Pasaron 140 años

Primera observación realizada en el Observatorio Nacional Argentino, 14 de noviembre de 1870.

por Santiago Paolantonio

Descargar en PDF (703kB)

El Dr. Benjamin Gould, director fundador del Observatorio Nacional Argentino, llegó a la ciudad de Córdoba el 8 de septiembre de 1870. El 26 del mismo mes arribaron dos de los cuatro ayudantes contratados, los restantes hacen lo propio el 17 de octubre. Los primeros empleados de la institución fueron jóvenes universitarios recién egresados sin conocimiento específicos en astronomía, estos eran: Miles Rock, geólogo, y los ingenieros John Macon Thome, Clarence L. Hathaway y Williams Morris Davis.

En forma inmediata se iniciaron las obras de la sede del observatorio, sin embargo, diversas razones ocasionaron que los avances fueran lentos. Por otro lado, la llegada del principal instrumento, el telescopio círculo meridiano, se atrasó como consecuencia de la guerra Franco-Prusiana.

Decidido a no desperdiciar las hermosas noches que veía pasar sin poder aprovechar, el Dr. Gould inició los trabajos para la realización de una “uranometría” [1].

“Cada una de las hermosas noches bajo este cielo favorecido me llena de un triste gusto, viendo la claridad y transparencia del firmamento que arroja sus oportunidades sobre las paredes sin techo, y los cimientos sin instrumentos. Sin embargo, mucho se puede hacer aún, midiendo las magnitudes de las estrellas; y cada noche, nosotros todos los astrónomos nos establecemos en nuestras azoteas, con anteojos de ópera, para comparar, registrar y formar catálogos.” (Fragmento de la carta de Gould a Sarmiento, 18/12/1870, Museo Sarmiento, Paolantonio y Minniti, 2001)

La intención era catalogar todas las estrellas visibles a simple vista, de forma similar al trabajo realizado décadas antes por el astrónomo alemán Friedrich Argelander, maestro del director. La Uranometría Argentina, como sería denominada, se convertiría de este modo en la esperada continuación de la Uranometría Nova.

Gould había actuado de igual manera  en la década de 1860, cuando siendo director del Dudley Observatory de Albany, EE.UU. , y ante circunstancias parecidas a las acaecidas en Córdoba, inició las tareas para realizar una uranometría, que si bien no pudo terminar, le permitió ganar una importante experiencia.

Prontamente, desde las azoteas de sus casas, los cuatro asistentes comenzaron las observaciones a simple vista o ayudados cuando era necesario con un pequeño anteojo de teatro. Gould, impedido de particpar en esta actividad debido a su miopía, se dedica a la planificación, dirección y análisis de los datos. Colabora también con las observaciones de aquellas pocas estrellas, que por sus características necesitaban un instrumento de mayor potencia. Para esto utilizaba un telescopio refractor portátil de 13 centímetros de diámetro de objetivo, que instalaba en la terraza de la casa de los Aldao, su residencia, ubicada cerca de lo que hoy es la plaza de la Intendencia.

La primera observación registrada corresponde a la realizada por Davis, la noche del lunes 14 de noviembre de 1870, solo perturbada por “algunas nubes pasajeras”. En una pequeña libreta de tapas negras duras escribe: “Fomahlaut”. El 17 inicia el trabajo Thome, y el 19 del mismo mes, Hathaway y Rock.

Estos fueron los primeros pasos de una obra memorable, hace ya ciento cuarenta años.

Cada ayudante astrónomo llevaba una libreta donde anotaba su trabajo. La imagen muestra la hoja con el registro de la primera observación realizada para la Uranometría Argentina, por Williams Morris Davis del 14 de noviembre de 1870 (Paolantonio y Minniti, 2001).

Libreta de Williams Morris Davis con las observaciones del miércoles 16 y jueves 17 de noviembre de 1870 (Paolantonio y Minniti, 2001).

Primeras observaciones realizadas por John Thome el 17/11/1870 (Paolantonio y Minniti, 2001).

Los observadores, izquierda: J. Thome, derecha: W. M. Davis.

Primeras observaciones realizadas por Clarence L. Hathaway, el 19 y 26 de noviembre de 1870 (Paolantonio y Minniti, 2001).

Primeras observaciones de Miles Rock. Corresponden a la zona polar, constelación del Octante. A un lado de cada registro se anotó con posterioridad la identificación de las estrellas en otros catálogos, tal como el de Lalande. Los distintos colores de tinta se correspondían con el año de observación (Paolantonio y Minniti, 2001).

Cuaderno en el que se resumían las observaciones. A la derecha, índice de las constelaciones y páginas correspondientes (Paolantonio y Minniti, 2001).

Notas

[1] → Desde la célebre obra de Johann Bayer, se designaba como uranometría a los catálogos y atlas que registraban las estrellas visibles a simple vista. Esta palabra, que hace referencia a la musa griega de los cielos, es usualmente interpretada como “medida del cielo”.

Referencias

  • Paolantonio, S. y Minniti, E. R. (2001). Uranometría Argentina 2001. Historia del Observatorio Nacional Argentino. SECyT-OA Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba.

Este documento, texto e imágenes, está protegido por la propiedad intelectual del autor. Puede hacerse libre uso del mismo siempre que se cite adecuadamente la fuente: Paolantonio, S. (2010). Pasaron 140 años. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/pasaron-140-anos/. Recuperado el … (indicar la fecha). No se autoriza el uso de la presente obra para fines comerciales y/o publicitarios. Ante cualquier duda dirigirse a paolantoniosantiago@gmail.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s