La escuela de óptica en Córdoba (II)

S. Paolantonio

Leer texto completo en PDF ( 2,86 MB)

Descargar parte I y II en PDF ( 3,99 MB)

actualizado 22/7/2016

Segunda etapa

A mediados de 1933 se crea el Consejo Nacional de Observatorios, ente ubicado jerárquicamente inmediatamente debajo del Ministro de Justicia e Instrucción Pública, destinado al asesoramiento del Poder Ejecutivo y las Universidades en todo lo atinente a la creación y funcionamiento de observatorios, la elección de directores y condiciones de trabajos del personal científico; coordinar las actividades; inspeccionar los institutos con la potestad de poder exigir los ajustes necesarios. Presidido ad honorem por el astrónomo monseñor Fortunato J. Devoto, de este Consejo dependían los dos observatorios astronómicos existentes en aquel momento, el de La Plata (que había sido dirigido por Devoto) fue designado para aconsejar aconsejar al presidente (Minniti y Paolantonio, 2009).

En 1934, el director del observatorio platense, ingeniero Félix Aguilar, amigo personal de Devoto, propuso al reconocido físico Dr. Enrique Gaviola encargarse del problema relacionado con la demora en la terminación del espejo de Bosque Alegre (Bernaola, 2001; 202), planteo realizado en el contexto de las acciones que desde tiempo atrás se realizaban para desplazar al Dr. Perrine del Observatorio Nacional (Minniti y Paolantonio, 2009).

El Dr. Gaviola, quien había estado becado en España hasta abril de ese año, acepta el desafío. Dado que no tenía experiencia directa en óptica o en el tallado de espejos, aprovecha una nueva beca otorgada de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation, para trabajar con John Strong, reconocido óptico del California Institute of Technology (Galles, 2000).

Gaviola permanece en EE.UU. durante 13 meses, tiempo en el que se capacita en óptica y las novedosas técnicas de aluminizado de espejos que desarrollaba Strong (Bernaola, 2001; 200-203). Retorna a la Argentina en diciembre de 1935 en el barco “SS Hardanger”, oportunidad en que lleva adelante su primera experiencia práctica en el tallado de espejos, trabajando sobre uno de 15 cm de diámetro.

Como empleado del Observatorio Astronómico de La Plata, realiza junto al entonces joven estudiante de matemáticas Ricardo Pablo Platzeck el espejo secundario del reflector cassegrain Zeiss de 80 cm (hoy telescopio Virpi Niemela) de 21 cm de diámetro (Gaviola, 1943; 270), se trató de un trabajo notable.

f114

El espejo de 2,5 metros del telescopio del Observatorio de Monte Wilson luego de su primer aluminizado realizado en 1935. Parados, desde la izquierda, Enrique Gaviola y John Strong (Bernaola 2001; 208).

f116

SS Hardanger (1924), navío en el que Gaviola regresa a la Argentina en 1935. En la travesía realiza su primera experiencia en el tallado de un espejo de telescopio (http://www.clydeships.co.uk/view.php?ref=10809#v).

En este período, Gaviola se ofrece para trabajar en el Observatorio Nacional, y si bien Perrine acepta gustoso y efectúa el correspondiente pedido al Ministro, la contratación no se concreta por razones desconocidas.

El 31 de agosto de 1936 finalmente el Dr. Perrine es jubilado, quedando a cargo como director interventor del observatorio el Ing. Félix Aguilar, el que como se indicó también administraba el observatorio platense.

Aguilar encarga al Dr. Gaviola, aún en el Observatorio de La Plata,  el control del espejo de 1,5 m, que en los últimos años apenas había sido trabajado por el encargado de instrumental Carlos Ponce Laforgue, bajo la dirección de Perrine. El informe, presentado el 18 de noviembre de 1936, indicaba que el espejo estaba lejos de terminarse, y señalaba que para finalizarlo sería necesario construir un taller de mayor tamaño, una máquina de tallar nueva y contratar un técnico idóneo (Paolantonio y Minniti, 2009). Ante esta situación, se decide enviar el espejo al óptico James Walter Fecker de Pittsburg, Pennsylvania, EE.UU. De acuerdo al contrato firmado el espejo debía ser entregado a fines de 1939, a Gaviola se le asignaría la tarea de recibirlo. (Actualizado 12/7/2016)

f110

Primera página y una de las fotografías que acompaña el informe de 1937 presentado por Gaviola sobre el estado del espejo de 1,5 m. La fotografía corresponde a uno de los controles realizado con el aparato de Foucault (Museo OAC, dig. S. Paolantonio).

Poco tiempo después, en julio de 1937, asume el control de la institución Juan José Nissen, el primer argentino en ocupar el máximo cargo como titular[2]. Nissen había sido empleado del Observatorio y del de La Plata, y hasta ese momento se desempeñaba como secretario en el Consejo de Observatorios.

Amigo personal de Gaviola, el nuevo director prontamente consigue que se lo designe como astrofísico y vice director de la institución (Paolantonio y Minniti, 2009). De este modo se inicia una nueva etapa en el desarrollo de la óptica en el observatorio de Córdoba.

 

f112

Enrique Gaviola frente al espejo de 1,5 metros para la Estación Astrofísica de Bosque Alegre, en diciembre de 1939, luego de su finalización. El espejo aún se encuentra montado en la máquina de pulido en los talleres de James Fecker de Pittsburg, Pennsylvania, EE.UU.. (Archivo OAC, interpretación y dig. S. Paolantonio).

f021

Ricardo Platzeck en el Observatorio Nacional Argentino, utilizando el nuevo aparato de Foucault en 1940 (La Voz del Interior 17/10/1940).

Lo que ocurre cuando viaja para recibir el espejo fue relatado detalladamente por el propio Gaviola (Gaviola, 1940) y analizado en Córdoba Estelar. Al momento de cumplirse el plazo de entrega Fecker no había podido figurar correctamente el espejo, y solo con la intervención y dirección de Gaviola, que dio con la solución del problema, fue posible terminarlo. Insólitamente, el espejo de 1,5 m que había sido iniciado en Argentina por un estadounidense (el Dr. Perrine, un inmigrante), fue finalizado por un argentino en Estados Unidos (Gaviola 1940; Minniti y Paolantonio 2009; Paolantonio 2009).

El espejo retorna a Córdoba en abril de 1940. A fin de ese año Platzeck (que también fue contratado para el Observatorio Nacional) se encargó de verificarlo empleando una técnica que habían inventado junto a Gaviola, el método “de la cáustica”. Para estos controles se utilizó un nuevo aparato de Foucault diseñado y construido en el observatorio a finales de 1937 (una descripción completa de este dispositivo puede consultarse en Gaviola 1938a).

f113

El espejo de 1,5 m en el túnel del laboratorio de óptica del Observatorio Nacional Argentino en el momento de su control. A la derecha se muestran las máscaras utilizadas, 2/12/1940 (Archivo OAC, interpretación y dig. S. Paolantonio).

f023

Una de las primeras actividades que se realizaron en 1937, fue la construcción de un nuevo aparato de Foucault, parte del plano constructivo confeccionado por Gómara (5/8/1937) (Museo OAC, interpretación y dig. S. Paolantonio).

f022El Foucault terminado, con detalle de la “cuchilla” (Museo OAC, interpretación y dig. S. Paolantonio).

f024

Prontamente (antes de 1940), la base fue reemplazada, empleándose parte de lo que se estima perteneció al Astrográfico, en la imagen puede apreciarse como se encuentra actualmente (Museo OAC, interpretación y dig. S. Paolantonio).

Estando en el observatorio de La Plata, Platzeck y Gaviola comenzaron a trabajar sobre un método más preciso de control de superficies ópticas, de acuerdo a una idea propuesta por el primero. Estando Gaviola en EE.UU. a la espera del gran espejo, terminó la escritura del artículo correspondiente y lo envió para su publicación al Journal of the Optical Society of America, con el nombre “On the errors of testing and a new method for surveying optical surfaces and systems”  (Platzeck y Gaviola, 1939),  junto  a otro de su propia autoría relacionado con el control de espejos del sistema óptico Cassegrain (Gaviola, 1939). La nueva técnica, usualmente denominada “de la cáustica”[3], en la época tuvo un notable impacto positivo en la fabricación de grandes espejos y con relaciones focales bajas. Posibilitó la terminación del objetivo del telescopio de 5 metros de diámetro destinado al Observatorio de Monte Palomar (Gaviola, 1940), instrumento que lideró la observación astronómica por varias décadas en el siglo XX. Los autores, en particular Gaviola, lograron un gran reconocimiento internacional por este trabajo.

f100

Separata existente en la Biblioteca del Observatorio Astronómico de Córdoba, con los trabajos publicados en noviembre de 1939 por Platzeck y Gaviola sobre el conocido “método de la cáustica” y el control de espejos para sistemas Cassegrain,  en el Journal of the Optical Society of America, (Biblioteca OAC, S. Paolantonio).

f115

Francisco Urquiza en el taller de óptica en el subsuelo de la sede del observatorio (Archivo OAC, interpretación y dig. S. Paolantonio).

f118

Espejo del telescopio de 76 cm en el banco óptico. A un lado la herramienta de pulido (Archivo OAC, interpretación y dig. S. Paolantonio).

En 1938 se inicia en el observatorio cordobés una intensa actividad de construcción de elementos e instrumentos ópticos, diseñados principalmente por Gaviola y Platzeck. Los trabajos de tallado estuvieron a cargo de Francisco Urquiza (Ayudante de Óptica) y el mismo Platzeck (Astrónomo de 3era), también se encargó de algunos proyectos el ayudante David Mc Leish. En la construcción de las monturas y partes mecánicas intervinieron Ángel Gómara (Jefe del Taller Mecánico) y Dardo Martínez. Uno de los espacios existentes en el subsuelo de la sede del Observatorio se acondicionó como taller de óptica.

Entre abril de ese año y junio de 1939 Urquiza refigura la superficie del espejo del telescopio de 76 cm de diámetro, con la guía de Gaviola (Cambio 22/7/2016). También se elaboró un espejo secundario para transformar este instrumento al sistema óptico Cassegrain.

En 1940 se confeccionaron un espejo Cassegrain y dos grandes planos para el reflector de Bosque Alegre para sus diversas configuraciones ópticas (Gaviola, Informe al Ministro 1940). Estas tareas fueron llevadas adelante por Platzeck, Gómara y Urquiza.

f018

Espejos y lentes elaborados en el Observatorio Nacional Argentino en el período 1938-1940 (Archivo OAC, interp. y dig. S. Paolantonio).

f019

Enrique Gaviola (director del establecimiento) observa el espejo de 76 cm con el refigurado finalizado (La Voz del Interior 17/10/1940). A la izquierda, al fondo el espejo de 76 cm, en primer plano puede apreciarse una herramienta de pulido con la capa de brea cuadriculada (Archivo OAC, interp. y dig. S. Paolantonio).

f020

Lentes, oculares y prismas fabricados (1938-1940) (Archivo OAC, interpret. y dig. S. Paolantonio).

Además de las partes ópticas de diversos telescopios, para los testeos necesarios se confeccionaron un espejo esférico de 40 cm y dos lentes plano-convexas de 35 cm de diámetro, destinadas a un “condensador” para controlar espejos para el sistema cassegrain. También se fabricaron varios oculares y algunos prismas para distintos usos.

Construcción de telescopios

El primer telescopio completo que se realizó en esta etapa fue un newtoniano de 15 cm de abertura, con una distancia focal muy corta, “ultra  luminoso”, que le otorgaba un gran campo de visión. Una montura altazimutal sencilla fue fabricada por Gómara, el tubo se elaboró en chapa remachada y varias piezas se construyeron en aluminio. El pequeño instrumento fue enviado al Observatorio de Astrofísica de San Miguel por un corto tiempo y en 1940 fue utilizado en Córdoba para mostrar al público el eclipse parcial de Sol ocurrido el 1 de octubre de ese año (Gaviola, 1938b y 1943).

A mediados de 1940 Nissen renuncia ante la falta de apoyo del Ministro a su gestión, y asume la dirección el Dr. Enrique Gaviola, quien dio continuidad a las tareas de óptica.

El desarrollo de la óptica trascendió los límites de la institución cuando en 1941 Armando Juan Cecilio, de la Universidad Nacional de Tucumán, llegó al observatorio para instruirse y colaborar en la construcción de un telescopio para esa universidad. Cecilio elaboró las partes ópticas para un newtoniano de 20 cm y 148 cm de distancia focal. La montura, de tipo ecuatorial, la realizó junto a Gómara.  Al igual  que el  telescopio  descripto anteriormente, el tubo era de chapa remachada y la celda para el espejo de aluminio torneado. Puede leerse sobre la montura en Gómara 1941, y la historia y ubicación actual de este instrumento en Paolantonio 2010.

f026

Telescopio de 15 cm “ultra luminoso”, izquierda, luego de su terminación (Archivo OAC, dig. S. Paolantonio), derecha, en 2012 (Museo OAC, S. Paolantonio).

f028

Detalle del soporte del espejo secundario (Museo OAC, S. Paolantonio).

f029

Durante el eclipse solar ocurrido el 1 de octubre de 1940 por la mañana, el Observatorio Astronómico abrió sus puertas al público. A la izquierda, el Dr. Enrique Gaviola explica el funcionamiento del pequeño reflector de 15 cm, construido en la institución. A la derecha, observando el eclipse por proyección (Diario “Córdoba” del 1/10/1940).

f030

Uno de los planos de monturas realizados por el jefe del Taller Mecánico Ángel Gómara, el mostrado realizado el 29/9/1938 para un reflector newtoniano de  20 cm de diámetro y 1,2 metros de distancia focal (Museo OAC, interpretación y dig. S. Paolantonio).

f031

Armando Cecilio junto al telescopio de 20 cm destinado a la Universidad Nacional de Tucumán. Fotografía tomada luego de su terminación en el pasillo principal de la sede del observatorio (Los Principio, 28/8/1941).

Cecilio también participó en la construcción de un telescopio tipo Cassegrain, con un espejo primario de 15 cm de diámetro y 86 cm de distancia focal (distancia focal equivalente de 300cm). Contaba con un ocular terrestre (erector de imagen) tipo Fraunhofer, diseñado por Platzeck y construido por Francisco Urquiza, de 50 aumentos y un campo visual de medio grado. Cecilio realizó los espejos, los que fueron aluminizados, mientras que la montura fue construida por Gómara y Dardo Martínez.

f032

f033

Telescopio tipo Cassegrain de 15 cm de diámetro y ocular terrestre (Archivo OAC, identif. y dig. S. Paolantonio).

f036

Ricardo Pablo Platzeck observa con el telescopio tipo Cassegrain de 25 cm de diámetro (circa 1943). Al fondo se puede apreciar la casilla de madera que lo protegía (la casilla actualmente se ubica en forma fija al oeste y es utilizada como depósito (Archivo OAC, identif. y dig. S. Paolantonio).

Otro telescopio realizado en el observatorio fue un Cassegrain de 25 cm de diámetro y 457 cm de distancia focal equivalente. Contaba con un ocular acodado que proporcionaba 120 aumentos con un campo visual de poco menos de medio grado (Gaviola, 1946). La montura era ecuatorial y contaba con sistema de relojería. Fue instalado al sur de la sede del observatorio protegido por una casilla de madera que se desplazaba sobre rieles. Se desconoce su ubicación actual.

 Cámaras Schmidt

Durante su estadía en EE.UU. en 1939, Gaviola visitó el observatorio de Monte Palomar,  donde  pudo  estudiar  en  detalle la cámara Schmidt de 46 cm que estaba en uso y ponerse al tanto del proyecto para la construcción de la gran cámara de 122 cm. También logró hacerse de copias de los planos de estos telescopios (Gaviola, 1940).

De regreso a Córdoba y habiendo asumido como director, Gaviola planea la construcción de una cámara Schmidt grande, para ser instalada en la cúpula secundaria de Bosque Alegre. La idea era ocupar el espejo plano de 90 cm existente en el observatorio, tallado en la época de Perrine, en ese momento sin uso. La lente correctora tendría 60 cm de diámetro y se tallaría empleando discos de vidrio especial que habían sido obsequiados por el director del Observatorio de Monte Wilson (Paolantonio, 2013).

En primer lugar se encara la confección de una cámara pequeña que obraría de prototipo de la mayor (Gaviola, Informe al Ministro 1942), con una lente de 20 cm de diámetro y espejo de 32 cm, y distancia focal de 40 cm. En 1942 tanto el espejo como la lente estaban listos. El configurado de la lente corretora estuvo a cargo de David Mc Leish bajo la supervisión de Platzeck, quienes debieron superar un gran número de inconvenientes.  El tubo de la cámara

f034

Izquierda, Ricardo Platzeck junto a la cámara Schmidt 20/32 cm del Observatorio Nacional Argentino  con la primera montura (Gaviola, 1946; 248). Derecha, la cámara Schmidt 20/32 con la nueva montura, instalada en una de las cúpulas de la sede de la institución (Archivo OAC, dig. S. Paolantonio).

f13

El espejo esférico de 90 cm terminado en la máquina de tallado. Se muestra la herramienta utilizada para el pulido. A la izquierda Francisco Urquiza  (1940) (Archivo OAC, dig. S. Paolantonio).

fue fabricado en los talleres de la institución. Se aprovechó la montura de la cámara Hans Heele, para la que Gómara le construyó un nuevo sistema de relojería. Quedó terminada y montada en una de las cúpulas de la sede del observatorio en 1944 (Gaviola, Informe al Ministro 1942 y 1946). En 1950 Gómara realizó los planos de una nueva montura mejorada, bajo la supervisión de Platzeck, la que también se construyó en el observatorio y se montó en la misma cúpula.

En 1942 el espejo esférico de 90 cm de diámetro – en realidad 91,7 cm – ya estaba terminado con un radio de curvatura de 420 cm. El trabajo estuvo a cargo de Francisco Urquiza, como siempre con la dirección de Platzeck. Mc Leish colaboró en la preparación de la herramienta de esmerilado (Informe al Ministro 1942).

Al renunciar Gaviola a la dirección del Observatorio en 1947, la lente aún no se había iniciado. Si bien a lo largo del tiempo en varias ocasiones se propuso la terminación de la cámara, finalmente nunca se concretó (Paolantonio, 2013).

Espectrógrafos para el reflector de 1,5 metros

Uno de los principales objetivos del reflector de Bosque Alegre era dedicarlo a los estudios espectroscopios. El Dr. Perrine estaba preocupado por la adquisición del instrumental necesario aún antes de la terminación del telescopio. Cuando Gaviola se ofreció para trabajar en el observatorio, Perrine le indaga especialmente sobre sus conocimientos en este tipo de aparatos (Bernaola, 2001). Estos instrumentos de alta tecnología eran complejos y de un elevado costo.

Cuando se concretó la puesta en funciones de la Estación Astrofísica, contar con un espectrógrafo resultó prioritario. En respuesta a esta necesidad, Gaviola encara el diseño y construcción de un espectrógrafo destinado al estudio estelar. No solo se atreve a enfrentar el desafío, también lo hace en forma innovadora, desarrollando el primero en su tipo con óptica totalmente de reflexión (sin lentes).

El instrumento utilizaba una red de difracción de Wood de gran rendimiento (rayadas en aluminio) de 10 cm de diámetro y 600 líneas/mm. Contaba con una cámara de tipo Schmidt sin lente correctora. El espejo esférico tenía 31,2 cm de diámetro y radio de curvatura aproximado de 80 cm, resultando una relación focal – distancia focal / diámetro – de 1,25. Se elaboró a partir de un disco de vidrio Pirex, material de bajo coeficiente de dilatación, el mejor disponible desde 1915. El espejo fue terminado a fines de septiembre de 1940. El sistema óptico colimador era de tipo Schmidt, con un espejo de 40 cm de diámetro (cortado para disminuir el tamaño y peso) y una distancia focal de 120 cm, el conjunto contaba con solo 50 cm de longitud. El espectrógrafo proporcionaba una dispersión de 38 Å/mm

El trabajo estuvo a cargo de Mc Leish y Platzeck, que debieron afrontar numerosas dificultades que les proporcionaron gran experiencia en el tallado de espejos con gran curvatura. El pequeño espejo convexo del colimador fue realizado por el ingeniero Helio López en los talleres de la Marina en Puerto Belgrano.

El campo focal era curvo, con un radio de 40 cm. En un inicio se utilizó películas con un tamaño de 119 mm x 7 mm, y en 1944 se comenzó a emplear placas fotográficas delgadas de vidrio, las que se rompían con frecuencia. Se solucionó este problema luego de descubrirse que era necesario secarlas antes de la exposición, lo que disminuyó las rotura a un 10%.

En conjunto el sistema contaba con solo 4 superficies reflectantes, y al no utilizar lentes carecía de aberración cromática (Gaviola, 1942).

Posteriormente se construyó un segundo espectrógrafo, ambos fueron sumamente utilizados a lo largo de muchas décadas.

También se planificó en 1943 la elaboración de un espectrógrafo destinado al estudio de objetos nebulares, con prisma de cuarzo de 60° y 9 cm de diámetro útil, con cámaras Schmidt intercambiables de distintas distancias focales. Gaviola pretendía utilizarlo para observar el eclipse solar que ocurriría el 20 de mayo de 1947, pero no pudo concretarlo (se utilizó el estelar) (Gaviola, 1943).

Los espectrógrafos “de Gaviola” fueron una demostración del importante grado de desarrollo de la óptica instrumental a la que se había llegado en el observatorio, y sin dudas se trató de uno de los grandes logros científicos y tecnológicos argentinos.

f070

El espectrógrafo estelar montado en el reflector de la Estación Astrofísica de Bosque Alegre (Archivo OAC, dig. S. Paolantonio).

f071

Vista interior del espectrógrafo estelar. 1) ranura, 2) regulación de abertura de la ranura, 3) espejo del colimador tipo cassegrain, que corrige la cámara tipo schmidt, 4) espejo convexo secundario del colimador, 5) red de difracción Wood, 6) espejo esférico de la cámara (tipo Schmidt), 7) porta placa, a) muñones de soporte (Archivo OAC, dig. S. Paolantonio).

f072

El cuerpo del espectrógrafo estelar fue realizado en aluminio. 1) ranura, 2) abertura para acceder al porta placa, a) muñones de soporte (Archivo OAC, dig. S. Paolantonio).

f073

El espectrógrafo con su montaje completo. En la parte inferior y a la derecha pueden apreciarse el espejo y ocular destinado a ubicar la estrella a observar (Archivo OAC, dig. S. Paolantonio).

f074

EspectrógrafoII hoy (S. Paolantonio).

Divisor pupilar de Platzeck

Otro de los singulares desarrollos efectuados en esta etapa fue el denominado “Divisor Pupilar” inventado por Ricardo Platzeck, seguramente su obra más notable (Milone, 1972; 148).

Este dispositivo estaba destinado al uso en espectrógrafos, permitía aumentar sensiblemente la abertura de la ranura sin perder resolución, incrementado mucho la cantidad de luz para formar el espectro.

Este ingenio solucionaba el problema de los espectrógrafos estelares, en los que para lograr una mejor resolución del espectro era necesario cerrar lo máximo posible la ranura, teniendo como consecuencia una disminución de la luz que pasaba por la misma, limitando notablemente su uso con estrellas débiles.

A continuación se brinda la explicación de su funcionamiento incluida en Milone 1979:

“El divisor pupilar del Dr. Platzeck funciona descomponiendo el espejo primario en una cantidad de pequeños espejos – de ahí su nombre – los que, por supuesto, en su acción de conjunto dan la cantidad de luz total del espejo primario, en tanto en lo relativo al tamaño de la ranura se comporta como espejos de pequeño diámetro.”

El dispositivo fue fabricado personalmente por Platzeck en el observatorio, con un cuerpo en aluminio, contaba con 20 espejos planos y 60 tornillos micrométricos de bronce destinados al ajuste de posición de los mismos. La dimensión general era de 78 x 57 x 42 mm, con espejo de distintos tamaños de unos 12 x 19 mm promedio.

El divisor funcionó exitosamente en el espectrógrafo de la institución a partir de la década de 1950. Incluso su inventor comenzó a trabajar en una nueva versión superadora. Sin embargo, insólita y lamentablemente nunca publicó este notable y sumamente útil instrumento (Milone, 1972; 148, Informe al Ministro 1953).

f065

f061

f062

f063

f064

Diversas vistas del divisor pupilar de Platzeck. Pueden apreciarse los pequeños espejo y los numerosos tornillos de paso fino para los ajustes. El cuerpo está construido en aluminio (Museo OAC, identificación y fotografías S. Paolantonio).

 

Metalizado de superficies ópticas

En 1938, Nissen había planteado a las autoridades la necesidad de disponer de un “equipo moderno de aluminizado” para la estación Astrofísica, sin embargo no encuentra apoyo para la iniciativa.

Solo se realizaron aluminizados de piezas menores con una pequeña campana.

En tanto, el espejo del reflector de la Estación Astrofísica de Bosque Alegre fue sometido a reiterados plateados desde el 28 de noviembre de 1941,  día en Enrique Gaviola, Ricardo Platzeck y el mecánico Ángel Gómara llevaron adelante el primero (Paolantonio y Minniti 2009; Minniti y Paolantonio 2009 y 2013).

En oportunidad de la observación del tránsito de Mercurio de 1940, las aberturas de los telescopios no fueron diafragmadas para contar con sus máximos poderes separadores. Esto fue posible gracias al método implementado por Platzeck, consistente en depositar una fina capa de plata en la cara anterior de los objetivos, la cual reflejaba la mayor parte de la luz solar, procedimiento que resultó muy exitoso.

f120

La cámara de aluminizado del Observatorio Nacional Argentino en oportunidad del primer metalizado realizado en 1960 (Archivo OAC, interpretación y dig. S. Paolantonio).

f121

 Arriba, R. Platzeck observa el espejo de 1,5 m recién aluminizado en 1960 (Archivo OAC, interpretación y dig. S. Paolantonio), abajo, el espejo luego del último aluminizado el 3/7/2014, desde la derecha, Rubén Domínguez y Ariel Arias (A. Casagrande).

A finales de la década de 1950, se renovó la propuesta de la utilización del aluminizado en el objetivo de este instrumento con el objeto de aumentar su rendimiento. Para este fin se diseñó y finalmente construyó en el observatorio – entonces perteneciente a la Universidad Nacional de Córdoba – la  “campana” y demás dispositivos necesarios. Las piezas mayores fueron elaboradas en los talleres locales del ferrocarril. También se contó con la colaboración de varias industrias de la zona. El emprendimiento se financió con un subsidio del Consejo Nacional de Investigación Científicas y Técnicas.

El primer aluminizado se realizó en julio de 1960. Estuvo a cargo del Dr. Platzeck (quien casi 20 años antes había participado del primer plateado del espejo) junto al Dr. Jorge Landi Dessy y la colaboración de Miguel J. Ramé. En el mes de junio anterior se había probado el equipamiento y la técnica empleada con el espejo de 80 cm de diámetro del reflector del Observatorio Astronómico de La Plata.

La empresa se constituyó en una verdadera epopeya, teniendo en cuenta las limitadas condiciones en que realizó, y en un hecho inédito para este tipo de procesos en Argentina y Sudamérica, todo un logro científico y tecnológico.

Los aluminizados se sucedieron y con el tiempo luego de un intenso uso, los equipos  sufrieron numerosas fallas que imposibilitaban realizar un metalizado satisfactorio, haciendo imprescindible su reparación. Finalmente, en julio de 2014 pudo efectuarse nuevamente un aluminizado, el que resultó exitoso y superador de lo realizado hasta el momento, comparable a lo realizado actualmente en otros establecimientos astronómicos (Paolantonio, 2014).

Notas

[2] → El primero en hacerlo en forma interina fue Eleodoro Sarmiento.

[3] → En los telescopios se desea que toda la luz que incide en el espejo objetivo se concentre en un punto, de modo que forme una imagen nítida del objeto que se observa. Si la superficie del espejo es un casquete de esfera (“espejo esférico”), la luz no se concentrará en un punto, sino en una zona, por lo que se dice que tiene “aberración”, lo que provoca que la imagen formada no sea nítida. Por esta razón, la superficie de los espejos de telescopios se modifica para lograr que todos los rayos de luz se dirijan a un mismo punto. El método “de la cáustica” permite controlar hasta qué punto se logra la corrección de la superficie, a partir de la determinación de la forma de la “cáustica”, superficie imaginaria envolvente de todos los rayos de luz desviados por el espejo (ver la figura que muestra el ejemplo de un espejo esférico).

f117

Figura en que se marca una sección (en rojo) de la cáustica. Los rayos de luz se simbolizan con líneas que inciden desde la izquierda. La “aberración” se presenta exagerada.

Sobre esta técnica se sugiere la lectura de “Historia de un método revolucionario para medir grandes espejos” disponible en http://www.unciencia.unc.edu.ar/2015/octubre/historia-de-un-metodo-revolucionario-para-medir-grandes-espejos. Mayores detalles sobre el método puede consultarse (en inglés) en “Concepts of Classical Optics” de John Strong, páginas 298 a 300, disponible en Google Books, https://books.google.com.ar/books?isbn=0486150720; y http://bobmay.astronomy.net/DAFTtest/dafttest.htm .

Referencias

Campbell, W. W. y Perrine, C. D. (1906). The Lick Observatory-Crocker Eclipse Expedition to Spain. Publications of the Astronomical Society of the Pacific, Vol. 18, No. 106, 13.

Este documento, texto e imágenes, está protegido por la propiedad intelectual del autor. Puede hacerse libre uso del mismo siempre que se cite adecuadamente la fuente:

Paolantonio, S. (2016). La escuela de óptica en Córdoba (II). Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/escoptica2/. Recuperado el … (indicar la fecha).

No se autoriza el uso de la presente obra para fines comerciales y/o publicitarios. Ante cualquier duda dirigirse a: paolantoniosantiago@gmail.com.

 

 

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: