Las constelaciones y la Uranometría Argentina

S. Paolantonio

Descargar texto completo PDF (1,56 MB)

En una noche despejada y oscura, sin Luna y lejos de toda contaminación lumínica, a simple vista se pueden contar en el cielo más de tres millares de estrellas. Este espectáculo nocturno que desde tiempos remotos acaparó la atención del hombre, indujo a las distintas civilizaciones a imaginar figuras, agrupando estrellas y zonas oscuras, que sirvieron de guía para explorar la esfera celeste y nuevas tierras. En China vieron dragones, en Medio Oriente y Europa deidades, gigantes y más tarde una cruz, en América pisadas de ñandú y braseros[1].

Al presente, las coordenadas de las estrellas visibles a ojo desnudo y de un gran número de las observables con instrumentos se encuentran registradas en catálogos con gran precisión y exactitud. Si bien con éstos datos sería suficiente para ubicar cada estrella inequívocamente, hoy se continúa relacionándolas con la constelación a las que “pertenecen”[2], siguiendo una de las tantas tradiciones celosamente guardadas por los astrónomos, en este caso, proveniente de los orígenes mismos de esta ciencia, cuando se encontraba íntimamente ligada a la astrología.

Las constelaciones hoy reconocidas derivan principalmente de las 48 señaladas por Ptolomeo en el Almagesto, así como las introducidas por navegantes y astrónomos europeos que observaron los cielos australes en los últimos siglos.

La comunidad astronómica actual acepta unánimemente la división de la esfera celeste en 88 constelaciones, de acuerdo a lo establecido por la Unión Astronómica Internacional hace más de ocho décadas. El proceso que derivó en la adopción de los nombres y límites de estos asterismos fue sumamente largo y complejo. En éste participaron imperios, instituciones y célebres astrónomos, y hacia el final resultó decisiva la contribución realizada en Argentina, particularmente a través de los estudios llevados adelante durante el siglo decimonónico en el Observatorio Nacional, hecho relativamente poco conocido y valorado.

Se definen las constelaciones

Antes del 1600 casi todas las estrellas se designaban por sus ubicaciones en los asterismos o por alineaciones entre ellas, un método ambiguo e impreciso, el que sumado al hecho de que las constelaciones a lo largo del tiempo cambiaron en número y nombre, derivó en un verdadero caos. En particular los límites no estaban definidos y variaban según el astrónomo que las observaba, los que usualmente se tomaban al respecto grandes libertades.

Este escenario anárquico comenzó a cambiar a partir del siglo XVII – simultáneamente con el inicio de la utilización del telescopio – gracias a las contribuciones de notables astrónomos como Johann Bayer, John F. W. Herschel  y Nicolas L. de Lacaille, entre otros. Sin embargo, a mitad de los 1800 los errores de identificación aún eran moneda corriente. Esta situación resultaba insostenible en una época en que los instrumentos astronómicos habían alcanzado perfeccionamientos asombrosos, las posiciones estelares se registraban por decenas de miles y los estudios astrofísicos comenzaban a desarrollarse aceleradamente.

Eugène J. Delporte, que tendría un papel clave en la resolución de esta cuestión, señaló la importancia que tenía una delimitación precisa de las constelaciones para una gran cantidad de trabajos astronómicos, por ejemplo, en la observación de meteoros y bólidos, en el estudio de variables y la observación de novas (Delporte, 1930; 3).

Posterior a la fundación de la Unión Astronómica Internacional – 1919 –, se realizó una primera Asamblea en Roma en 1922. En esa ocasión, a propuesta de la Comisión N°3 denominada de “Notaciones, Unidades y Economía para Publicaciones”, se resolvió el uso exclusivo de los nombres latinos para las constelaciones y sus abreviaturas con el sistema de tres letras hoy vigente (Anónimo 1922; 179).

Al año siguiente, el Comité Nacional Belga de Astronomía examinó la cuestión pendiente de los límites de las constelaciones, presentando en el congreso de Cambridge, Inglaterra, de 1925, una moción de revisión de este tema. En esa oportunidad, el mencionado astrónomo Delporte – del Observatorio Real ubicado en Uccle – ofreció un avance del estudio que estaba llevado adelante junto a L. Casteels de la Universidad de Gand. Tratado el asunto se resolvió formar una subcomisión – de la Comisión 3 entonces de “Notaciones” – con el fin de que realizara una propuesta para su consideración en la siguiente reunión.

La subcomisión impuso a Delporte la responsabilidad de la demarcación teórica completa, quien informaba periódicamente al resto de los miembros, para luego tomar en cuenta sus recomendaciones (Delporte, 1930; 4). Se ha sugerido que esta forma de trabajo se estableció para evitar posibles conflictos por cuestiones de nacionalismo[3] (James, 2010).

En la reunión realizada en la Universidad de Leinden, Holanda, entre el 5 y 13 de julio de 1928, se presenta la propuesta, aceptada por la Asamblea (Stratton, 1928; 299).

Dos años más tarde se publica el Reporte de la Comisión 3, bajo el nombre “Délimitation scientifique des constellations”, que incluye una tabla con las coordenadas de los límites definidos de las constelaciones y un conjunto de mapas en donde se encontraban dibujadas, 13 parciales para cada hemisferio y 2 globales, uno para el sur y otro para el norte. Estos incluían estrellas hasta la magnitud 6,5, de acuerdo a lo pedido por la Asamblea de 1925.

La República Argentina se había incorporado a la Unión en 1927 y a la reunión de 1928 envió por primera vez un representante, el Dr. Bernhard H. Dawson del Observatorio Astronómico de La Plata.

Delporte

Eugène Joseph Delporte (1882-1955). Astrónomo belga-francés. Observatorio Real de Bélgica. (Flammarion, 1956. Tomado de The SAO/NASA Astrophysics Data System)

Delporte tabla

 Parte de la tabla publicada en “Délimitation scientifique des constellations”, que incluye la lista de las coordenadas de los límites de las 88 constelaciones, dadas en orden alfabético. Se empleó el equinoccio 1875.0 para que coincida con el de la Uranometría Argentina. (Delporte, 1930; 33)

Delporte72

En “Délimitation scientifique des constellations” se incluyen mapas donde se encuentran dibujados los límites de las 88 constelaciones, dos globales, uno por cada hemisferio. En la imagen se muestra un parcial del austral. (Delporte, 1930; 72)

Delporte mapa

También se incluyen 26 mapas parciales, 13 para cada hemisferio celeste. En la imagen uno de los correspondientes a la zona sur. Las estrellas están marcadas hasta la magnitud 6,5 y la proyección empleada es la misma que la de la Uranometría Argentina (Delporte, 1930; 62)

La solución y la Uranometría Argentina

El trabajo que debía realizar Delporte principalmente consistía en establecer los límites de las constelaciones del hemisferio norte, pues para el austral se tomarían los de la Uranometría Argentina, publicada en los Resultados del Observatorio Nacional Argentino en 1877 y 1879.

Como consecuencia la elección del equinoccio de referencia para las coordenadas fue el de 1875.0, con el objeto de formar un conjunto con la Uranometría (Delporte, 1930; 3), esto a pesar que para ese momento ya se daban las posiciones referidas a 1900.0

Para definir los límites también se siguió la propuesta realizada en la obra argentina, se utilizarían arcos de círculos de ascensión recta y paralelos de declinación, quedando como mayor labor el tratar de elegirlos de manera tal que no defirieran demasiado de los utilizados en los atlas más importantes de la época.

Detalles donde pueden apreciarse las coincidencias entre los límites de las constelaciones resueltas en Delporte 1930 (derecha, mapa 6S) y la Uranometría Argentina (izquierda, mapa 6, se remarcaron los límites para una mejor visualización) (S. Paolantonio).

Detalles donde pueden apreciarse las modificaciones introducidas en los límites de las constelaciones de la Uranometría Argentina (izquierda, mapa 3) y las resueltas en Delporte 1930 (derecha, mapa 3S) para respetar la utilización de arcos de círculos de ascensión recta y paralelos de declinación (S. Paolantonio).

A pesar que no se lo había solicitado en la reunión de 1925, a sugerencia del astrónomo estadounidense Franck Schlesinger y con el fin de obtener una total homogeneidad entre los dos hemisferios, se cambiaron también los límites de las constelaciones australes planteados con arcos oblicuos (Delporte, 1930; 5).

El trabajo fue exitoso, únicamente algunas fronteras tomaban caminos aparentemente caprichosos, productos de los pedidos de la comisión N° 22 “Meteoros” y principalmente de la N° 27 “Estrellas variables”, que solicitaba  no se modificaran los nombres de las estrellas variables conocidas hasta ese momento, en otras palabras, estos astros no podían pasar a otra constelación[4]. Este último condicionamiento produjo a la vez algunas pocas reformas de los límites de los asterismos australes, para conservar los nombres de las variables TV y UW Ophiuchi, DG Aquilae, RR Norma, T Circini y U Tucanae (Delporte 1930; 5). En todos los casos se cuidó que ninguna de las estrellas incluidas en el catálogo de la Uranometría Argentina cambiara de constelación.

Para los mapas también se utilizó la proyección elegida en la Uranometría. Si bien se dibujaron en la misma escala, por cuestiones de economía se publicaron en un tamaño menor, de solo el 40% del original.

 ¿Por qué la Uranometría Argentina?

UA

Portadas del atlas y del catálogo de la Uranometría Argentina. (Biblioteca OAC, digitalizado S. Paolantonio)

En síntesis, los límites de las constelaciones actuales fueron definidos tomando como referencia fundamentalmente la propuesta realizada en la Uranometría Argentina. Esta elección no fue arbitraria, sino consecuencia de la calidad del trabajo realizado en el Observatorio Nacional Argentino y el detallado estudio llevado adelante por su director, el Dr. Benjamin A. Gould.

Mientras el cuerpo de astrónomos del observatorio efectuaban las estimas y mediciones, revisiones y los cálculos necesarios, Gould investigó en detalle la distribución de las estrellas en el cielo, fijó una escala de magnitudes hasta la 7ma y en particular dedicó ingentes esfuerzos a uniformizar las denominaciones estelares y los límites constelacionales, con la expresa intención de superar las numerosas ambigüedades existentes en ese momento.

El director remarca la importancia de que las fronteras de los asterismos sean definidas rígida e inequívocamente, en particular en relación a las estrellas variables, objetos que comenzaban a ser foco de cada vez mayor atención de la comunidad astronómica del momento.

“… he ensayado una simplificación de la nomenclatura y una reforma de los límites, esperando encarecidamente que cualquiera que sea el fallo de los astrónomos en cuanto al juicio o tino que se haya empleado en esta empresa, no dejarán de reconocer en cada modificación un ardiente deseo de esquivar nuevas oportunidades de confusión, mientras se disminuyen las que ya existen. En muchos casos han sido grandes las tentaciones de quitar irregularidades o rectificar las líneas divisorias por medio de algún golpe atrevido y eficaz, y, sin duda no faltarán quienes condenen mi timidez a este respecto; pero ha sido mi principal empeño subordinar todo nuevo arreglo al mejor uso que existe, más bien que proponer ningún cambio esencial, aunque sea una mejora. Sin embargo, siempre he procurado guiarme por el principio fundamental de que la comodidad y la completa ausencia de ambigüedad son preferibles a cualquier adherencia absoluta a una autoridad antigua, en los casos en que son incompatibles las dos.” (Gould, 1879; 61-62)

Gould

Benjamin Apthorp Gould (1824-1896). Director del Observatorio Nacional Argentino entre 1869 y 1885. (Archivo OAC)

 

Antes de tomar una decisión, Gould realizo “…muchas deliberaciones y consultas con otros astrónomos,…” (Gould, 1879; 62) cuando la situación lo ameritaba, en especial en vinculación con la notación de las estrellas. Uno de los consultados fue sin dudas su maestro, el astrónomo alemán Friedrich W. A. Argelander.

En el capítulo III del primer volumen de los Resultados del Observatorio Nacional Argentino, se expone un pormenorizado análisis y comparación de las denominaciones estelares y límites de las constelaciones sugeridas por Bayer, Lacaille y Herschel, así como las distintas propuestas realizadas por diferentes astrónomos.

Como producto de este extenso y detallado trabajo resuelve el tema de las constelaciones y sus fronteras del siguiente modo:

Conserva únicamente las constelaciones propuestas por Ptolomeo y Hevelio, además de las 14 que fueron introducidas por Nicolas Louis de Lacaille, en oportunidad de la expedición astronómica que realizó entre 1751 y 1752 en Cabo de Buena Esperanza (Lacaille, 1763), a las que les había asignado nombres relacionados con instrumentos científicos y de las artes. La gigantesca y célebre constelación Argo desaparece luego de ser finalmente dividida en tres: Carina, Puppis y Vela. Según el decir de Gould lo hizo muy a pesar suyo: “El total abandono de la venerable constelación Argo me ha causado mucho sentimiento…” (Gould, 1879; 62).

Uniformiza los nombres utilizando la forma latina y una sola palabra siguiendo un criterio después adoptado definitivamente. Solo tres casos tienen dos nombres debido a que tienen que distinguirse de una constelación boreal con igual denominación, y también Canis Major para diferenciarla de Canis Minor.

En cuanto a los límites considera una de las sugerencias efectuadas por John F. W. Herschel en la década de 1830:

“Son muy poderosos los argumentos de Herschel y otros en favor del empleo de los círculos y paralelos de declinación como límites de los asterismos, donde quiera que sea posible, y cuando esto no puede ser, de los arcos de círculos grandes. Y cuando esto no puede conseguirse, siempre puede señalarse el curso descrito por una curva sobre la esfera celeste, fijándose las coordenadas de los puntos por los que pasa.” (Gould, 1879; 61)

También considera especialmente las reglas seguidas por Francis Baily  incluidas en los breves escritos “Revision of the constellations” (Baily 1845; 52-62) y “Bayer´s mode of letterring the stars” (Baily 1845; 63-71) – Método de Bayer para denotar las estrellas por letras – publicados en el “Catalogue of Stars of the British Association for the Advancement of Science” en 1845.

A partir de éstos arregla los límites siguiendo meridianos de ascensión recta y paralelos de declinación, y cuanto esto no era posible, con curvas regulares aproximadas en lo posible a círculos mayores. Utiliza en las coordenadas el equinoccio de 1875.0. Pone énfasis además en lograr:

“…que las constelaciones incluyan todas las estrellas denotadas por letras griegas que les fueron atribuidas por sus autores, a menos que tal arreglo no se haya invalidado por alguna autoridad más reciente; como igualmente todas aquellas cuyo brillo alcanza a la sexta magnitud, y que, según el uso general, están comprendidas en estas.” (Gould, 1879; 65-66).

En pocas palabras trata que los cambios impliquen la menor cantidad de modificaciones en cuanto a la “pertenencia” de las estrellas y sus denominaciones, aceptadas en ese momento.

Notas

[1] → Las constelaciones imaginadas por los pueblos originarios americanos son en general poco conocidas, algunos escritos sobre el tema pueden consultarse en: Caminos, N. (1997). Siguiendo el Rastro del Choike. Revista Ciencia Hoy, Vol. 7, N°40. Disponible en www.cienciahoy.org.ar/hoy40/choike.htm; Las culturas antiguas y el misterio del cosmos, Luis C. Martorelli, Cielo Sur, disponible en www.cielosur.com/culturas-antiguas.php; La Cruz del Sur – Su historia, Silvia Smith, Cielo Sur, disponible en www.cielosur.com/constela.php; La astronomía Maya. Tayabeico, Asociación Lorence de Astronomía, disponible en www.tayabeixo.org/historia/his_maya.htm. Todas fuentes consultadas el 26/2/2013.

También son poco conocidas aquellos asterismos que la gente ha imaginado, sin que quedaran registrados por los científicos. Puede, como ejemplo, mencionarse la constelación de “la bocina” mencionada en el capítulo XX de la primera parte del “Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha” utilizada por los pastores españoles, coincidente con la región de la Osa Menor (H. P. Rodríguez, 2011, en Infobservador, disponible en http://infobservador.blogspot.com.ar/2011/03/el-quijote-y-la-astronomia.html.) ( el autor agradece a E. Minniti por esta información). También se recomienda la lectura de “El cielo de los inmigrantes”, trabajo realizado por Armando Mudrik de la Facultad de Matemática, Astronomía y Física de la UNC, donde se hace referencias a las configuraciones que creaban con las estrellas los inmigrantes europeos que se asentaron en el norte de la provincia de Santa Fe (www.hoylauniversidad.unc.edu.ar/2012/agosto/el-cielo-de-los-inmigrantes).

[2] → Recuérdese que las estrellas de una constelación en principio no tienen más vinculación entre sí que el hecho de encontrarse, vistas desde la Tierra, en una misma región del cielo. Los movimientos propios de las estrellas a lo largo de los milenios, cambian sus posiciones relativas deformando los asterismos que arbitrariamente imaginó el hombre. Si nos ubicáramos en otro lugar de nuestra galaxia veríamos las mismas estrellas en otras posiciones, formando por lo tanto configuraciones distintas.

[3] → Los miembros de la subcomisión eran: el francés G. Bigorre, L. Casteels y E. Delporte de Bélgica, J. C. Duncan de EE.UU., E. B. Knobel y M. Proctor de Inglaterra y el canadiense R. K. Young.

[4] →  Las estrellas que varían su brillo se designan por una o dos letras y la constelación en que se ubican. La primera variable descubierta en el asterismo es nombrada con R – por ejemplo R Muscae –, la siguiente S y así sucesivamente. Luego de la Z se continúa con la RR, RS, … RZ, luego SS, ST,…SZ, hasta llegar a ZZ. Si el número de variables a las combinaciones posibles – 334 – las siguientes de nombran con una “V”, un número – a partir de 335 – y la constelación a la que pertenece – por ejemplo V407 Sco –.

Bibliografía

  • Anónimo (1922). Meeting of the International Astronomical Union at Rome, 1922 May 2-10. The Observatory, Vol. 45, 176-190.
  • Baily, F. (1845). The Catalogue of Stars of the British Association for the Advancement of Science;: Containing the Mean Right Ascensions and North Polar Distances of Eight Thousand Three Hundred and Seventy-seven Fixed Stars, Reduced to January 1, 1850: Together with Their Annual Precessions, Secular Variations and Proper Motions, as Well as the Logarithmic Constants for Computing Precession, Aberration and Nutation. With a Preface Explanatory of Their Construction and Application. British Association for the Advancement of Science. London: Richard and John E. Taylor.
  • Delporte, E. (1930). Délimitation scientifique des constellations (tables et cartes). Cambridge: At the University press.
  • Flammarion, G. C. (1956). Eugène Delporte (1882-1955). L’Astronomie, Vol. 70, 379-381.
  • Gould, B. A. (1879). Uranometría Argentina, Catálogo y Atlas (1877). Posiciones y brillos de 7756 estrellas más brillantes que magnitud 7.0, ubicadas dentro de los 100° del polo sur (1875.0). Resultados del Observatorio Nacional Argentino, Vol. I. Buenos Aires: Imprenta de Pablo Emile Coni.
  • James, A. (2010). Scientific demarcation of the constellations. Southern Astronomical Delights. Disponible en http://www.southastrodel.com/Page207.htm.
  • Herschel, J. F. W. (1844). Further remarks on the revision of the constellations. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, Vol. 6, 60-62.
  • de Lacaille, N. L. (1763) Coelum Australe Stelliferum. Sumptibus Hipp. Lud. Guerin & Lud. Fr. Delatour.
  • Paolantonio, S. y Minniti, E. (2001). Uranometría Argentina 2001. Historia del Observatorio Nacional Argentino. SECyT – OAC, Universidad Nacional de Córdoba.
  • Stratton, F.J.M. Ed. (1928). Transactions of the International Astronomical Union. Proceedings of the 3rd General Assembly. Leiden, The Netherlands, July 5- 13, 1928. Cambridge University Press.

Este documento, texto e imágenes, está protegido por la propiedad intelectual del autor. Puede hacerse libre uso del mismo siempre que se cite adecuadamente la fuente:

Paolantonio, S. (2013). Las constelaciones y la Uranometría Argentina. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/contelacionesyua/. Recuperado el … (indicar la fecha).

No se autoriza el uso de la presente obra para fines comerciales y/o publicitarios. Ante cualquier duda dirigirse a: paolantoniosantiago@gmail.com.

Anuncios

One Response to Las constelaciones y la Uranometría Argentina

  1. Jesús Guerrero dice:

    Excelente trabajo! Santiago. Te felicito.
    Jesús Guerrero – ALDA – Venezuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: