Congresos y reuniones de astrónomos en Argentina (I)

S. Paolantonio

pdfDescargar texto completo en PDF ( 1,32 MB)

 

 

Fotografía de la recepción de los delegados al Congreso Científico realizado en 1910 en la sede de la Sociedad Científica Argentina en Buenos Aires. Hasta donde se conoce, este congreso fue la primera vez en que se reunieron astrónomos de las dos instituciones argentinas existentes en la época para discutir sobre sus investigaciones (Archivo General de la Nación, tomado de de Asúa 2011, 21).

Las reuniones y congresos tienen gran relevancia para el desarrollo de la ciencia, dado que permiten a los científicos ponerse al día de los últimos avances y descubrimientos en sus líneas de estudio, así como el intercambio de metodologías. Se constituyen en espacios en los que los investigadores, como integrantes de una comunidad, pueden establecer contacto con sus colegas y ampliar la red personal de relaciones, facilitando la creación de equipos interinstitucionales y nuevas líneas de trabajo. Además, posibilitan aunar esfuerzos a través de consensos, para generar recomendaciones destinadas a favorecer el progreso de los distintos campos científicos.

Teniendo en consideración lo indicado, en este texto se realiza una primera aproximación a las reuniones de astrónomos realizadas en argentina a lo largo de la primera mitad del siglo XX, dada su importancia para la conformación de una comunidad astronómica nacional, en el contexto latinoamericano y mundial, y para la institucionalización de la ciencia en el país.

A fines del siglo XIX las dos instituciones astronómicas argentinas eran el Observatorio Nacional Argentino con sede en la ciudad de Córdoba (izquierda) (Archivo OAC, dig. S. Paolantonio) y el Observatorio Astronómico de La Plata, dependiente de la provincia de Buenos Aires (derecha) (Hussey et al 1914).

Siglo XIX

Desde su creación en 1871, el Observatorio Nacional Argentino tuvo un actuar solitario en el área de la astronomía a lo largo de más de una década hasta la fundación del Observatorio Astronómico de La Plata. Los muy reducidos equipos de astrónomos de cada institución, no establecieron entre sí vínculos significativos a lo largo del siglo XIX. La razón principal de esta falta de contacto puede encontrarse en las fuertes desinteligencias profesionales y personales (y de índole nacionalista) que se estableció entre los primeros directores, Benjamin Gould y Francis D.  Beuf (Paolantonio 2011b)[1].

En cambio, era considerable el intercambio entre estas instituciones con astrónomos y observatorios europeos y norteamericanos. En cuanto a la participación en congresos científicos, una práctica usual para la época en Europa y Estados Unidos, Gould en carácter de Convencional de Pesas y Medidas Argentino, participó en el reunión de 1880 del Comité Internacional de Pesos y Medidas realizada en París. Por su parte, Beuf estuvo presente en 1887 en el congreso del Catálogo Astrográfico y la Carta del Cielo realizado también en la capital francesa (Paolantonio 2015 y Minniti y Paolantonio 2009).

En Argentina, a fin de siglo, con motivo del 25 aniversario de la fundación de la Sociedad Científica Argentina, se organizó en la ciudad de Buenos Aires en abril de 1898 el Primer Congreso Científico Latinoamericano. Este importante evento, fue el primero que reunió en gran número destacadas personalidades de diversas ramas de las ciencias y la ingeniería de la región.

Tanto Beuf como John M. Thome, en ese momento a cargo del observatorio de Córdoba, fueron incluidos como vocales del Comité de Organización del Congreso (SCA 1897), al cual adhirieron como directores de sus respectivas instituciones, que sin dudas contaban con un gran reconocimiento a nivel nacional e internacional. Sin embargo, no hay registros que hayan participado efectivamente en las reuniones. Sí se encontraba presente en la 2da Sección “Ciencias Físico-Químicas y Naturales”, el ingeniero Virgilio Raffinetti, astrónomo del Observatorio de La Plata, quien no presentó ninguna ponencia (SCA 1899).

Entre los trabajos expuestos en las distintas sesiones, no se encuentra ninguno netamente astronómico. Puede destacarse la conferencia sobre Gravitación Universal que estuvo a cargo del Académico Dr. Luis Harperath, profesor de la Universidad de Córdoba, y una posterior exposición sobre el mismo tema del ingeniero Carlos Honoré, en las que se abordó entre otras temáticas la problemática del origen de la Tierra (SCA 1899). También se realizaron varias ponencias relacionadas con la Meteorología, siendo tal vez la más singular la de Gabriel Carrasco, titulada “Influencia de las manchas de sol en las crecientes extraordinarias de los ríos del Plata[2].

Este congreso tuvo continuidad con otras reuniones realizadas en el siglo siguiente con sede en distintos países de América.

Siglo XX

En 1901 se realiza el Segundo Congreso Científico Latinoamericano en Montevideo, Uruguay y en 1905 el Tercero en Río de Janeiro, Brasil. En 1908 la reunión cambió de nombre al integrarse representantes de países de Norteamérica, pasando a denominarse Primer Congreso Científico Panamericano, efectuado en Santiago de Chile.

En 1910, con motivo del centenario de la Revolución de Mayo, se promulga la Ley Nº 6286 que contemplaba en su artículo 6 la realización de un Congreso Científico Internacional Americano[3], el que se llevó a cabo entre el 10 y el 25 de julio. Como el de 1898, el evento fue organizado por la Sociedad Científica Argentina y pretendía ser:

“…, a la vez que un torneo al que concurrirá la ciencia universal…”…“…presentar el estado de desenvolvimiento de la cultura argentina, al finalizar el primer siglo de vida nacional.” (Barabino a Perrine, nota 570, 7/6/1910[4]).

Este se constituyó en la primera oportunidad en la que astrónomos de las distintas instituciones argentinas se reunieron en un congreso científico.

Casi dos años antes, en septiembre de 1908, imprevistamente había falleció John Thome, en cuyo lugar, al año siguiente, fue nombrado al frente del Observatorio Nacional el Dr. Charles D. Perrine.

Se cursaron invitaciones a numerosos países para que participaran del Congreso, EE.UU. se interesó particularmente. Tempranamente, en 1909, el  Ministro C. H. Sherrill de la Legación Americana en Buenos Aires le escribe una misiva al entonces flamante director Perrine, poniéndolo al tanto de la importancia que se le asignaba a la reunión (Sherrill a Perrine 28/10/1909). Posteriormente Perrine recibió una invitación de la prestigiosa revista Nature para que enviara una semblanza de lo ocurrido en las sesiones (Nature a Perrine, 31/3/1910, Perrine 1910).

El Congreso Científico Internacional Americano tuvo una amplia repercusión en la prensa local. En este artículo periodístico publicado en Buenos Aires se enumeran los encargados de las distintas secciones, todos ellos reconocidos científicos nacionales del más alto nivel (La Nación, 17/6/1909).

Como había ocurrido en el congreso de 1898, las instituciones astronómicas se consideraron especialmente, Perrine junto al entonces director del Observatorio Astronómico de La Plata, el italiano Francesco Porro de’Somenzi, fueron designados vicepresidentes de la Subsección Ciencias Astronómicas de la Sección Ciencias Física y Matemáticas. Como secretario se nombró al ingeniero Raúl Gómez, astrónomo del observatorio platense (SCA 1910a y 1910b). Ambos directores, junto a Walter Davis, máxima autoridad de la Oficina Meteorológica Argentina y Richard Tucker, encargado del Observatorio de San Luis (ambos ex empleado del Observatorio Nacional), también resultaron designados en  la  sub Sección Sismología de la sección Geología, recayendo el cargo de secretario en el Dr. Galdino Negri, Jefe de la sección de sismología del Observatorio de La Plata (Negri a Perrine 7/4/1910; SCA 1910a y 1910b).

La Plaza de Mayo iluminada en celebración del Centenario de la Revolución de Mayo de 1910 (juntadeestudioshistoricosdeboedo.blogspot.com.ar/2015/05/efemerides-del-mes-de-mayo.html).

El Dr.  Perrine se ocupó especialmente de que los miembros del Observatorio Nacional Argentino participaran del Congreso, el 21 de junio de 1910 envió al Presidente de la Comisión de Propaganda, ingeniero Santiago E. Barabino, la lista de los trabajos que se presentarían[5]:

  • El trabajo del Observatorio Nacional Argentino” por C. D. Perrine,
  • El Nuevo Círculo Meridiano Repsold del Observatorio Nacional” por Chester W. Hawking y Manuel Martín Maynet,
  • Unas modificaciones en el telescopio Astrográfico” por Federico Symonds y Robert Winter,
  • Observaciones de las estrellas en la zona -23 a -32” por Maximino Esteban y Enrique Chaudet,
  • “Unas fotografías del Cometa Halley” por C. D. Perrine.

Charles D. Perrine (CyC 1912), Fortunato Devoto y Raúl Gómez (CyC 14/5/1910, 606).

Richard Tucker (Archivo OAC), Walter Davis (Museo Meteorológico BAG), Enrique Chaudet (Archivo OAC) y Friedrich W. Ristenpart (Minniti 2011).

De los autores, únicamente concurrieron a las reuniones el director (junto a su esposa) y el ayudante Enrique Chaudet, quien en ese momento estaba realizando tareas en la estación de Oncativo a modo de colaboración[6].

Como vicepresidente de la subsección de Astronomía, Perrine gestionó el envío de cinco trabajos de su colega del Observatorio de Santiago de Chile, Dr. Friedrich W. Ristenpart, solicitando que se los incluyera a pesar que había pasado la fecha límite de presentación (Ristenpart a Perrine 20/6/1910; Perrine a Barabino 7/7/1910).

Pocos meses antes del inicio del Congreso, el Dr. Porro fue depuesto de su cargo (31/3/1910) como consecuencia del descontento que por su actuar existía en la Facultad de Ciencias Física, Matemáticas y Astronómicas, incorporándose como Director interino del Observatorio (un departamento de la Facultad) al presbítero Fortunato Devoto (Gershanik 1979). Devoto fue finalmente quien participó en las reuniones como representante de esta institución.

Puede mencionarse que entre los inscriptos al evento se encontraba Juan A. Carullo, gerente del Banco Español de la ciudad de Mendoza, aficionado a la astronomía que construyó un observatorio privado en esa ciudad, que contaba con un notable instrumental. Años más tarde, ese equipamiento se convertiría en el inicial del tercer observatorio argentino, el Félix Aguilar de San Juan.

Sala en que se realizaron las sesiones de la Sección Ciencias Física y Matemáticas, ubicada en un edifico de calle Florida 248 de la ciudad de Buenos Aires. Las reuniones se llevaron adelante por la mañana, los días 13 (acto inaugural), 15, 16, 19, 20 y 22 (cierre). En la fotografía expone el ingeniero Emilio Rebuelto el 15 de julio (SCA 1910b) (Caras y Caretas, Nº 616, 23/7/1910).

Los encuentros de la Sección de ciencias Física y Matemáticas dieron inicio el 13 de julio, en un salón ubicado en la calle Florida 248. Los temas principales que se tratarían en la subsección de astronomía serían:

  • La organización de una oficina para la institución de una efeméride austral,
  • Sobre la medición del arco de meridiano sudamericano. Ejecución de las resoluciones tomadas en el Congreso de Chile (el Panamericano de 1908),
  • Determinación de la gravedad en el hemisferio austral.

El jueves 15, Richard Tucker, astrónomo de larga trayectoria, quien fuera empleado por muchos años en el observatorio cordobés junto a John Thome, época en la que participó en la observación del Córdoba Durchmusterung, expuso sobre “El sistema fundamental de las estrellas”, tema relacionado con los trabajos que se estaban realizando en San Luis.

En la sesión del martes 19, realizó su exposición el Dr. Perrine sobre los trabajos llevados adelante en el Observatorio Nacional[7]. Al finalizar su ponencia el director mostró a los congresista numerosas fotografías del cometa Halley obtenidas en Córdoba, que se ese mismo año había hecho su aparición revolucionando a todos. Luego de los aplausos, Ristenpart  hace  lo  propio  con  las  imágenes  logradas  en  Chile,  las  que si bien, según sus propias palabras, no podían compararse con las anteriores, despertaron gran interés de los presentes (ACA 1910b y Ristenpart 1910).

El mismo año del centenario de la Revolución de Mayo hizo su aparición el cometa Halley, visita que revolucionó al mundo astronómico. El gran interés despertado por el astro en la sociedad se vio reflejado en los numerosos artículos aparecidos en periódicos y revistas, incluso fue un usual “protagonista” de las publicidades de la época (Caras y Caretas, Nº 607, 21/5/1910)

En el último día de reunión, el jueves 22, el director del Observatorio de La Plata, Devoto, habló sobre las “Efemérides del Sol” en las que estaba trabajando, explicando los procedimientos que había empleado para confeccionar las tablas.

Tal como se espera de este tipo de eventos, se lograron consensuar numerosas sugerencias dirigidas a los poderes políticos e instituciones, destinadas a incentivar el progreso de la ciencia en la región. Entre los correspondientes a la Sección de Física y Matemáticas, se identifican tres relacionados directamente con la astronomía.

Dado que las observaciones planeadas por el Observatorio Dudley y la Carnegie Institution de Washington estaban por finalizar, se preveía que en pocos meses las instalaciones existentes en San Luis quedarían desocupadas. Por esta razón, en oportunidad de la ponencia realizada por Tucker,  el ingeniero Osvaldo Lederer del Instituto Geográfico Militar y Ristenpart, propusieron la conservación de las mismas, moción que fue aprobada y formó parte de la primera propuesta (de los “Votos del Congreso”), en la que se solicitaba al Gobierno Argentino, su preservación para que quedase a disposición de  los astrónomos (SCA 1910b, 563)[8]. Sin dudas no pudieron ser ajenos a esta sugerencia Tucker y Perrine (de  hecho años más tarde, el Director fue encargado por el Gobierno para tomar posesión de los edificios).

Los congresistas visitaron en la ciudad de La Plata el Museo de Ciencias Naturales (se señala al Dr. Perrine director del Observatorio Nacional Argentino) (Caras y Caretas, Nº 616, 23/7/1910).

Los congresistas visitaron en la ciudad de La Plata el Museo de Ciencias Naturales (se señala al Dr. Perrine director del Observatorio Nacional Argentino) (Caras y Caretas, Nº 616, 23/7/1910).

Fotografía tomada en oportunidad de la visita realizada por los congresistas al Observatorio Astronómico de La Plata, donde fueron recibidos por el director presbítero Fortunato Devoto. Se identifica al Dr. Perrine director del Observatorio Nacional Argentino (Caras y Caretas, Nº 616, 23/7/1910).

En la sesión del 16 de julio, Carlos Hesse, proveniente de Iquique, Chile, disertó sobre las “Modificaciones del calendario y de las esferas horarias de los relojes”, proponiendo dividir el año en 13 meses de 28 días, 4 semanas y 7 días. Ristenpart, si bien felicita la iniciativa, manifiesta su desacuerdo con la adopción de un año de 13 meses. Dada la existencia en la época de numerosas propuestas de modificaciones del calendario, el ingeniero Agustín Delgado, profesor de las Universidades de La Plata y Buenos Aires (que actuaba de secretario), propuso la adopción de un calendario uniforme basado en el Gregoriano, lo que fue apoyado por los congresistas, convirtiéndose en la segunda sugerencia de la sección.

El director del Observatorio de Santiago, que tuvo una muy activa participación en el congreso, en la sesión del 19 de julio recordó que durante el Primer Congreso Científico Panamericano realizado en Chile, Porro d’Somenzi había planteado la adopción del meridiano de Greenwich como referencia para los países de la región. Dado que hasta 1910 solo Chile y Perú lo habían hecho, Ristenpart peticiona que se insista sobre la conveniencia de utilizar ese meridiano, moción que fue apoyada por unanimidad a pedido de Fortunato Devoto. Así se constituyó en el tercer “Voto”, en el que se pide el uso del meridiano de Greenwich para todos los países de América a partir del primer día de enero de 1911 (SC 1910b). Argentina tardará en adoptarlo, recién lo hace en 1920 (Minniti y Paolantonio 2009).

Al día siguiente, Ristenpart habla nuevamente, esta vez sobre “Un nuevo almanaque astronómico de Santiago y la efeméride común para la América del Sur”, planteando realizar un trabajo conjunto con las efemérides, en particular con el Observatorio de La Plata (Córdoba ya no estaba editando efemérides), para evitar dispersar esfuerzos. Las efemérides estarían dirigidas en particular para Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay. A pesar que Devoto apoya la iniciativa en forma inmediata y se aprueba el siguiente texto:

“Para realizar la unificación de almanaques astronómicos en las repúblicas de Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay, el Congreso científico declara que convendría formar una comisión de representantes de dichos países encargada de proyectar las bases de la unificación y correr con todos los trámites relativos a su realización” (SCA 1910b, 262).

Si bien finalmente la sugerencia no aparece en la lista, desconociéndose la razón, en los años siguientes se concreta la iniciativa. Para el año 1911 se publica el Calendario Astronómico desde Observatorio de La Plata, de común acuerdo entre la Argentina, Chile, Paraguay y el Uruguay. Le continuaron los calendarios de 1912 y 1913. Después del fallecimiento del Dr. Ristenpart en 1913, el nuevo director del Observatorio Nacional de Chile se retiró del convenio, con el objeto de publicar en Santiago un Calendario Astronómico de carácter nacional. El Observatorio Nacional Argentino continúo publicando efemérides (hasta 1916) mientras que en La Plata la suspendieron (Hussey et al 1914; Minniti y Paolantonio 2009)[9].

A lo largo del Congreso se presentaron numerosas oportunidades para establecer los esperados contactos personales entre los participantes. En este sentido, en su informe al Rector de la Universidad, Ristenpart resalta la importancia de “…Cultivar relaciones cercanas con los colegas de la misma ciencia…” (Ristenpart 1910).

Ristenpart lo hace en particular con Perrine, quien le pide una copia de los planos del nuevo observatorio que se construiría en “Lo Espejo”, con la intención de tomarlos como referencia para la futura nueva sede del Observatorio Nacional que estaba planificando. Ambos investigadores también discutieron la posibilidad de realizar trabajos conjuntos.

Fuera de las relaciones posibles entre astrónomos, también fue una oportunidad singular para conectarse con notables personalidades de las ciencias, tal el caso del físico Dr. Emilio Bose de la Universidad Nacional de La Plata o el físico y matemático italiano Vito Volterra.

Un caso notable fue el del reconocido Dr. Hermann Struve, quien presentó un trabajo para ser publicado, “Beobachtungsergebnise der kgl Sternawarte in Berlin” (Resultados de la observación del Observatorio Real de Berlín).

Johann Gottfried Galle (Olga Radomsky, http://www.aip.de/image_archive/Institute.Portraits.html).

G. V. Schiaparelli en el observatorio de Brera, Milán (it.wikipedia.org/wiki/Giovanni_Schiaparelli#/media/File:SchiaparelliBeltrame28ott1900.jpg). Tumba de Schiaparelli, Cementerio Monumental Milán (S. Paolantonio 2016).

Mientras sesionaba el Congreso se recibió la noticia del fallecimiento de dos grandes astrónomos, el de Giovanni Virginio Schiaparelli, ocurrido el 4 de julio en Milán, Italia, a los 75 años de edad, y el de Johann Gottfried Galle, descubridor de Neptuno, en Potsman, Alemania, el 10 de julio a la edad de 98 años.

 

 

Notas:

[1] ↑ En agosto de 1899 falleció Beuf, luego de una penosa enfermedad, asumiendo la dirección el ingeniero Virgilio Raffinetti. John Thome, quien había reemplazado a Gould, visitó el observatorio de La Plata para analizar la posibilidad de trasladar su astrográfico de Carte du Ciel. Los comentarios que realiza posteriormente a su colega del Observatorio de París, parecen indicar que fue el primer encuentro que tuvo con Raffinetti, confirmando que a fines del siglo aún no había contactos frecuentes entre las instituciones. Sobre estos hechos puede consultarse Paolantonio 2011a, apartado Razones por las cuales el Observatorio Nacional Argentino no participó del congreso de París de 1887.

[2] ↑ Gabriel Carrasco, político, docente y aficionado a las ciencias, nacido en la ciudad de Rosario, se presentó como “Miembro del Comité de Organización de las Sociedades de Geografía de Buenos Aires, París, Madrid, etc.”. Tal como se destacó en Córdoba Estelar (Minniti y Paolantonio 2009), siendo Ministro de la Provincia de Santa Fe, Carrasco bregó por la adopción de la señal horaria difundida por el Observatorio Nacional Argentino como hora oficial para todo el territorio nacional.

[3] ↑ Sobre este congreso puede consultarse a de Asúa 2011 y 2012. Los trabajos fueron publicados en dos volúmenes durante 1910 por la Sociedad Científica Argentina, Congreso Científico Internacional Americano. 10 al 25 de julio de 1910 (SCA 1910b).

[4] ↑ Toda la correspondencia citada en este texto se encuentra resguardada en Museo Astronómico del Observatorio Astronómico de Córdoba, el autor agradece el acceso a la misma.

[5] ↑ Los trabajos finalmente considerados en la subsección de Ciencia Astronómica fueron (SCA 1910b):

Del Observatorio Nacional Argentino

 “La obra del Observatorio Nacional Argentino.” por C. D. Perrine

“Algunas mejoras en el telescopio astrográfico.” por Robert Winter

Observaciones de las estrellas en la zona -23 a -32.” por Enrique Chaudet

El Nuevo Círculo Meridiano Repsold del Observatorio Nacional.” por Chester W. Hawsking

Del Observatorio Astronómico de La Plata

“Efemérides del Sol y de la Luna.” por Fortunato Devoto

Del Observatorio de San Luis

El sistema fundamental de las estrellas.” por Ricard H. Tucker

Del Observatorio  de Santiago de Chile

 “Unificación de la hora en la América del Sur.”

“El nuevo Almanaque astronómico de Santiago y la efeméride común de la América del Sur.”

“Conveniencia de referir todo nuevo cálculo de posición de estrellas a un mismo equinoccio.”

por Federico Ristermpart

Del Instituto Geográfico Militar

Determinación de las coordenadas geográficas, triangulación geodésica, mediciones de bases.”

por Osvaldo Lederer

y de Iquique, Chile

 “Proyecto de reforma del calendario” por Carlos Hesse

[6] ↑ La inscripción tenía un costo de 5 pesos oro, equivalentes a 11,37 pesos moneda nacional (o una libra esterlina).  El 31 de marzo de 1910, Perrine envía al Tesorero este monto más 1 peso oro por la cuota de entrada de su esposa (SCA 1910b, 109; Perrine a  Santángelo 31/3/1910).

[7] ↑ Los trabajos presentados eran de algún modo valorados por los presentes al momento mismo de presentarse. En la sesión de 19 de julio, el señor Antonio Massioti intenta exponer sobre “Corrección fundamental al colorario de Newton y a las leyes de Kepler”, siendo interrumpido casi de inmediato por los congresista, y un segundo trabajo fue declarado: “la obra presentada por el señor Mossioti La mecánica racional aplicada a la génesis biológica, etc. no pertenece por su índole a las ciencias de que se ocupa esta sección”. A pesar de esto, en el volumen 1 de la publicación del Congreso aparece como “trabajo considerado” (SCA 1910b, 595). En otro hecho ocurrido el 22 de julio, Ristenpart discute tratando de refutar el trabajo del ingeniero Dante Tesieri, el que según sostenía “deducía empleando erróneamente la ley de Newton que radio terrestre no era tan grande como generalmente se le considera…”.

[8] ↑ Si bien se hizo caso a la propuesta, las instalaciones no pudieron ser ocupadas para el destino pensado, luego de ser ocupadas por distintas reparticiones, sufrir un incendio, se demolieron. Pueden consultarse los detalles de estos eventos en Paolantonio 2014: El observatorio astronómico de San Luis. Apuntes complementarios de un observatorio olvidado. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/obssanluis/.

[9] ↑ En la sección se recomienda (Voto IX) (SCA 1910b, 565) que se inicie en Argentina lo antes posible mediciones de gravedad en todo su territorio por la importancia para la determinación de la forma de la Tierra.

 

Referencias

  • de Asúa M. (2011). La fiesta de la ciencia. Ciencia Hoy, 21, 125, 18-24. http://www.cienciahoy.org.ar/ch/ln/hoy125/La%20fiesta%20de%20la%20ciencia.pdf.
  • de Asúa M. (2012). La ciencia del Centenario. Las discusiones del Congreso Científico Internacional Americano de 1910. Ciencia Hoy, 21, 126, 4-20. Disponible en http://www.cienciahoy.org.ar/ch/ln/hoy126/centenario.html.
  • Gershanik, S. (1979). El Observatorio Astronómico de La Plata, en Evolución de las ciencias en la República Argentina 1923-1972, Tomo VII, Sociedad Científica Argentina.
  • Hussey W. J., Delavan P. T. y Dawson B. H. (1914). Descripción general del Observatorio, su posición geográfica, y observaciones de cometas y de estrellas dobles. Publicaciones del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de La Plata; Tomo 1, La Plata.
  • Minniti E. R. y Paolantonio S. (2009). Córdoba Estelar. Historia del Observatorio Nacional Argentino. Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba: Editorial de la Universidad. 2da Edición, Versión digital 2013, disponible en: http://oac.unc.edu.ar/descargas/.
  • Paolantonio, S. (2011a). El telescopio astrográfico del Observatorio de Córdoba. II. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/astrografico2/.
  • Paolantonio, S. (2011b). El telescopio astrográfico del Observatorio de Córdoba. III. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/astrografico3/.
  • Paolantonio, S. (2015). Benjamin Gould y el Sistema Métrico Decimal en Argentina. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/sistemametrico-2 .
  • Perrine C. D. (1910). The International Scientific Congress at Buenos Aires. Nature, 84, 2138, 509-510 (20 October 1910).
  • Ristermpart F. W. (1910). Memoria del Director del Observatorio Nacional sobre su actuación ante el IV Congreso Científico en Buenos Aires, Dirigida al Rector de la Universidad de Chile.
  • SCA (1897). Congreso Científico Latino Americano. Anales de la Sociedad Científica Argentina, mayo 1897, V, XLIII, 209-221. Buenos Aires.
  • SCA (1899). Primera Reunión del Congreso Científico Latino Americano. III Trabajos de la 2da Sección, Ciencias Físico-Químicas y Naturales. Buenos Aires: Compañía Sud-Americana de Billetes de Banco.
  • SCA (1910a). Congreso Científico Internacional Americano. Anales de la Sociedad Científica Argentina. T. LXIX. Buenos Aires: Coni Hermanos.
  • SCA (1910b). Congreso Científico Internacional Americano. 10 al 25 de julio de 1910. Sociedad Científica Argentina. Buenos Aires: Coni Hermanos. (2 volúmenes).

 

Este documento, texto e imágenes, está protegido por la propiedad intelectual del autor. Puede hacerse libre uso del mismo siempre que se cite adecuadamente la fuente:

Paolantonio, S. (2016). Congresos y reuniones de astrónomos en Argentina (I). Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/congresos1/. Recuperado el … (indicar la fecha).

No se autoriza el uso de la presente obra para fines comerciales y/o publicitarios. Ante cualquier duda dirigirse a: paolantoniosantiago@gmail.com.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: