Eclipse Total de Sol de 1947

Sobre las expediciones realizadas por el Observatorio Nacional Argentino para la observación del eclipse total de sol de 1947

(Actualización 20 de octubre 2011)

Santiago Paolantonio

Descargar en PDF (4,8 MB)


Lo comentamos en el trabajo El eclipse solar de 1893, entre los propósitos iniciales del Observatorio Nacional Argentino no figuraba ninguno relacionado con el estudio de objetos del Sistema Solar. Sin embargo, por su importancia se trabajó con asteroides para la determinación de la paralaje solar y con los cometas más notables. En cuanto a los eclipses solares, solo fueron objeto de difusión con motivos de promoción institucional hasta que en 1893, el entonces director  J. Thome, organiza una expedición para la observación del eclipse total del 16 de abril. Para las siguientes expediciones debió esperarse a la gestión del Dr. Charles D. Perrine, quien las organizó, más allá de los estudios de la corona solar, para intentar verificar la teoría de la relatividad.

Recorte de un diario sobre el eclipse total de sol ocurrido el 18/6/1936, en el que se consulta al Dr. Perrine (“Critica” de Buenos Aires del 16 de junio de 1936).

Al retirarse el Dr. Perrine en 1936, luego de la intervención de Félix Aguilar y la corta dirección de Juan José Nissen, asume el manejo del Observatorio Nacional Argentino el Dr. Enrique Gaviola, quien le da un particular impulso a la institución. Durante su gestión tuvo especial cuidado con las relaciones institucionales con la comunidad, aprovechando toda ocasión que se presentaba para difundir los fenómenos astronómicos, entre los que desde luego no escaparon los espectaculares eclipses solares.

En 1940, 1941 y 1944 ocurrieron eclipses visibles desde Córdoba como parciales, que fueron empleados hábilmente para difundir la actividad del observatorio. Se emitieron comunicados a la prensa local y nacional, y durante los eventos se invitó al público a observarlos desde el predio de la institución. La posición del Dr. Enrique Gaviola es claramente expresada en oportunidad del eclipse del 1/10/1940:

“En realidad para Córdoba la importancia del eclipse, desde el punto de vista científico, o lo que se refiere a las posibilidades de estudio son escasas. Puede más bien decirse que el fenómeno ha venido a llenar un rol de curiosidad pública…” (Diario “Córdoba”, 1/10/1940)

 Durante del eclipse solar ocurrido el 1 de octubre de 1940 por la mañana, el Observatorio Astronómico abrió sus puertas al público. A la izquierda el Dr. Enrique Gaviola muestra el pequeño reflector, construido en la institución, que se utilizó para la observación. A la derecha, observando el eclipse por proyección (Imágenes tomadas del diario “Córdoba” del 1/10/1940).

 
Una de las fotografía obtenidas en el Observatorio Nacional Argentino del eclipse solar del 1 de octubre de 1940 tomada a las 8h 47min 1s (Tiempo Local). El fenómeno ocurrió entre las 8h 13min y 9h 23min hora local. Fue total en la zona norte de Sudamérica. (Archivo OAC, digitalizada S. Paolantonio).


La prensa local se hizo eco de la actividad desarrollada en el Observatorio Nacional durante el eclipse anular (parcial para Córdoba) del 27 de marzo de 1941, ocurrido por la tarde (La Voz del Interior, 29/3/1941).

 

Noticia aparecida en la prensa de Córdoba sobre el eclipse parcial del 25 de enero de 1944 – total para la zona norte de Sudamérica – (La Voz del Interior, 26/1/1944).

En 1947 se presentó una nueva oportunidad, similar a la de 1893. El 20 de mayo de ese año ocurriría un eclipse solar total cuya sombra barrería el centro y noreste del territorio argentino. Dada la importancia del fenómeno, el observatorio cordobés se planteó su observación.

 Faja de totalidad del eclipse ocurrido el 20 de mayo de 1947 (Nasa Eclipse Web Site, http://eclipse.gsfc.nasa.gov/SEplot/SEplot1901/SE1947May20T.GIF).

Faja de totalidad del eclipse del 20 de mayo de 1947 (Nasa Eclipse Web Site, Google map)


La ciudad de Córdoba quedaba por muy poca distancia fuera de la zona de totalidad, por lo que para observar el eclipse sería necesario desplazarse a otro sitio. La sombra pasaría por importantes ciudades, tales como Mendoza, Resistencia y Corrientes. La más favorecida era la última, dado que la duración del evento y la altura del sol serían mayores.

Luego del estudio de la conveniencia desde el punto de vista astronómico y de las posibilidades prácticas, se decide organizar dos expediciones. Una de las estaciones se ubicaría pocos kilómetros al sur de la ciudad de Corrientes, destinada al estudio de corona solar. La segunda comisión se instalaría en la localidad de Villa de Soto, en la provincia de Córdoba, cuyo objetivo era colaborar con el Instituto Geodésico de Finlandia. Ambos sitios se situaban sobre la línea media de la totalidad


Sitios en que se establecieron las dos expediciones del Observatorio Nacional Argentino para observar el eclipse del 20 de mayo de 1947. Izquierda, Villa de Soto, provincia de Córdoba; derecha, Corrientes; ambas locaciones muy cercanas al centro de la faja de totalidad (Nasa Eclipse Web Site, Google map).

En Argentina se establecieron en total cinco expediciones, dos del observatorio de Córdoba, una del Observatorio de La Plata, una del Observatorio Naval y otra de la Asociación Argentina Amigos de la Astronomía. En Santiago de Chile, por donde pasaba la zona de totalidad, el Observatorio de esa ciudad se dispuso para la observación del evento – si bien estuvo nublado un miembro de la institución lo observó desde un avión –(Dawson, 1947b).  El resto de expediciones para el estudio del eclipse en Sudamérica se instalaron en Brasil. Los franceses eligieron Bebedouro, en el estado de San Paulo y cerca de Araxá, Minas Geraes, se ubicó una comitiva norteamericana, organizada por la Brown University y un grupo de aficionados denominados “Los rascacielos”. Próximas a estas locaciones se encontraban expediciones de Suecia, Rusia y Brasil. También había en la región grupos de Inglaterra y  Neozelandia. Una expedición rusa se instaló en un barco a la altura de Bahía. En Bocayuva, Mina Geraes, se estableció la expedición co-organizada por la National Geographics Society, el Ejército de EE.UU. y el National Bureau of Standards.

Expediciones del Observatorio de Córdoba

Los cálculos del eclipse los había realizado años atrás el astrónomo de primera del Observatorio Nacional, Jorge Bobone, a partir de los cuales el “jefe de cálculos” de la institución, el señor Alfredo Adolfo Völsch, realizó los cálculos finales que fueron publicados en un folleto (La Voz del Interior, 20/5/1947).

La comisión destinada a Corrientes se estableció en la “Arrocera Argentina” en el paraje Nueva Valencia, unos 12 kilómetros al sur de la ciudad. Estaba conformada por el Dr. Ricardo Platzeck, vice director del Observatorio, el astrónomo asistente David Mc Leish y mecánico de primera Nicolás Hipólito[1] (Gaviola, 1947).

El gobierno local emitió un decreto declarando huéspedes de honor a los miembros de todas las comisiones científicas que llegaran a la provincia con motivo del eclipse solar. Se designó también una comisión de “recepción y agasajo” integrada por el jefe de la Oficina Meteorológica, el intendente de la ciudad de Corrientes, el presidente del Consejo Superior de Educación, el Jefe de la Policía, el presidente de la Dirección Provincial de Vialidad, directores de escuelas y los presidentes del Jockey Club, del Rotary Club, de la Liga Correntina de Futbol y de la Federación Correntina de Basquetbol, todo un acontecimiento (La Nación, 8/5/1947).

El objetivo de la expedición era obtener espectros y fotografías de la corona solar, por lo que se prepararon los siguientes instrumentos:

  • un espectrógrafo estelar de red – usualmente llamado “espectrógrafo de Gaviola” -, con una dispersión de 40 Å/mm y una relación focal de 5,
  • un espectrógrafo nebular Platzeck-Littrow a prisma de cuarzo de gran luminosidad (f/2),
  • una cámara fotográfica a fuelle con una distancia focal de 41 cm y
  • un celóstato.


Predio en que se instaló la expedición del Observatorio Nacional Argentino, situado 12 km al sur de la ciudad de Corrientes en el paraje Nueva Valencia (Google Earth). A la vera del Paraná, fue fundada en 1912 la Colonia Nueva Valencia, por el escritor-político y visionario republicano español Vicente Blasco Ibáñez, junto a setenta familias provenientes de Valencia, España. Se dedicaron al cultivo de hortalizas, naranjos y realizaron el primer cultivo de arroz con canales y riego a base de una caldera. La colonia se frustró y en 1937 se instaló en el lugar la “Arroz Gallo La Arrocera Argentina” en la que llegaron a trabajar novecientas personas. En la zona, que continúa llamándose Nueva Valencia, hoy funciona la Cabaña “La Alegría” (www.municipioriachuelo.gov.ar/articulo/82/Historia.aspx).

A excepción de la cámara, el resto de los instrumentos fueron diseñados y fabricados en el Observatorio Nacional. Los espectrógrafos servían al telescopio de la Estación Astrofísica de Bosque Alegre, mientras que el celóstato fue elaborado para la ocasión.

Todos los aparatos se dispusieron sobre una mesa. La luz solar recogida por el celóstato era distribuida a los distintos instrumentos por medio de espejos secundarios. Los espejos estaban aluminizados, algo destacable en ese momento. Este proceso que se realizaba en el observatorio permitía una buena reflexión tanto en la zona visible como ultravioleta del espectro.

Al momento del eclipse el cielo estuvo despejado por lo que durante los 175 segundos que duró la totalidad pudieron realizarse las tareas programadas. El informe de lo realizado fue publicado en la conocida revista “Sky and Telescope”, en el número de julio de 1947, en cuya tapa se incluye una de las fotografía logradas.

Comisión del Observatorio Nacional Argentino en Corrientes. Sobre la mesa a la derecha el espectrógrafo estelar, al medio el celóstato y a la izquierda la cámara de fuelle. Los integrantes, de izquierda a derecha: David Mc Leish, Ricardo Platzeck y Nicolás Hipólito (Archivo OAC, digitalizada S. Paolantonio).

Espectrógrafo estelar de red, diseñado y construido en el Observatorio Nacional Argentino para el telescopio de Bosque Alegre, fue utilizado en la observación del eclipse solar de 1947 en Corrientes (Archivo OAC, digitalizada S. Paolantonio).

El Dr. Platzeck ajusta uno de los espejos secundarios que dirigen a la cámara y los espectrógrafos la luz solar proveniente del espejo del celóstato. A la izquierda la cámara de fuelle y a la derecha el celóstato mostrado en la imagen siguiente (Archivo OAC, digitalizada S. Paolantonio).

Celóstato empleado en la expedición de Corrientes. Fue completamente diseñado y construido en el Observatorio Nacional Argentino. El espejo (1) gira una vuelta cada 48 horas, permitiendo de este modo el seguimiento del Sol durante la observación. El sistema que produce el giro, similar al de un reloj, emplea un tren de engranajes (2) y pesas (no mostradas). La constancia de la velocidad de rotación se logra por medio de un regulador centrífugo (3), Fauth & Co de Washington del siglo XIX, que perteneció a uno de los primeros cronógrafos de la institución. La estructura base fue realizada en fundición de aluminio. En la fotografía de la derecha se muestra el celóstato con la cubierta, también de aluminio. Un aparto similar se empleó en la expedición de Villa de Soto. Este celóstato fue utilizado posteriormente en numerosas ocasiones para las observaciones de eclipses solares en la sede del observatorio con objetivos de difusión (S. Paolantonio, 2011).

Fotografía de la corona solar obtenida durante el eclipse del 20/5/1947 por Mc Leish desde Corrientes. Se pueden apreciar  numerosos detalles de la corona. Esta fotografía apareció en la tapa de la revista Sky and Telescope. Exposición 1 segundo y apertura relativa de la cámara f/11. (Archivo OAC, digitalizada S. Paolantonio).

Revista Sky and Telescope que incluye el informe de las expediciones organizadas por el Observatorio Nacional para observar el eclipse de 1947. En la tapa una de las fotografías obtenidas en Corrientes (S. Paolantonio, 2011).

La comisión a Villa de Soto, localidad ubicada 133 km al noroeste de la capital, estuvo a cargo del director del Observatorio, Dr. Gaviola, quien fue acompañado por el astrónomo Martín Dartayet, el ayudante Damián Canals Frau, el jefe del taller mecánico Ángel Gómara y el asistente radiotelefónico honorario Pedro Diez Fraga (Gaviola, 1947).

El objetivo de esta expedición era colaborar con el Instituto Geodésico de Finlandia, el que por propuesta del Prof. Bornsdorff intentaría establecer la distancia entre dos puntos de Sudamérica y África, por medio de la determinación exacta de los instantes de contacto. Para este fin se trabajaría con una cámara filmadora diseñada para este fin por el ingeniero L. E. Pulkkila de Helsinki.

El Observatorio Nacional adquirió una cámara Pulkkila (Sahade, 1947; 153) y comisionó a uno de sus empleados, el Dr. Jorge Sahade, a la expedición finlandesa que se estableció en Brasil,  20 km al sudeste de Bocaiuva. Otras comisiones sueca y finlandesa se ubicaron en Brasil y África.

El Dr. Sahade fue autorizado por decreto del 24 de marzo de 1947 y partió de Córdoba el 27 de abril de ese año en un avión de la aerolínea Panagra. Un detallado e interesante informe sobre esta expedición fue publicado en Revista Astronómica (Sahade, 1947).

 Campamento de la expedición finlandesa de la que participó el Dr. Jorge Sahade, empleado del Observatorio de Córdoba (Sahade, 1947; 152).

La cámara filmadora Pulkkila del observatorio cordobés contaba con doble registro sonoro y una velocidad de unos 60 cm por segundo. Como objetivo se le adosó un telescópico de 115 cm de distancia focal. Un radio receptor permitía el registro del tiempo a partir de las señales irradiadas desde el Observatorio de Córdoba. Completaba el instrumental un celóstato y un telescopio reflector, ambos construidos en Córdoba.

En el Observatorio Nacional Argentino en la ciudad de Córdoba, se instaló una estación receptora y emisora de las señales horarias destinadas a las distintas expediciones. En la fotografía se muestra el equipo a la izquierda y (desde la izquierda) al responsable de la tarea, Jorge Bobone, acompañado por Martín H. Dartayet (hijo) y los radioaficionados Ricardo Pavese y Ricardo Adano (La Voz del Interior, 21/5/1947).

Lamentablemente la mañana del eclipse se presentó nublada y de acuerdo a lo indicado por el director: “hubo que conformarse con observar la obscuridad del eclipse aumentada por las espesas capas de nubes”.

Durante el evento estaban presentes Ruth Rohpeter, Mercedes Montivero, Ulises L. Bergara y el Ing. Juan Jorge Capurro, todos aficionados miembros de la Asociación Argentina Amigos de la Astronomía (Dawson, 1947b).


La comisión del Observatorio Nacional lista para la observación del eclipse desde Villa de Soto. A la izquierda se puede apreciar la cámara filmadora  y a la derecha el telescopio reflector. Los integrantes, de izquierda a derecha: Martín Dartayet, Damián Canals Frau (sentado), Pedro Diez Farga y Ángel Gómara. El Dr. Gaviola no aparece pues fue quien sacó la fotografía (Archivo OAC, digitalizado S. Paolantonio).

El Dr. E. Gaviola, director del Observatorio Nacional, junto a los dueños de la hostería donde se instaló la comisión (Archivo OAC, digitalizado S. Paolantonio).

La comisión del Observatorio Nacional organizándose para la observación del eclipse. Los instrumentos fueron instalados en el patio la Hostería El Molino de Villa de Soto. (Archivo OAC, digitalizado S. Paolantonio).


 Para la observación del eclipse de 1947 desde Villa de Soto, los observadores destacados por el Observatorio Nacional emplearon una cámara filmadora diseñada por el Ing. L. E. Pulkkila de Helsinki, con un telescopio por objetivo. Arriba a la izquierda, la cámara montada para la observación, abajo a la derecha puede identificarse el radio receptor para el registro de la señal horaria. Las dos imágenes restantes muestran detalles de la cámara en el estado actual, de la cual se han encontrado todas las piezas (S. Paolantonio, 2011).

Lata con el film obtenido del eclipse de 1947 por la comisión del Observatorio de Córdoba en la localidad de Villa de Soto. A pesar de la existencia de nubes, en determinados momentos se pude observar el Sol, tal como puede apreciarse en la imagen reproducida a la derecha (S. Paolantonio, 2011).

En 1949 se publica en la revista Nature un análisis sobre la determinación precisa del momento de totalidad en eclipses solares, en relación con lo realizado con el profesor Bonsdorff, firmado por el Dr. Platzeck, el Prof. Alberto Maiztegui y el Dr. Gaviola (Platzeck et al, 1949).

El Dr. Perrine observa el eclipse

El ex director del Observatorio Nacional, el Dr. Charles D. Perrine, jubilado desde 1936, realizó la observación del eclipse desde su domicilio ubicado en la calle Cochabamba 771 en el viejo Barrio Inglés – hoy Puyrredón – de la ciudad de Córdoba. Utilizó un pequeño “catalejos” de 10 aumentos con el que pudo determinar los instantes de contacto. Sus apreciaciones y determinaciones se publicaron en la Publications of the Astronomical Society of the Pacific (Perrine, 1947). Perrine señala la singular experiencia que fue para él ver el Sol cubierto en un 99% – Córdoba se encontraba apenas al sur de la faja de totalidad –. Perrine había participado, además de las organizadas por el Observatorio Nacional, en numerosas expediciones para la observación de eclipses solares como empleado del Lick Observatory, en particular en Georgia, Flint Island, Sumatra y España (Minniti y Paolantonio, 2009).

Otras expediciones argentinas

Cuatro expediciones se instalaron en Corrientes, además de la del observatorio cordobés lo hicieron el Observatorio de La Plata, el Observatorio Naval y un grupo de aficionados de la Asociación Argentina Amigos de la Astronomía.

La del Observatorio de La Plata, a cargo de Numa Tapia (La Nación, 21/5/1947), se situó en Santa Catalina, pocos kilómetros al sur de la ciudad de Corrientes y de la comisión del Observatorio Nacional, utilizó un espectrógrafo “de Hussey” de dos prismas, así como varias cámaras[2].

El Observatorio Naval, que se instaló junto al de La Plata, utilizó una cámara filmadora similar a la empleada en Villa de Soto, también colaboró con la propuesta del profesor Bornsdorff, para determinar la distancia Sudamérica-África y la paralaje lunar (Gaviola, 1947b).

Las observaciones del grupo de la Asociación Argentina Amigos de la Astronomía (AAAA) estuvieron a cargo de su director, el Dr. Bernardo Dawson del Observatorio de La Plata, acompañado por el Ing. Enrique Alfredo Panza (La Voz, 13/5/1947), con los que colaboró el profesor de la Universidad local Dr. G. Tapia (La Nación, 19/5/1947). La expedición fue anunciada en la revista Sky and Telescope (Dawson, 1947a), indicándose que se emplearía una filmadora de 35mm con una lente Dallmeyer de 48 cm de distancia focal. La comisión, llegó a la ciudad de Corrientes el 7 de mayo, desde donde se trasladó a la localidad de Itatí (La Nación, 8/5/1947). Los instrumentos se ubicaron en la terraza de la monumental Basílica de la Virgen, la que en aquel momento estaba en construcción.

En el momento en que ocurrió el fenómeno, se encontraban presentes además de varios aficionados, sacerdotes del santuario, autoridades y numeroso público. Dawson señala que en esa oportunidad pudo ver el famoso “rayo verde”, destacando lo infrecuente que es apreciarlo desde tierra (Dawson, 1947b).

Izquierda: el Dr. Dawson observado el eclipse de Sol de 1947 desde la azotea de la Basílica de Itatí, acompañado por numeroso curiosos. Derecha: sitio desde donde se siguió el fenómeno (Dawson, 1947b; pp.102-103).

El diario La Nación, señala que una comisión de aficionados peruanos formada por José Domingo Sánchez, profesor de la Universidad San Marcos y el Ing. Eduardo Suárez de la Escuela de Ingenieros de Perú, junto al Dr. Emilié Cantarella de Buenos Aires, no pudieron llegar a tiempo a Corrientes, donde se reunirían con la expedición de la AAAA, por lo que debieron realizar la observación desde la ciudad de Tostado, en la provincia de Santa Fe. En la misma ciudad y en la misma situación se encontraba el astrónomo Gualterio Mario Iannini (La Nación, 21/571947).

También se anunció una comisión de la Asociación Argentina para Estudio de la Energía Atómica y Radiaciones Cósmicas, formada por su Secretario D. Tomás Olivera, junto al Dr. Mario Devez, el Dr. M. N. Sánchez y el Prof. Antonio García. La misma estudiaría el eclipse desde Cruz del Eje, en la provincia de Córdoba.

Además de la AAAA, otros numerosos grupos de aficionados se abocaron a la observación del fenómeno e incluso lo fotografiaron, tal el caso de los integrantes del “Círculo Amigos de la Física de Córdoba”: los hermanos León Goldes y  Natán Goldes, Vicente Robles (hijo) e Ignacio Vanella, quienes desde Río Ceballos, localidad situada pocos kilómetros al norte de la capital, lograron numerosas tomas que fueron publicadas en la prensa local.

Fotografía del eclipse lograda desde la localidad de Río Ceballos en Córdoba por miembros del “Círculo Amigos de la Física de Córdoba” (La voz del interior, 21/5/1947).

El público general tampoco estuvo ausente, en particular en Córdoba, tal como lo relata este pasaje incluido en un artículo de un diario porteño:

A pesar del frío intenso, las azoteas y los balcones bien ubicados de la ciudad estuvieron repletos de personas de todas las edades, que anhelaban presenciar el eclipse de Sol anunciado para esta mañana. El fenómeno fue observado sin dificultades en esta capital [Córdoba]…   (La Nación, 21/5/1947).

Trabajos posteriores del Observatorio Nacional en relación a eclipses solares

Posteriormente a las expediciones para la observación del eclipse de 1947 se realizaron otras para los eclipses ocurridos el 12 de noviembre de 1966 y el 4 de enero de 1973, en los que fue utilizada la cámara film adora.

El Dr. Gualterio Mario Iannini, jefe del Departamento de Astrometría del Observatorio de Córdoba, realizó cálculos sobre los eclipses solares más importantes. Esta tarea fue llevada adelante al menos entre las décadas de 1960 y 1980, y los resultados fueron publicados por la institución.

Algunos de los numerosos gráficos incluidos en la publicación sobre el eclipse total ocurrido el 11 de septiembre de 1969 (S. Paolantonio, 2011).

Tapa y primera página de la publicación sobre el eclipse parcial del 3 de noviembre de 1975 (S. Paolantonio, 2011).

 

Notas

[1] ← De acuerdo a Dawson 1947b p. 101, en el momento del evento se encontraba también presente Alfredo Adolfo Völsch, empleado del Observatorio, sin embargo no se han encontrado registros que lo confirmen.

[2] ← También se observó en La Plata, con el refractor de 80 cm, a cargo de Alexander Wilkens. También realizó observaciones fotográficas el tucumano Armando J. Cecilio (La Nación, 21/5/1947), mencionado en el artículo “Un telescopio para la Universidad Nacional de Tucumán”.

 Referencias

  • Dawson, B. (1947a). Argentinian amateurs plan to view the may 20th eclipse. Sky and Telescope. Vol. VI, N°7 (N° 67), p. 9.
  • Dawson, B. H. (1947b) El eclipse del 20 de mayo. Revista Astronómica. Tomo XIX-II, N°119, Abril-Mayo-Junio, p. 98.
  • Gaviola, E. (1947). Soto Córdoba Clouded. In Corrientes Observations Successful, en Eclipse in South America. Sky and Telescope. Vol. VI, N°9 (N° 69), p. 3-4.
  • Minniti, E. R. y Paolantonio, S. (2009). Córdoba Estelar. Historia del Observatorio Nacional Argentino. Observatorio Astronómico, Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba: Editorial de la Universidad.
  • Paolantonio, S. y Minniti, E. R. (2007). Intentos argentinos para probar la Teoría de la Relatividad, 50 Reunión Anual de la Asociación Argentina de Astronomía. Malargüe, Mendoza.
  • Paolantonio, S.  (2011). Eclipse solar de 1893.  Sobre la primera expedición para la observación de un eclipse solar realizada por el Observatorio Nacional Argentino. Disponible en http://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/eclipse1893/.
  • Perrine, C. D. (1947). The Total Solar Eclipse of May 20, 1947, in Córdoba. Publications of the Astronomical Society of the Pacific, Vol. 59, N° 349, p.188.
  • Platzeck, R., Maiztegui, A. y Gaviola, E. (1949) Determination of the Instants of Totality in Solar Eclipses. Nature N° 4132 del 8/1/1949, p. 63.
  • Sahade, J. (1947). Informe sobre mi viaje al Brasil con motivo del eclipse del 20 de mayo de 1947. Revista Astronómica. Tomo XIX-III/IV, N°120-121, Julio a Diciembre, pp. 149-160.

 

Este documento, texto e imágenes, está protegido por la propiedad intelectual del autor. Puede hacerse libre uso del mismo siempre que se cite adecuadamente la fuente: Paolantonio, S.  (2011). Eclipse total de Sol de 1947. Sobre las expediciones realizadas por el Observatorio Nacional Argentino para la observación del eclipse total de sol de 1947. Disponible en http://historiadelaastronomia.wordpress.com/ documentos/eclipse1947/. Recuperado el … (indicar fecha).  No se autoriza el uso de la presente obra para fines comerciales y/o publicitarios. Ante cualquier duda dirigirse a: paolantoniosantiago@gmail.com.

Una respuesta a Eclipse Total de Sol de 1947

  1. ERNESTO AZUA dice:

    Viví en Cruz del Eje más de 20 años, nunca escuché un comentario del fenómeno – llegamos con mi familia en enero del 48 – Magnífica la nota!!!! Muchos compañeros del secundario y luego en la facultad eran de Soto

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 139 seguidores

%d personas les gusta esto: