Los pasos perdidos de la Astronomía

La Estación Astronómica de ONCATIVO

por Edgardo Ronald Minniti Morgan


f01

Telescopio de Wanschasff de la Estación Astronómica de Oncativo

La astronomía esconde en sus pliegues numerosa actividad que va surgiendo nuevamente a la luz a medida que nos ensuciamos los dedos en los pasivos cajones de los archivos o los insaciables estantes de las adustas bibliotecas.

La olvidada estación astronómica de Oncativo es un ejemplo de ello, en una época de crecimiento explosivo de la actividad científica argentina. Tanto de las ciencias del hombre, de la Tierra, como del espacio. La astronomía era más amplia y cobijaba en su seno disciplinas que ahora se han diversificado y ocupan su espacio exclusivo por peso propio; tal la geofísica, la meteorología, etc.; con sus subespacios particulares que se siguen diferenciando de los cauces primigenios con la ampliación del conocimiento y desarrollo de las nuevas técnicas e instrumentos.

Determinado teóricamente el desplazamiento del eje de rotación terrestre, eminentes astrónomos del pasado se dieron a la tarea de probar eso y encontrar sus causas, midiendo las variaciones de longitud  derivadas de ese movimiento. Bessel fue uno de ellos.

En el año 1873 el director del Observatorio de Nápoles, profesor Pérgola promovió en la reunión de la Asociación Geodésica Internacional, acciones tendientes a llevar adelante un plan de investigaciones sobre el particular. Insistiendo con mayor énfasis, diez años después en sucesivas reuniones, a las que no fue ajeno Schiaparelli, entre otros.

Así, investigaciones diversas llevaron a la necesidad de establecer sitios de observación australes que, complementando la labor de los múltiples y prestigiosos observatorios astronómicos europeos y americanos del hemisferio boreal, ayudaran a comprender el problema. Se precisó la importancia de situar en el hemisferio sur dos centros especializados, sitos sobre el mismo paralelo  y con una diferencia de 180° exactos en longitud. Así surgieron Oncativo, en la Argentina y Bayswater en Australia, con el beneplácito de los respectivos gobiernos y entidades astronómicas propias. Con ese destino partieron desde Europa en Octubre de 1905, observadores e instrumental. Para aquí lo hizo el doctor Luis Carnera

No fue ni fácil ni caprichosa la elección de los lugares. El observatorio a emplazar debía estar alejado de las grandes masas de agua, de montañas, bosques y construcciones importantes; con terreno de configuración homogénea y siembra común en todo el entorno, lo más amplio posible.

f02

Casa habitación y en ambos extremos de la imagen, albergues de observación. Nótese el entorno vacío entonces

Con esos recaudos se escogió una manzana ubicada en el extremo SE de la población de Oncativo y se levantó la casilla de observación en el límite norte del predio, para alejarla de la calle que lo circundaba, con mayor tránsito estimado.

f03

Ubicación en plano de la primitiva Oncativo

Ese albergue, consistía en una casilla de paredes dobles de pinotea de 3 x 3 m, de pared externa con persianas y techo corredizo también doble, con abertura posible de 2 metros, para permitir el rápido equilibrio térmico entre el interior y el exterior, para asegurar estabilidad instrumental.

f04Casilla de observación con paredes persiana

El pilar principal del telescopio, estaba constituido por una base de ladrillos, cuadrada, de 1,80 m de lado y cimientos de 2,40m en forma de pirámide que, a nivel del suelo toma una figura prismática cuadrangular de 1,20 m de alto y 0,80 m de lado, coronada con una placa de mármol que servía de asiento del instrumental. Esta base se hallaba aislada del medio con un revestimiento de madera que la protegía de los contactos con el medio ambiente o el observador.

f05Platina base de mármol del telescopio principal, con pilar revestido en madera

Sobre ella y apoyado en un círculo horizontal de 0,28 m de diámetro dividido de 10 en 10 minutos de arco, con nonios para lectura de ángulos de hasta 10 segundos de arco; con otros accesorios para fijar el instrumento utilizado, un telescopio cenital de Wanschaff, de 108 mm de apertura y 130 cm de distancia focal, en las posiciones fundamentales, al que se le adosaron dos niveles de Horrebow y un nivel horizontal suministrados por C. Reichel de Berlín.

f06Segundo albergue de la Estación

A 96 metros de distancia en la dirección del meridiano al sur, se emplazó el pilar para las miras, de construcción análoga, aunque de dimensiones algo menor.

La Estación contaba con un reloj y péndulo Strasser und Rohde n° 302 de Glashüte suspendido del correspondiente pilar erigido al efecto; como así con un instrumento similar Longines n° 66911, de bolsillo, reglado a tiempo sideral, para referencia personal del observador durante el trabajo y un cronómetro Auguste Fenon n° 58, con contactos eléctricos, suministrado por el Observatorio Astronómico de La Plata, conectado al cronógrafo cilíndrico con registro a pluma Fauth & Co, cedido por el Observatorio Astronómico de Córdoba. También cuatro termómetros de precisión certificada por el Instituto de Física de Charlottemburg y barómetro a mercurio Negretti y Zambra, de Inglaterra, facilitado por la Dirección Nacional de Meteorología; como así iluminación brindada por dos baterías de acumuladores Siemens y Halske de once elementos cada uno, con resistencias variables, para regular la intensidad de la luz durante las observaciones. Este pequeño inventario permite destacar la colaboración interinstitucional existe para llevar adelante programas especiales.

f07Vista noroeste del entorno de la Estación

Es oportuno mencionar que, conforme se insistiera en la XV Conferencia General de la Asociación Geodésica Internacional realizada en la Academia de Ciencias de Hungría en 1906, las observaciones astronómicas del hemisferio austral, se apoyaban en los trabajos realizados por el Observatorio de Córdoba, fundamentalmente el Catálogo General Argentino.

La estación de Oncativo pasó a depender del Observatorio de La Plata a partir de comienzos del año 1907, por convenio de recepción de las instalaciones “ad referendum” del gobierno argentino; acuerdo suscrito en Postdam el 18 de Octubre de 1906 entre el Director de este último y el de la Asociación Geodésica Internacional, Francisco Porro de Somenzi y F.R. Helmert, respectivamente.

El Congreso Nacional, mediante ley del 23 de Setiembre de 1908, dispuso de los fondos necesarios para la compra de las instalaciones e instrumental propiedad de aquella sociedad  internacional en 20.000 marcos y pago de 400 pesos oro para la primera anualidad como adherente a la Asociación Geodésica (m$n 12.136, 36 al valor de la época).

Su historia, si bien breve, fue productiva en un comienzo. El astrónomo Dr. Luis Carnera, ex director de la Estación de Latitud de Carloforte, Italia, instaló el instrumental y procedió a llevar adelante las observaciones por cuenta de la entidad internacional desde Mayo de 1906 hasta Julio de 1908; continuando dicha tarea el Dr. Félix Aguilar hasta Marzo de 1910, constituyendo el primer director argentino de la Estación.

f08Dr. Félix Aguilar, primer director argentino de la Estación

En Julio de 1911 se vieron interrumpidas las labores, que resultaron discontinuadas y poco aprovechables por la falta de homogeneidad, dado el constante cambio de observadores.

f09Detalle de la montura del anteojo utilizado

En el año 1913 el instrumental fue trasladado a La Plata, desde donde se pensaba interactuar con el observatorio de Adelaida, Australia, sito casi en la misma latitud. El proyecto no prosperó, igual que tantas iniciativas que se fueron frustrando en el país, como consecuencia de falta de continuidad en los esfuerzos y de apoyo económico para llevar adelante proyectos de largo aliento sin rédito político en el corto plazo. Las autoridades comenzaron a volverse impermeables a los requerimientos formulados. Parte de las investigaciones aplicadas a la geodesia y otras determinaciones de alguna manera asociadas, fueron posteriormente asumidas por organizaciones militares, tales como el Instituto Geográfico Militar (hoy Instituto Geográfico Nacional), de destacada actuación en el país por la actividad desplegada y su obra diversa.

f10

Corredera del techo de uno de los albergues

NOTA: Las imágenes fueron tomadas en su mayoría, de la publicación citada del OA de LP

Referencias:

BABINI; Atilio – La Evolución del Pensamiento Científico en la Argentina – Editorial Fragua 1954.

CHAUDET; Enrique – La Evolución de la Astronomía (1872-1922- Sociedad Científica Argentina – Buenos Aires – 1926

OBSERVATORIO ASTRONÓMICO DE LA PLATA –  – Estación Astronómica de Oncativo – Universidad Nacional de la Plata – La Plata – 1908.

Este documento, texto e imágenes, está protegido por la propiedad intelectual de los autor/es. Puede hacerse libre uso del mismo siempre que se cite adecuadamente la fuente: Minniti Morgan E. R.  2009 Los pasos perdidos de la Astronomía, tomado de http://www.historiadelaastronomia.wordpress.com el … (indicar la fecha). No se autoriza el uso de la presente obra para fines comerciales y/o publicitarios. Ante cualquier duda dirigirse a: erminniti@hotmail.com o spaolantonio@argentina.com.

3 Responses to Los pasos perdidos de la Astronomía

  1. Alberto Baulina dice:

    Me sorprendió por diversos motivos. Me enorgullece saber que en Argentina estábamos en ese tipo de desarrollos por aquellos años. Me pongo a disposición de Ustedes en lo que haga falta para difundir esta curiosidad. Parte de mi vida transcurre en Oncativo y puedo enviarles fotos de la esquina donde estaba la estación. Por lo pronto la visitaré para ver si existen restos de la misma. Según el plano del artículo esa esquina sería la de las actuales Buenos Aires y Piacenza, pero lo verificaré.
    Un abrazo y gracias.
    Alberto Baulina, arquitecto

  2. Dear Mr Minniti Morgan,
    In your blog “Historia de la Astronomía en Latinoamérica – Friedrich Wilhelm Ristenpart” is a photo which shows Walter Knoche. As I am writing on a biography of Walter Knoche, I am very much interested, from where this photo is. I am cultural anthropologist form the University of Vienna (www.hermann-mueckler.com) and I am publishing a book about Walter Knoche and the Chilean Easter Island Expedition 1911. Please, I kindly ask you to tell me the exact URL or source of the Knoche-photograph.
    Thank you for your cooperation,
    Dr. Hermann Mueckler, historian & anthropologist

  3. Historia de la Astronomía dice:

    Estimado Dr. Hermann Mueckler:
    Buscaremos el dato solicitado y se lo haremos saber directamente.

    Dear Dr. Hermann Mueckler:
    Seek the requested information and we will tell you directly.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: