Miguel, en oportunidad de su fundación (Puig 1935; 30). Cuando se crea el OAFA, el jesuita Juan Antonio Bussolini, que en ese momento era director del de San Miguel, apoyó decididamente al nuevo observatorio, donando la cúpula que protege al telescopio Steinheil. Teniendo en cuenta esto, resulta posible que el astrolabio existente en San Juan, sea aquel que otrora perteneció al Observatorio de San Miguel.

Astrolabio de Prisma, otro de los instrumentos expuestos en el Museo del OAFA.
Máquina de medir placas fotográficas fabricada por el famoso artesano alemán Repsold. (Corrección abril 2021)

Por sus características y detalles constructivos, así como el mueble que la protege, existe una alta probabilidad que la máquina de medir placas Gautier expuesta, haya sido cedida por el Observatorio Nacional Argentino.  El observatorio nacional adquirió en 1901 una máquina de medir placas Gautier idéntica destinada a los trabajos del proyecto del Catálogo Astrográfico y la Carte du Ciel, que ya no se encuentra en la institución.

Reloj de precisión con péndulo compensado (por pesa con recipiente de mercurio) y dos repetidores con esferas de 0 a 24 horas.

Pequeño anteojo de Pasos Bamberg.

Otra de las joyas resguardadas en el Museo “Reinaldo Augusto Carestia”, es un telescopio reflector de 20 cm de diámetro de espejo, tipo newtoniano con tubo y pie altacimutal de madera. Este instrumento fue uno de los dos empleados en 1976 para la caracterización del sitio en que se emplazaría el telescopio de 2,15 m, ubicado en el actual Complejo Astronómico El Leoncito. Las pruebas se realizaron en Ciénaga del Medio y en el cerro Burek. El otro telescopio se encuentra en el Museo del Observatorio Astronómico de Córdoba, debido a que fue prestado en la década de 1980, para ser empleado en las campañas llevadas adelante en 1989 y 1990 para la caracterización de sitios astronómicos en la Antártida Argentina (Paolantonio 2010 y 2014).

Telescopio reflector de 20 cm de diámetro de espejo, tipo newtoniano con tubo y pie altacimutal de madera.
Distintas máquinas de calcular utilizadas en el OAFA expuestas en el Museo.
Elementos de cómputo empleados en el OAFA expuestos en el Museo.
Refugio en el que se ubicaba el anteojo de paso Bamberg.
Refugio del Astrolabio Impersonal Danjon Nº 36.
Entrada al pozo de donde se ubicaban los relojes patrones.

Uno de los momentos culminantes lo constituyó la visita del refugio “Benjamin Gould” donde se encuentra el mencionado Círculo Meridiano Repsold & Söhne de 190 mm. Este instrumento es un telescopio refractor especial, que difiere del común en su montura, rigidez y exactitud de sus movimientos. Es destinado con exclusividad para medir las posiciones de estrellas o a partir del conocimiento de éstas para determinar el tiempo exacto. Tiene movimientos restringidos que permiten explorar una pequeña faja del cielo únicamente sobre el meridiano del lugar, de aquí su nombre.

Fue fabricado en Hamburgo, Alemania, entre 1907 y 1908, y cuenta con una óptica elaborada por C. A. Steinheil de Munich, el mismo artesano que construyó el refractor observatorio, mostrado con anterioridad.  Llegó a la Argentina en 1909 y vio su primera luz al año siguiente (Paolantonio 2019).

Dos vistas del refugio “Benjamin Gould”, inaugurado en 1961, que protege al Círculo Meridiano Repsold & Söhne.

Al instalarse en 1961 en San Juan, fue modernizado. Entró en servicio permanente en 1969 y se mantuvo activo hasta la década de 1990 (López 2009).  A lo largo de más de ocho décadas de uso permitió el desarrollo de importantes trabajos tales como el Primer Catálogo Fundamental, las zonas australes del Katalog der Astronomische Gesellschaft y el Primer Catálogo Fundamental Círculo Meridiano de San Juan.

Detalles sobre las características e historia de este instrumento y otras varias fotografías del refugio y el telescopio, pueden verse en Paolantonio 2019 (https://historiadelaastronomia.files.wordpress.com/2019/08/cmn20.pdf).

Círculo Meridiano Repsold & Söhne de 190 mm, fabricado en Hamburgo, extremo del objetivo. Se puede ver el eje horizontal y los dos grandes círculos de declinación.

 

Círculo Meridiano Repsold & Söhne de 190 mm, fabricado en Hamburgo, extremo del micrómetro. Objetivo y micrómetro son intercambiables.

Agradecimiento: nuestro sincero agradecimiento al profesor Luis Marmolejo, curador y encargado del Museo Reinaldo Carestia del OAFA, por su amable guía, acompañamiento y asesoramiento.

Nota:

[1] Medidas indicadas por Carlos U. Cesco (El observatorio “Félix Aguilar”, de la Universidad Nacional de Cuyo. Revista Astronómica. T. XXVI-II. N° 135, 1954, Buenos Aires, página 123). El Observatorio Astronómico de La Plata contaba con un instrumento idéntico adquirido pocos años antes que Juan Carullo comprara el expuesto en el museo R. A. Carestia. El director de la institución platense, William J.  Hüssey, en 1914 señala que el instrumento contaba con 88 mm de abertura libre y una distancia focal de 92 cm, lo que confirma las medidas indicadas (Descripción general del Observatorio, su posición geográfica, y observaciones de cometas y de estrellas dobles. Hussey, W. J. et al. Publicaciones del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de La Plata; T. 1; Publicaciones del Observatorio Astronómico, 1914.)

Referencias:

Este documento, texto e imágenes, está protegido por la propiedad intelectual del autor. Puede hacerse libre uso del mismo siempre que se cite adecuadamente la fuente:

Paolantonio, S. (2020). Visita al Observatorio Astronómico Félix Aguilar y su Museo. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/OAFA2019/. Recuperado el … (indicar la fecha).

No se autoriza el uso de la presente obra para fines comerciales y/o publicitarios. Ante cualquier duda dirigirse a: paolantoniosantiago@gmail.com.

1 comentario en “Visita al Observatorio Astronómico Félix Aguilar y su Museo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s