Calculistas del Observatorio Nacional Argentino

por Santiago Paolantonio

Descargar texto completo (PDF) 268kB

Los trabajos sistemáticos con el telescopio Círculo Meridiano llevados adelante en el Observatorio Nacional Argentino, destinados principalmente a la formación de grandes catálogos estelares, requerían además del tiempo nocturno  de observación, numerosas horas de cálculos para las reducciones correspondientes. Otro tanto ocurría con las tareas relacionadas con los atlas y catálogos de la Uranometría Argentina – realizada a simple vista – y la Córdoba Durchmusterung – en la que se empleó un telescopio ecuatorial –.

Círculo Meridiano del Observatorio Nacional Argentino en 1899 (Caras y Caretas, N°13).

Los cálculos mencionados, necesarios para transformar los valores logrados en las mediciones en coordenadas, demandaban un tiempo cuatro y más veces mayor que el de observación.

Hasta el momento en que se adquirieron las primeras calculadoras mecánicas a principios del siglo XX, las complejas operaciones – básicamente “trigonométricas” – debieron efectuarse íntegramente en forma manual.

Los datos obtenidos durante las observaciones – anotados prolijamente en pequeños cuadernos – consistían en las lecturas de los microscopios de declinación y los tiempos de tránsitos, determinados con un cronógrafo que los registraba en una larga hoja. Estos valores posteriormente eran reducidos utilizando tablas y planillas. Cada operación se efectuaba dos veces con el objeto de eliminar el mayor número posibles de errores, proceder que implicaba duplicar los tiempos de cálculos.

Cuaderno de registro de observaciones para el Catálogo de Zonas (Paolantonio y Minniti, 2001).

Registro de tiempo de tránsito realizado con el cronógrafo (Paolantonio y Minniti, 2001).

Una de las planillas utilizadas para la reducción de las observaciones del Catálogo de Zonas (Paolantonio y Minniti, 2001).

La reducción de las observaciones era una tarea exigente que requería de un cierto nivel de conocimiento matemático de parte de la persona que la efectuaba.

El personal inicial del observatorio estaba constituido por el director y cuatro ayudantes, los que siguiendo un plan perfectamente trazado observaban en cada una de las noches despejadas. Esto implicaba que el tiempo que podía disponerse para las reducciones se limitaba principalmente a los días en que la noche anterior había estado nublada. Tómese en cuenta que simultáneamente se realizaban muchas otras tareas, tales como la determinación de posiciones geográficas, la emisión de la hora, el dibujo de los atlas, etc., además de las administrativas.

A pesar que se contrató más personal, las observaciones se comenzaron a acumular por miles y para 1875 los cálculos estaban extremadamente atrasados.

En estas circunstancias, es destacable el hecho que la esposa del director, Mary A. Quincy Adams, prestó invalorable ayuda con los cálculos, tarea por la que no percibió pago y  que apenas fue reconocida con una mención en las publicaciones, sin indicarse su nombre.

Mary A. Quincy Adams, esposa del director B. Gould, primera “calculista” del Observatorio Nacional Argentino (Archivo OAC, digitalización  S. Paolantonio).

La crítica situación llevó a la necesidad de contratar personal provisorio por tiempo reducido para que ayudaran con las tareas de cálculo atrasadas. Sin embargo, en la década de 1870 conseguir en Córdoba el personal suficientemente idóneo resultó ser un gran inconveniente.

Estos ayudantes fueron provistos por la Universidad y la exigua clase científicamente formada de Córdoba (Minniti y Paolantonio, 2009), pero no siendo suficiente, se debió recurrir a personas residente en otras ciudades.

Un caso particular fue el de Walter Davis, un ingeniero civil egresado de Harvard que estando en Buenos Aires es contratado para que “ayude en los cálculos” (carta de Gould al Ministro Leguizamón, 26/10/1876). Luego de algún tiempo Davis pasó a formar parte del plantel permanente de la institución, y al dejar Benjamin Gould la dirección quedó al frente de la Oficina Meteorológica Argentina, cargo que mantuvo por muchos años (Paolantonio y Minniti, 2001).

Warter G. Davis (Archivo Academia Nacional de Ciencias, Detalle – digitalización S. Paolantonio)

A pesar que el número de calculistas llegó a ser significativo, salvo pocas excepciones – como la de Davis – permanecieron en el anonimato. Hoy, una lectura sistemática de la correspondencia de la época está permitiendo comenzar a poner nombre y apellido a algunos de estos colaboradores.

Pedro Ruiz  de Garibay

Uno de los calculistas identificados es el profesor Pedro Ruiz de Garibay, un destacado vecino de la ciudad de Córdoba.

En abril de 1876 Ruiz de Garibay recibe un pago por las tareas de cálculo realizadas. En la carta en la que se le anuncia la disponibilidad del dinero, Gould señala que lamentaba que el pago fuera exiguo y expresa su intención de continuar contando sus servicios (17/4/1976, Libro copiador B, p. 376).

Ruiz de Garibay fue profesor de Matemáticas y Ciencias Naturales. Dictó clases y llegó a ser vicerrector del Colegio Nacional de Monserrat. Posteriormente se desempeñó como director en la Escuela Normal de Maestras de Córdoba (E.N.S. Dr. Alejandro Carbó), entre 1892 y 1897, año de su fallecimiento.

Hoy, el Jardín de Infantes de Barrio Empalme de la ciudad de Córdoba lleva su nombre.

Pedro Ruiz de Garibay y su firma de 1895 (Tomado de la presentación realizada por la E. N. S. “Dr. Alejandro Carbó” para el Seminario de Libros Copiadores, Biblioteca Nacional del Maestro, Programa Nacional de Archivos Escolares. Disponible en: http://www.bnm.me.gov.ar/redes_federales/archivos/encuentros/seminario/copiadores/docs/ 9_carbo.ppt.)

Carta de B. Gould a Pedro Ruiz de Garibay por  el pago de servicios de cálculos (17/4/1976, Libro Copiador B, p. 376).

Antonio Lauría

En 1877 es contratado Antonio Lauría, italiano de nacimiento, que residía en la ciudad de Paraná, ubicada a la vera del río de igual nombre.

Para cumplir con su tarea debía navegar desde Paraná hasta el puerto de Rosario, y en esa ciudad abordar el tren, para llegar luego de una larga jornada a Córdoba, donde seguramente se establecía por un buen número de días.

Lauría fue profesor durante tres años en una escuela privada en Buenos Aires, trasladándose a Paraná en 1872. Se desempeñó en la Escuela Normal como profesor de Física y Química, Álgebra, Cosmografía y Trigonometría (MJIP, 1893). En 1893 se acogió a la jubilación y regresó a su patria, donde falleció algunos meses más tarde (Petriella y Miatello, 1976).

Corresponde destacar que la Escuela Normal de Paraná estuvo dirigida hasta 1876 por George Albert Stearns, egresado de Harvard al igual que Benjamin Gould. Stearns fue uno de los maestros y maestras contratados por el presidente Domingo F. Sarmiento para la creación de numerosas escuelas normales. Es muy probable que Gould le haya solicitado nombres de posibles ayudantes.

Además de trabajar como calculista para el Observatorio Nacional, Lauría colaboró desde la Escuela con observaciones meteorológicas para la Oficina Meteorológica Argentina (Gould, 1884).

Telegrama enviado por B. Gould al Capitán del Puerto de Rosario en relación a un pasaje a Paraná para Antonio Lauría (22/2/1977, Libro copiador B, p. 446).

La práctica de contratar personal “supernumerario” continuó durante las primeras décadas del siglo XX, época en que a la función de calculista se le sumó la de medidor de placas fotográficas cuando la institución inició los trabajos para el Catálogo Astrográfico. Prontamente se comenzó a contratar preferentemente mujeres, tal el caso de Nélida Keller y Elena C. Ogilvie (Paolantonio, 2010). Los pagos continuaron siendo reducidos, a lo que se le sumó los frecuentes atrasos en su cobro, en particular en los tiempos de crisis como lo fueron el fin del siglo XIX y en el período de la Gran Guerra.

 Los Principios 23/12/1915.

Referencias

Este documento, texto e imágenes, está protegido por la propiedad intelectual del autor. Puede hacerse libre uso del mismo siempre que se cite adecuadamente la fuente: 

Paolantonio, S.  (2012).  Calculistas del Observatorio Nacional Argentino.  Disponible en https://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/calculistas. Recuperado el … (indicar fecha). 

No se autoriza el uso de la presente obra para fines comerciales y/o publicitarios. Ante cualquier duda dirigirse a: paolantoniosantiago@gmail.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s