Homenaje a un hombre de América

Ofenderíamos su memoria si tenemos que decir de quien hablamos. Solo podemos – y debemos – mencionar para estimular el recuerdo, que Argentina, Chile, Perú, Estados Unidos de Norteamérica, llevan grabada en su historia, la influencia de su accionar terco, vehemente, entusiasta, a favor del hombre nuevo que promovía con su fanatismo docente, como modo de liberar al hombre mismo de su ancestral ignorancia; sea con la palabra o la espada. También marcó su presencia en Europa y en el Norte de África, donde llegó a ser uno más de sus habitantes, como Al Ben Razin, que decía era el verdadero apellido de sus ancestros españoles maternos.

Sarmiento en Argel (http://www.sanjuanalmundo.org/enciclopedia_visual/paginas/sarmiento_en_imagenes.php)

Este extraño y controvertido ser humano, maestro, minero, doctor, general, gobernador, presidente, en fin, demasiadas entre otras muchas cosas sobre sus espalda.

Sobre su actuar se ha argumentado a favor y en contra, en ocasiones con demasiada vehemencia, sin embargo, parece no haber dudas que las políticas implementadas durante su presidencia, influyeron en forma determinante en el desarrollo científico argentino. Las instituciones que nacieron de sus propuestas, el Observatorio Nacional Argentino, la Oficina Meteorológica Argentina, la Academia Nacional de Ciencias y la Facultad de ciencias de la universidad cordobesa, con una destacada trayectoria de más de un siglo se encuentran aún vigentes.

D. F. Sarmiento en la época de la inauguración del Observatorio Nacional Argentino (Tomado de Uranometría Argentina 2001).

El Observatorio Nacional Argentino hoy Observatorio de Córdoba (circa 1874). Una de las obras cumbres de D. F. Sarmiento (Tomado de Uranometría Argentina 2001).

Mucho dijimos sobre él al cumplirse el bicentenario de su nacimiento a comienzos de 2011. Hoy, con estas pocas imágenes, acercamos un sentido homenaje a su vasta, magnífica y contradictoria trayectoria en oportunidad del 11 de septiembre, día en que partió físicamente de esta tierra.

El lector, con poco esfuerzo, recordando nuestras palabras de entonces, podrá con estas expresivas imágenes, formalizar el suyo propio.

José Clemente Sarmiento  y  Paula Albarracín, sus padres. Casa paterna de Sarmiento en San Juan (Web).

Iaquierda: Sarmiento en su juventud. Centro: a los 30 años. Derecha: Sarmiento en su madurez (http://bib.cervantesvirtual.com/bib_autor/sarmiento/pcuartonivel.jsp?conten=imagenes).

Sarmiento cuando escribió el Facundo (http://www.gutenberg.org/files/33267/33267-h/images/ill_sarmiento.jpg)

Izquierda: Sarmiento Sargento Mayor del Ejército Grande (1852) (http://bib.cervantesvirtual.com/bib_autor/sarmiento/pcuartonivel.jsp?conten=imagenes&fqstr=1&qPagina=0&qImagen=4). Derecha: El General Sarmiento.

En su exilio  en Santiago de Chile, Sarmiento conoce al norteamericano Tte James M. Gilliss (1811-1865; imagen USNO) a cargo del observatorio astronómico provisorio ubicado en el cerro Santa Lucía.

En su primer viaje a EE.UU. Sarmiento conoce a la educadora Mary Peabody esposa del pedagogo H. Mann, quien sería clave para los proyectos educativos y científicos que llevaría adelante durante su presidencia (65 Valientes , Huston Luiggi).

Sarmiento Gobernador de San Juan (1862-1864).

Ministro Plenipotenciario Argentino en Nueva York, 1865. A la derecha Legación Argentina en Washington ( Tomado de Uranometría Argentina 2001).

El embajador Sarmiento conoce en Boston al astrónomo  Dr. Benjamin Apthorp Gould, quien más tarde se convertiría en el primer director del Observatorio Nacional Argentino. A la derecha la esposa del Dr. Gould, Mary Quincy Adams (Córdoba Estelar, 2009).

D. F. Sarmiento Presidente (1868-1874) en 1873 ( Tomado de Uranometría Argentina 2001).

Caricatura de Sarmiento relacionada con la creación del Observatorio Astronómico en la ciudad de Córdoba (Caras y Caretas)

Izquierda: chalet en el que falleció Sarmiento en Asunción, Paraguay. Derecha: fotografía de Sarmiento tomada inmediatamente luego de su fallecimiento el 11 de septiembre de 1888 (Web).

Anuncios

2 respuestas a Homenaje a un hombre de América

  1. No ai duda qe Sarmiento nos dejó una buena base educativa qe es reconocida en toda América Latina, por decir lo menos. La rigidez de la enseñanza tal vez no sea adecuada para los dias de oi, qe tal vez Sarmiento ubiera acompañado en su evolución.
    I nos dejó una simplificación de la ortografia, qe estoi usando aora, qe no se sabe porqé la educación argentina apagó de la istoria.

  2. ernesto azua dice:

    Con Sarmiento si que se da aquello de: “la mitad de los libros dicen que si y la otra mitad dicen que si” Ocure que esta, aun no superada contradicción, surge de que existen dos Argentinas, en lo histórico, en lo politico, en lo cultural, en el tipo de modelo. Una de esas Argentinas ganó en Pavón – 17 de septiembre de 1861 – imponiendo uno de los “modelos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: