La notable estrella variable VY Canis Majoris

Descubrimientos desde el Sur

por Santiago Paolantonio

Descargar en PDF (750 kB)

Entre las estrellas, la variabilidad de su brillo es un fenómeno usual. Si bien las causas pueden ser diversas, con frecuencia la razón de este comportamiento está vinculada con inestabilidades que el astro sufre en un determinado período de su vida. Cuando esto sucede, su estudio adquiere especial interés para la comprensión de la evolución estelar.

Una de las más singulares estrellas variables se ubica en el hemisferio austral en la constelación del Can Mayor, denominada VY Canis Majoris[1]. Visible con pequeños instrumentos [2], posee un característico color rojo. Su estudio ha mostrado que es una estrella extremadamente grande y luminosa [3], situada a 4.900 años luz de la Tierra. Se encuentra expulsando la parte externa de su atmósfera a un ritmo inusualmente grande, lo que está creando a su alrededor una compleja nebulosa. El astro transita el final de su vida y es posible que en un futuro próximo – para los estándares astronómicos – estalle formando una supernova (Smith et al 2009)[4]. Estas características hacen de VY CMa un objeto de gran interés para los astrónomos.

VY Canis Majoris

(Imagen Telescopio Espacial Hubble, NASA. Consultado marzo 2010)

Las primeras observaciones de esta estrella se remontan a comienzos del siglo XIX, realizadas sucesivamente por DeLalande, Herschel, Major, Beecher y Argelander (Robinson 1871).

El primer registro que se conoce de VY CMa fue realizado el 7 de marzo de 1801 por el astrónomo francés Joseph Jérôme Lefrançais De LaLande. (Bossert 1895, p. A.90)

Hoja del catálogo Argelander-Oeltzen existente en el Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Córdoba. Pueden apreciar anotaciones realizadas durante la dirección de Benjamin Gould (1871-1885), sobre la corrección de un error en ascensión recta, y en azul la indicación “Neb.”, seguramente de la época en que Guerín descubre la nebulosidad. (Oeltzen 1857, p. 137)

A partir de 1872, VY CMa es medida reiteradamente en el Observatorio Nacional Argentino, en oportunidad de los trabajos destinados a los grandes catálogos astrométricos. Se tienen al menos diecisiete registros realizados por Benjamin Gould, John M. Thome, Franck H. Bigelow, Eugene Bachmann y Walter G. Davis, en los que se la describe como una estrella notablemente roja, con una magnitud de 7 ¼ a 7 ¾. Sin embargo no parece haberse señalado como variable.

En el Catálogo General Argentino fue anotada bajo el número 9.444, en el de Zonas con el 1.248, en la Córdoba Durchmusterung es designada -25 4441 y en el Córdoba A se la identificó con el 4.839.

Izquierda: registro en el Catálogo General Argentino (CGA 9444 = VY CMa) (Gould 1886, p.185). Derecha: registro en el Córdoba Durchmusterung (CD -25 4441 = VY CMa) (Thome 1892, p.192).

En 1917, el astrónomo Luis Guerín [5] realizó desde Córdoba determinaciones sistemáticas de posiciones de las estrellas destinadas a servir de referencia para las reducciones de las mediciones del Catálogo Astrográfico, utilizando el entonces nuevo telescopio círculo meridiano de 190 mm, fabricado por Repsold & Söhne (Paolantonio 2009). Durante estas observaciones, Guerín se percató de una notable peculiaridad en una de las estrellas elegidas – la indicada con el N° 1957 en el “Catálogo de estrellas de repère” –, la cual se encontraba rodeada por una tenue nebulosidad rojiza de pequeño tamaño, aproximadamente 8 por 10 segundos de arco. Empleando el refractor de 30 cm de abertura, describió la nebulosa de aspecto parecido a un cometa, con tres “núcleos” y una cola muy débil. El brillo de la estrella fue estimado cercano a la magnitud 8. Se trataba de la que posteriormente sería denominada VY CMa (Minniti y Paolantonio 2009).

El descubrimiento resultó posible gracias a la utilización de un instrumento de mayor abertura que los empleados con anterioridad, así como de gran calidad. Pero también fue producto del paciente trabajo sistemático llevado adelante, y en particular de la habilidad de Luis Guerín, el que es ponderado por Meade Zimmer – astrónomo de primera del Observatorio Nacional – como uno de los mejores observadores de Círculo Meridiano de la época (Zimmer 1929).

El Círculo Meridiano Repsold & Söhne de 190 mm en 1912. Observado (acostado),  Chester Hawkins, controlando los micrómetros de declinación, Luís Guerín (Caras y Caretas, 30/11/1912)

Luis Guerín en 1919 (Gentileza Haydée Guerín)

Luego de habilitarse a principios de 1918 el telescopio reflector de 76 centímetros (Paolantonio 2010), el Dr. Charles D. Perrine, director del establecimiento, obtuvo una fotografía de la zona entorno a la estrella. En la misma no queda registrada nebulosidad alguna, lo cual no es de extrañar dado su bajo brillo y color rojizo. Observando visualmente con el mismo reflector, Perrine describe a la nebulosa como de color rojo ladrillo, con bordes difusos y un tamaño de 3 a 4 segundos de arco.

Los resultados del estudio fueron publicados en noviembre de 1922 en Publication of the Astronomical Society of the Pacific (Perrine 1923). En esta nota, se sugiere por primera vez que la estrella roja asociada a la nebulosa tendría una variación de brillo en un período largo, lo cual posteriormente fue confirmado (Robinson 1970). Destaca acertadamente la importancia del objeto para el conocimiento de la evolución estelar.

Placa de VY Canis Majoris obtenida por el Dr. Perrine – señalada con un círculo –, con el reflector de 76 cm, el 12 de abril de 1918. El tiempo de exposición fue de 610 segundos. Sur a la derecha. (Archivo OACMuseo Astronómico)

Perrine señala que no estaba claro si los “núcleos” observados por Guerín eran estrellas o condensaciones de la nebulosa, la que en su opinión brillaba iluminada por la estrella central, estableciendo un vínculo entre ambas. Si bien se registraron posteriormente numerosas observaciones de esta estrella como múltiple, el empleo de  los telescopios de última generación, han mostrado que se trata de condensaciones de la misma nebulosa (Smith et al 2009), confirmando la sospecha de Perrine.

Durante las mediciones de estrellas dobles realizadas con el refractor de 433mm de abertura del Observatorio Astronómico de La Plata, el Dr. Bernard Dawson observa VY CMa como una binaria – indicada con el número 60 – (1931). La nota “Hallada independientemente”, muestra que Dawson desconocía la observación realizada catorce años antes por Guerín, así como la publicación de Perrine.  (Dawson 1937)

En la conferencia que sobre el Catálogo Astrográfico y la Cartas del Cielo brindó en la Sociedad Científica Argentina el 19 de septiembre de 1929, Guerín destaca su descubrimiento:

“Pero indudablemente el objeto más interesante es uno cuya posición para 1900 es α: 7h18m51s y en δ: 25° 34′. Es difícil de definir; a primera vista parece una nebulosa roja con tres núcleos. He seguido observándolo algunas veces, y estoy casi seguro que es variable. Sería interesante que sea examinado por los que disponen de anteojos más poderosos que los nuestros. D. M. 4441.”

Telescopio reflector de 76 cm con el que el Dr. Perrine realizó el estudio de VY CMa (3 de mayo de 1918). (Archivo OACMuseo Astronómico, digitalizada e interpretada por el autor)

Debido a las singularidades mencionadas de VY CMa y su importancia para el estudio de la evolución estelar, actualmente este objeto es de gran interés para los astrónomos. El descubrimiento realizado por Luis Guerín adquiere entonces renovada relevancia, resulta ser digno de destacarse y no olvidarse.

Notas

[1] ← A las estrellas que varían su brillo se les asigna un nombre formado por una o dos letras en orden a su descubrimiento en cada constelación, junto al nombre de la constelación. La primera descubierta es identificada con la letra R, la siguiente con la S y así sucesivamente hasta la Z. Posteriormente se continúa con RR, RS, etc.  De acuerdo a esto, VY CMa fue la número 43 descubierta en la constelación del Can Mayor.

[2] ← En esta estrella se han observado variaciones irregulares de brillo que la han llevado de ser apenas visible a simple vista en los cielos más oscuros – magnitud visual 6,5 –, a ser solo detectable con pequeños telescopios – magnitud visual 9,6 –. Posición: 7h 22min 58,3s, -25° 46’ 3,2’’ (2000.0). Espectro: M5eIbp(C6,3). Puede encontrarse mayor información en el sitio del General Catalogue Variable Stars. Se recomienda la lectura de “VY CMa una supergigante oculta en su propio gas” de S. Otero en Sur Astronómico.

[3] ← Se estima que su diámetro es 2.000 veces mayor que el del Sol y su masa 25 veces la solar.

[4] ← Ver “Arrojando luz sobre Betelgeuse y VY Canis Majoris como futuras supernovas”, 23/12/2008, en Cielo Sur.

[5] ← Luis Guerín nació en Grutly, provincia de Santa Fe, Argentina. Se desempeño en el Observatorio Nacional Argentino entre 1912 y 1943, año en que se jubila. Trabajó principalmente con los telescopios círculos meridianos. En particular se destacan sus participaciones en el Catálogo Fundamental y en el Córdoba D.

Referencias

  • Bossert, M. J. (1895) Catalogue de 3950 étoiles, Supplément a l’Histoire Céleste DeLalande. Annales de L’Observatoire de Paris. Tomo 21.
  • Dawson, B. H. (1937) Medidas micrométricas de estrellas dobles. Efectuadas con el refractor de 433 mm de abertura. Serie Astronómica. Tomo VI. N°6. Publicaciones del Observatorio Astronómico de La Plata. pp. 84-127.
  • Gould, B. A. (1886) Catálogo General Argentino, Posiciones y brillos de 32.448 y 1126 estrellas entre el ecuador y el polo sur, Resultados del Observatorio Nacional Argentino, Volumen XIV, Londres: Imprenta C. F. Hodgson & Son.
  • Minniti, E. y Paolantonio, S. (2009). Córdoba Estelar, Historia del Observatorio Astronómico Nacional. Observatorio Astronómico y Editorial del la Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba.
  • Oeltzen, W. (1857). Argelander’s Zonen-Beobachtungen vom 15. bis 31. Grade südlicher Declination in mittleren Positionen für 1850.0. Sitzungsberichteder Wiener Academie.
  • Paolantonio, S. (2009). Círculo Meridiano Repsold & Söhne del ONA. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/circulo-meridiano/. Recuperado abril 2010.
  • Paolantonio, S. (2010). El primer gran telescopio construido en Argentina. El telescopio Perrine de 76 cm. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/el-primer-gran-telescopio-construido-en-argentina/. Recuperado abril 2010.
  • Perrine, C. D. (1923). Spectroscopic Notes on Southern clusters, nebulae and red stars, Publication of the Astronomical Society of the Pacific, Vol. 35, p. 229-236.
  • Robinson, L. J. (1970). VY Canis Majoris – A unique variable (preliminary results), Information Bulletin on Variable Stars, N° 465, Konkoly Observatory, Budapest.
  • Robinson, L. J. (1971). Three Somewhat Overlooked Facets of VY Canis Majoris, Information Bulletin on Variable Stars, N° 599, Konkoly Observatory, Budapest.
  • Smith, N; Hinkle, K. H. y Ryde, N. (2009) Red Supergiants as Potential Type IIn Supernova Progenitors: Spatially Resolved 4.6 micron CO Emission around VY CMa and Betelgeuse. The Astronomical Journal. Volume 137. Issue 3. pp. 3.558-3.573.
  • Thome, J. M. (1892) Zonas de Exploración, Resultados del Observatorio Nacional Argentino, Volumen XVI (Parte I: -22° a -32°). Observatorio Nacional Argentino. Buenos Aires: Imprenta Coni.
  • Zimmer, M. L. (1929) Primer Catálogo Fundamental de Córdoba de 761 estrellas para el equinoccio medio de 1900.0, conteniendo 14.389 observaciones hechas con el Círculo Meridiano de Repsold de 190 mm en 1915, 1916 y 1923 con los movimientos propios de Boss, Resultados del Observatorio Nacional Argentino, Volumen 35. Buenos Aires: Imprenta y casa editora Coni.

Este documento, texto e imágenes, está protegido por la propiedad intelectual del autor. Puede hacerse libre uso del mismo siempre que se cite adecuadamente la fuente: Paolantonio, S. (2010). La notable estrella variable VY Canis Majoris, Descubrimientos desde el Sur. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/la-notable-estrella-variable-vy-canis-majoris/. Recuperado el … (indicar la fecha). No se autoriza el uso de la presente obra para fines comerciales y/o publicitarios. Ante cualquier duda dirigirse a:  paolantoniosantiago@gmail.com.

4 Responses to La notable estrella variable VY Canis Majoris

  1. riss dice:

    es muy interesante la forma peculiar que presenta el tamaño de la estrella, pero mucho mas que un comentario haria una pregunta, me gustaria saber ¿en que galaxia se ubica la estrella VY Canis Majori?

  2. Historia de la Astronomía dice:

    VY Canis Majoris pertenece a nuestra galaxia, la Vía Láctea. Saludos.

  3. isaac dice:

    Enserio interesante pero preocupa un poco eso de que llegue a convertirse en supernova ¿eso causaria algun porblema en nuestro sistema solar? Se que esta lejos pero es la estrella mas grande descubierta asta aora y puede enpujar a mas asteroides o algo asi.

  4. Oscar Ferreyra dice:

    Muy bueno el informe. Adelante. El descubrimiento de esta nebulosa, en esta estrella, es un hito de la astronomia argentina, y de Luis Guerin. Un saludo desde Mendoza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: