Astronomía Argentina, Meteoritos

Meteorito de Santa Fe

Espécimen no registrado en los Anales Meteorísticos Argentinos

Este meteorito no fue considerado en los estudios del Prof. José Luis Benet en su trabajo Los Meteoritos del Litoral Argentino, ni por Acevedo, Rogelio D. y R0cca, Maximiliano C.L. en su Catálogo de los Meteoritos Hallados en Territorio Argentino; y mucho menos por Herrero Ducleux en sus investigaciones; tampoco en la literatura general del tema a nuestro alcance. El autor lo encontró por intermedio de su hermana María Angélica en el depósito del Museo de Historia Natural “Florentino Ameghino” de la ciudad de Santa Fe. En un principio estuvo expuesto en la sala de ingreso a la Entidad pero, por la falta de vigilancia, su entonces Director – Lic. Carlos Virasoro – dispuso su alejamiento del público en resguardo de su integridad.

Descargar texto completo en PDF (910 kB)

Anuncios
Meteoritos

Meteorito de Arroyo Aguiar

Un caso excepcional

El meteorito de Arroyo Aguiar, Santa Fe, Argentina, constituye el único caso conocido por el autor de un meteorito cuyo protagonista vio a campo descubierto, en pleno día, la estela producida en el cielo y el deslumbrante destello emergente; a continuación observó caer un objeto en un lugar cercano; procedió a recogerlo después de cruzar un alambrado y caminar algo más de cien metros; tuvo que esperar a que se que enfriara. Lo ubicó fácilmente en el fondo de un pequeño cráter en razón de que comenzó a quemar los pastos del lugar…

Leer texto completo en PDF (856 kB)

Astronomía Argentina, Historia de la Astronomía, Meteoritos

Meteorito “Casilda”, una historia recuperada

En 1937, Domingo Flordiani se encontraba trabajando en una ladrillera, propiedad de su padre Ángel María, ubicada en un predio cercano a Casilda, localidad próxima a la ciudad de Rosario, en la zona sur de la provincia de Santa Fe, Argentina. Con pala extraía la tierra necesaria para la fabricación de los preciados ladrillos. En el proceso, se percató de la presencia de una rara piedra de regular tamaño que por varias décadas permaneció expuesta en su casa. 30 años más tarde de estos hechos, el objeto fue enviado al Departamento de Geología del Instituto Miguel Lillo de la ciudad de San Miguel de Tucumán. Su análisis estableció que se trataba de un meteorito, el que pasó a llamarse “Casilda”. El 15 de mayo de 2017, a 80 años de su hallazgo, y luego de numerosos trámites, el meteorito fue restituido a la ciudad de Casilda.

Leer texto completo