James O. Mulvey

Instrumentista del Observatorio Nacional Argentino

Santiago Paolantonio

Descargar en PDF (1,22 MB)

El Dr. Charles D. Perrine, luego de ser designado director del Observatorio Nacional Argentino, camino a Córdoba desde su hogar en Southern California, se contacta en la ciudad de Chicago con Albert B. Porter (1864 – 1909), diseñador y constructor de instrumentos científicos, dueño del entonces prestigioso “Scientific Shop”. El flamante director se informó de diversos aspectos de su interés relacionados con el proyecto de instalar en Argentina un telescopio de grandes dimensiones. En la oportunidad, Porter presentó al encargado del taller, James Mulvey, un hábil mecánico del que habló en términos muy favorables (Perrine, 1916a, b).

Previo paso por Europa, Perrine llega a  Buenos Aires el 27 de mayo de 1909.

Entre tanto, el 16 de mayo de 1909, Mulvey escribe al Dr. Perrine anunciándole el imprevisto fallecimiento de Porter (Mulvey a Perrine, 16/5/1909). En la misiva el mecánico le ofrece sus servicios para el observatorio.

El ofrecimiento de  Mulvey llegaba oportunamente, dado que una de las primeras tareas a la que se aboca el director fue la creación de un taller mecánico para la fabricación de instrumentos astronómicos necesarios para la institución. La respuesta de Perrine dio esperanzas a Mulvey de que se concrete su pedido, si bien le aclara que debido su reciente llegada al observatorio la posible designación se tardaría algún tiempo (Perrine a Mulvey, 19/6/1909).

1. Carta de Perrine a James Mulvey en la que el director deja abierta la posibilidad de contratar al mecánico. (Archivo OAC, Cuaderno copiador 4, p. 35. digitalizada por el autor).

El mecánico debió esperar hasta el año siguiente para ser contratado. Su primera tarea fue controlar las máquinas herramientas que el Observatorio había adquirido en EE.UU. para equipar el taller.

James Oliver Mulvey había nacido el 5 de noviembre de 1868 en la ciudad de Madison, estado de Indiana, EE.UU.. Estudió y se graduó en el Wichita High School y fue estudiante de la Lewis Academy en la misma ciudad. Desde temprana edad se vuelca por la mecánica y la química. En Chicago entra en relación con el Armour Institute of Technology, adquiriendo conocimientos de física y en particular de óptica (Perrine, 1916a, b). Se asocia con Albert B. Porter, en cuyo negocio desarrolla sus habilidades hasta la muerte del empresario, hecho que acabó con el emprendimiento del “Scientific Shop”.

 

Mulvey en Córdoba

Cumplido el encargo de controlar la compra de las máquinas, Mulvey emprende el viaje a Córdoba arribando en el mes de septiembre de 1910.

A su llegada es designado instrumentista a cargo del taller mecánico.

Su primer trabajo en el observatorio se relaciona con la reparación de la nueva máquina comparada para medir las placas fotográficas obtenidas para el programa del Catálogo Astrográfico. El fabricante envió el dispositivo en una caja, la cual fue abierta en aduana y embalada nuevamente en forma incorrecta – invertida – lo que le ocasionó grandes daños. A pesar que en un primer momento se temió que quedase inutilizable, Mulvey logró recuperarla, hecho que impresionó favorablemente al director (Perrine, 1916a, b).

 

2. James Oliver Mulvey en 1912 (Detalle, Archivo OAC, digitalizada por el autor).

3. Otra fotografía de James Mulvey en 1912 (parado, primero a la derecha) junto a otros integrantes del observatorio. Sentado, el director Dr. Charles D. Perrine (Detalle, Caras y Caretas 1912, digitalizada e identificada por el autor).

4. Mulvey a un lado del torno comprado en EE.UU. (Caras y Caretas 1912, digitalizada por el autor).

Bajo la dirección de Perrine diseña y construye monturas ecuatoriales y cámaras destinadas a la observación de eclipses totales de Sol. Se empleó madera, debido a que el director estaba convencido que de este modo soportarían mejor las grandes variaciones de temperatura que se daban a lo largo de estos fenómenos. Cada montura contaba con un sistema de relojería para el movimiento de seguimiento, los que también fueron diseñados y fabricados en la institución, dotados de un novedoso sistema de regulación de velocidad inventado por Mulvey (Paolantonio, 2011b). Estos instrumentos se emplearon en las expediciones de 1912, 1914 y 1916, entre cuyos objetivos figuraba la verificación de la teoría de la relatividad (Paolantonio y Minniti, 2007).

 

5. Izquierda: una de las monturas realizadas en el Observatorio Nacional Argentino destinadas a la observación de los eclipses totales de Sol – no tiene instaladas las cámaras – (Archivo OAC, digitalizada e interpretada por el autor). Derecha: sistema de relojería elaborado por James O. Mulvey (fotografía del autor).

 Mulvey forma parte de las comisiones enviadas a Cristina, Brasil, en 1912 y a Feodosia, Ucrania, en 1914 (Paolantonio, 2010).

 6. Mulvey (parado) junto a Robert Winter – fotógrafo del observatorio – en Cristina, Brasil ( Archivo OAC, digitalizada por el autor).

7. La comisión del Observatorio Nacional Argentino en Cristina, Brasil, octubre de 1912.Desde la izquierda, R. Winter, J. Mulvey y E. Chaudet. Falta el Dr. Perrine, cuarto integrante de la comitiva. (Archivo OAC, digitalizada e interpretada  por el autor).

8. Los instrumentos fabricados por Mulvey instalados en Feodosia, Ucrania, 1914 (Archivo OAC, digitalizada por el autor).

9. Mulvey y Perrine, integrantes de la expedición a Feodosia, Crimea en 1914, junto a colaboradores y locales. En el detalle, James O. Mulvey (Archivo OAC, digitalizada e identificada  por el autor).

10. Detalle de otra fotografía obtenida en Feodosia, Crimea en 1914. Primero a la derecha (atrás) Mulvey, primero a la izquierda el Dr. Perrine (Archivo OAC, digitalizada e identificada por el autor).

En 1911 Mulvey corrige el objetivo fotográfico del telescopio astrográfico fabricado por Gautier y adquirido por el observatorio en 1902 para llevar adelante el programa de la Carte du Ciel. Las imágenes estelares obtenidas con este objetivo presentaban una forma triangular, consecuencia de un incorrecto diseño del soporte de las lentes. Para corregir el defecto se reemplazaron las láminas de plomo que suplementaban las lentes por tiras de papel. Además, se cambió el anillo de bronce original que no tenía la rigidez requerida, por otro de hierro fundido fabricado en los talleres del observatorio, de mayor espesor, que distribuía uniformemente la presión sin deformar las lentes (Perrine, 1925, Paolantonio, 2011a).

11.  Objetivo fotográfico del astrográfico. Mulvey modificó el soporte de las lentes mejorando sustancialmente las imágenes estelares  (Fotografía del autor, 2011).

El regulador de velocidad del sistema de seguimiento del astrográfico funcionaba mal, por lo que en 1914 fue reemplazado por el inventado por Mulvey. Ese mismo año, cuando el astrográfico es trasladado a su nueva cúpula, también realizó mejoras en la montura (Paolantonio, 2011b).

A fines de 1909 el Gobierno Nacional autoriza la construcción de un gran telescopio para el Observatorio de Córdoba. Se adquiere en Francia el bloc de vidrio para realizar un espejo de 1,5 metros de diámetro, el que llega a la institución en 1913 (Paolantonio y Minniti, 2009; Minniti y Paolantonio, 2009).

12. Mulvey junto al bloc de vidrio para el espejo de 1,5 metros, aún en la caja en la que fue enviado desde Francia (1913). Esta imagen permite apreciar que el mecánico tenía una altura no mayor de 1,65 m.  (Archivo OAC, digitalizada por el autor).

Si bien Perrine planifica inicialmente encargar el tallado del espejo al reconocido óptico George W. Ritchey, al no llegar a un acuerdo por el precio del trabajo, decide figurarlo en Córdoba. El director estimaba que Mulvey podría llevar adelante correctamente las tareas bajo su supervisión.

Inmediatamente se inicia la construcción de un laboratorio de óptica, el que es terminado en octubre de 1913.

Se elaboran tres máquinas para el desbastado y pulido del gran espejo, así como de otros dos necesarios para su control. También se fabrica un aparato de Foucault, que se emplearía para  examinar la forma de la superficie de los espejos.

Terminadas estos trabajos, bajo las indicaciones de Perrine, Mulvey comienza con la figuración de un espejo esférico de 76 cm de diámetro, el cual serviría para controlar otro plano de 90 cm, que se ocuparía a su vez en la verificación del de 1,5 metros. A fines de 1914, el mecánico convertido en óptico, termina los espejos complementarios. También había finalizado el desbastado de la parte trasera del mayor dejándolo listo para su figurado.

13. James O. Mulvey junto al espejo de 1,5 metros de diámetro en la mesa de tallado. Fotografía obtenida en el taller de óptica en marzo de 1914  (Archivo OAC, digitalizada por el autor).

A pesar que las tareas del tallado de los espejos le insumieron la mayor parte de su tiempo, también se dedicó a la elaboración de una máquina destinada a confeccionar las matrices para imprimir los mapas faltantes del atlas de la Córdoba Durchmusterung. Se desconoce si este extraño artefacto fue finalmente utilizado (Minniti y Paolantonio, 2009).

14. Máquina fabricada por J. O. Mulvey, destinada a la elaboración de las matrices para imprimir los mapas de la Córdoba Durchmusterung  (Archivo OAC, digitalizada por el autor).

Al retornar de la expedición de Crimea en 1914, Mulvey sufre un “ataque de gastritis”, aparentemente producto de una intoxicación, que lo obliga a permanecer internado durante dos meses (Perrine, 1916a; b). A pesar que se recupera parcialmente, la dolencia le provoca la muerte el 31 de marzo de 1915, a la edad de 47 años. Fue sepultado el 2 de abril en el cementerio del Salvador, entonces “de los disidentes” (Los Principios, 4/4/1915).

El prometedor futuro del notable instrumentista quedó trunco, y la pregunta sobre si hubiera logrado terminar con éxito el gran espejo quedó sin respuesta.

15. James Oliver Mulvey (Archivo OAC, digitalizada por el autor).

16. Noticia sobre el fallecimiento de J. O. Mulvey aparecida en la prensa local (Los Principios 4/4/1915, digitalizada por el autor).

James Mulvey fue el primero de una larga serie de hábiles e ingeniosos mecánicos que desde el anonimato contribuyeron para hacer posible muchos de los logros del Observatorio Astronómico de Córdoba. Podemos mencionar entre otros al reconocido Dardo Martínez y a Edgardo Pizarro, quien supo ganarse el apodo de “genio”.

Referencias

Este documento, texto e imágenes, está protegido por la propiedad intelectual del autor. Puede hacerse libre uso del mismo siempre que se cite adecuadamente la fuente: Paolantonio, S. (2011). James O. Mulvey. Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/mulvey/. Recuperado el… (indicar la fecha). No se autoriza el uso de la presente obra para fines comerciales y/o publicitarios. Ante cualquier duda dirigirse a: paolantoniosantiago@gmail.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s